No tiene calendario de ejecución ni asignación económicaEl pacto de Estado contra la violencia machista es insuficiente Un Pacto que aborda la violencia contra las mujeres sólo en el ámbito de lo privado, de la pareja o en el sexual, no es suficiente. Ignora que la violencia es estructural.

Isabel Salud 06/03/2018

Nos acercamos a una fecha histórica el próximo 8 de marzo con la convocatoria de la huelga feminista. Una jornada de movilizaciones y de paros en el ámbito laboral, de cuidados, de consumo y estudiantil, convocada por el movimiento feminista y apoyada por muchos colectivos sociales, sindicales y partidos políticos que, sin duda, marcará un antes y un después en la lucha por la consecución de la igualdad.

Una jornada de lucha de alta intensidad promovida por la sociedad civil ante la alarmante situación de desigualdad y violencia estructural contra las mujeres en nuestro país, cuyas cifras arrojan un balance aterrador de asesinadas, violadas, brechas salariales, pobreza, prostitución, trata… y otras muchas violencias.

Con el objetivo de abordar este ataque a los derechos humanos de las mujeres y atendiendo a las recomendaciones internacionales en la materia, se constituyó en el seno del Congreso de las diputadas y diputados, la Comisión que abordaría los trabajos de un Pacto de Estado contra la violencia machista, que finalizó sus trabajos en septiembre del año pasado, hace 4 meses, y que no alcanzó la unanimidad requerida para tan importante tarea.

Para nuestro Grupo Parlamentario, el Pacto tiene avances, por supuesto, pero al mismo tiempo, muchas e importantes carencias. Un Pacto que aborda la violencia contra las mujeres sólo en el ámbito de lo privado, de la pareja o en el sexual, no es suficiente. Ignora que la violencia es estructural, es una violencia social que se expresa de forma individual y colectiva y por lo tanto necesita de medidas estructurales.

Desde IU, registramos diferentes enmiendas relativas a la prostitución, trata de mujeres con fines de explotación sexual y vientres de alquiler, siendo aprobada una de ellas relativa al proxenetismo y la prostitución, en la que estamos trabajando para que tenga su desarrollo legislativo.

El Pacto carece de un calendario de ejecución de cada una de las más de 200 medidas que contiene, por eso a fecha de hoy, no se ha ejecutado ninguna de ellas. Tampoco el Pacto tiene asignados los 200 millones de euros, comprometidos para el presente año, ni siquiera tiene fecha prevista.

La Comparecencia de la Ministra de Igualdad en el Congreso, para dar cuenta de los trabajos realizados, fue totalmente estéril e inútil, una pérdida de tiempo para no anunciar nada de lo que no supiéramos, ningún compromiso de fechas y de gasto.

Esta claro que tenemos un gran trabajo por hacer, que el Gobierno no esta interesado en los temas de igualdad, por eso la próxima cita del 8 de marzo tiene que ser un gran éxito, una llamada de atención a gobiernos y un paso imprescindible para fortalecer el movimiento feminista.

Publicado en el Nº 314 de la edición impresa de Mundo Obrero febrero 2018

En esta sección

La cara cruel y sangrienta de la TransiciónErnesto Alba: “Adelante Andalucía será lo que el pueblo andaluz quiera que sea”40 años de transición hacia la democraciaMala pareja, buen padre: la falacia patriarcalLa mirada de las hermanas Mirabal ante el fascismo, el racismo y la misoginia

Del autor/a

El pacto de Estado contra la violencia machista es insuficienteInstrumento de excepción en el actual momento políticoUrkullu seguirá gobernando Euskadi para los mercados y los poderososEl principio del fin de ETALa crisis desde el mundo laboral