¿Es posible el Socialismo en el Siglo XXI?, un “panfleto” para el debate de ideas

Gema Delgado 06/03/2018

¿Es posible el socialismo en el siglo XXI?José Luis Centella GómezEdita Asociación de Cooperación Internacional Patrice Lumumba

José Luis Centella presentó su libro “¿Es posible del Socialismo en el Siglo XXI?” en el Centro Cultural de la embajada de Venezuela en Madrid, el pasado 24 de enero. Y fue Mario Isea, embajador de la República Bolivariana de Venezuela en España, quien introdujo el evento, en el que sin saberlo fue su último acto público en España antes de que le expulsaran. El embajador se refirió a Centella como “amigo y defensor de los procesos revolucionarios bolivarianos de América Latina”, y al libro, como un esfuerzo por mantener un debate necesario.

Dijo Isea que el capitalismo no es humanizable y que aunque es una evidencia que ha fracasado, se está intentado instaurar una dictadura del capital. “Para hacerle frente hay que actuar de forma conjunta. No sólo hay que tener claro el qué sino el cómo, el cómo articular las luchas regionales, locales en elementos estratégicos que nos permitan avanzar en un bloque histórico”. También dijo que para lograr la hegemonía “es fundamental conseguir un contra-poder informativo”. Repasó los factores geoestratégicos destacados en el libro, desde la confrontación del imperio estadounidense con Rusia y China utilizando a la Unión Europea y su política de sumisión con la OTAN, hasta los intentos para desmoronar los gobiernos de América Latina.

Centella contó que estamos en una ofensiva del capitalismo y hay que pararle. “El capitalismo tiene un plan mundial y voluntad de actuar conjuntamente, mientras que la izquierda no lo tenemos” aunque aplaudió la iniciativa que supone el Foro Europeo celebrado el pasado otoño en Marsella y que continuará este año en España.

Insistió en que estamos en un escenario de lucha global y en que no es exagerado pensar que alguien tenga en mente una guerra nuclear controlada que le pueda dar la puntilla al dominio del planeta. Hasta ahora no han dudado en llevar la guerra para acabar con cualquier disidencia. “El capitalismo y el imperialismo tienen diseñado un planeta en el que un tercio de la humanidad viva de los otros dos tercios”. Desde que desapareció el referente de la URSS ya no tienen necesidad de un pacto social.

En este contexto definió su libro como un panfleto, reivindicando la necesidad de hacer propaganda desde la agitación y provocar el debate de las ideas. En su intervención expuso tres elementos claves y otras cuatro cuestiones fundamentales a debatir.

El primero de esos elementos clave es “saber dónde estamos: Europa es una península de Eurasia”. El segundo, dejar claro que los intereses de Europa están en Asia, aunque la OTAN nos obliga a mirar al Atlántico. Y el tercero, Oriente Medio, el intento de controlar el Mediterráneo, los estados fallidos de Libia, Iraq, Afganistán (queda Siria) para que Israel dominara la zona, algo que no han conseguido porque Rusia plantó cara.

Los cuatro cuestiones vitales a debatir son, según Centella: la lucha ideológica, para la que necesitamos los instrumentos, que son los medios de comunicación; el concepto de clase obrera y de pueblo; cómo incorporar a la mujer en la lucha; y la necesidad de tomar el poder, no sólo de llegar al gobierno.

Publicado en el Nº 314 de la edición impresa de Mundo Obrero febrero 2018

En esta sección

“Lo posible y lo necesario”, el documental de “las Josefinas y los Marcelinos, de la historia colectiva de las luchas por la democracia y las libertades”Una coral y crítica celebraciónLa gente sabe latínTiempo de silencioEl leninismo en la era de internet

Del autor/a

Rebeca Quintans: “Es alucinante que el sumario del juicio del 23 F siga siendo secreto de Estado y que no se haya investigado la trama civil”La justicia mostró su rostro patriarcal y reaccionario en la sentencia de La ManadaLos trabajadores de Amazon en España plantan cara al hombre más rico del mundoIU demanda cambiar el Código Penal para proteger la Libertad de ExpresiónQuemar la foto del rey es una crítica política legítima