Gramsci en clave personal El objetivo del autor era una obra de carácter divulgativo y accesible a todos los públicos... lo que no le impidió implicarse en discusiones historiográficas.

Alejandro Camino 06/03/2018

La historia de una familia revolucionaria. Antonio Gramsci y los Schucht, entre Rusia e ItaliaAntonio Gramsci Jr.Hoja de Lata Editorial, Gijón 2017 [2014]

La historia de una familia revolucionaria es un acercamiento en clave personal a la figura de Antonio Gramsci a través de su familia política, los Schucht, que fueron el típico ejemplo de intelligentsia rusa que había vivido en occidente. Sobre sus integrantes trata la obra, aunque la figura del político italiano siempre se encuentre en el centro del relato. Los Schucht fueron, en sus orígenes, una familia de extracción nobiliaria que en nombre de la revolución renunciaron a sus privilegios aristocráticos para participar de los círculos revolucionarios rusos.

La obra fue escrita por uno de los nietos del pensador sardo, Antonio Gramsci Jr. Lo más destacado sobre su figura es que es un profesor universitario licenciado en Biología que cuenta con una amplia formación musical. Sin embargo, no es historiador, lo cual provoca que el texto tenga algunas limitaciones analíticas a pesar de la multitud de fuentes manejadas. De todas formas, el objetivo del autor era publicar una obra de carácter divulgativo y accesible para todos los públicos. Pero esto no le impidió implicarse en múltiples discusiones historiográficas y poner en tela de juicio algunas hipótesis habitualmente aceptadas sobre Gramsci y su familia política, especialmente aquellas que sostienen que fueron abandonados por las autoridades soviéticas. Como crítica al texto, quiero destacar que el autor realiza constantes juicios de valor sobre el contexto soviético y, aunque es cierto que a veces explicita que se trata de una opinión, en otras ocasiones proporciona como hechos históricos muchas generalidades sobre la URSS y Rusia que no son más que vagas descripciones cargadas de apriorismos y con una visión profundamente presentista.

En la edición española el libro empieza con un prólogo de Juan Carlos Monedero, en el que defiende la necesidad y utilidad de leer a Gramsci actualmente, especialmente gracias a lo heterodoxo que fue el pensador sardo. Algo así hace también en el epílogo Antonio Gramsci Jr.: enlaza lo expuesto en la obra con la situación actual con el fin de exponer lo que, a su juicio, supuso la caída de la URSS para el resto de países del mundo.

Tras un prefacio en el que el autor básicamente narra la historia de cómo comenzó a interesarse por la figura de su abuelo, La historia de una familia revolucionaria está compuesta de cinco capítulos. En el primero, Antonio Gramsci Jr. aborda los orígenes de la familia Schucht centrándose en Apollon, el padre de una estirpe de revolucionarios. A mi juicio, lo más interesante de este capítulo es apreciar que, desde una fecha tan temprana como 1885 el apartamento familiar ya estaba vigilado por la policía al ser un punto de encuentro para personas con ideas revolucionarias. Esta intensa actividad, si bien les acarreó diversas condenas, hizo que la familia política de Gramsci tuviese constantes y profundos contactos con Lenin y sus familiares. Aunque posteriormente la relación fue menor, los Lenin nunca se olvidaron de esta familia. En el segundo apartado, el autor se centra en su abuela, Giulia. Una persona más interesante de lo que tradicionalmente se ha proyectado de ella. Fue más que la mujer de Gramsci pese a que en septiembre de 1922 conociese al político italiano y pronto comenzasen a salir juntos. Esta fue una complicada relación, ya que tanto Apollon como Eugenia (una hermana de Giulia) desaprobaban la misma. En este capítulo también se pueden apreciar las tensiones entre los Schucht y el PCI, debido al intento de Giulia de que se investigase la fallida liberación de su marido de la cárcel y por las luchas sobre la posesión y los derechos de los escritos de Gramsci en la prisión.

En el tercer capítulo, el autor aborda el estudio de la figura de Tatiana, una de las cuñadas de Antonio Gramsci, la cual es presentada como la hermana de Giulia más inteligente y capaz. Una vez que Gramsci fue encarcelado, pese a que era una persona muy independiente, siempre estuvo a su lado y se convirtió en el nexo de información entre el sardo y los Schucht. En el cuarto capítulo se aborda la figura de Eugenia, la otra hermana de Giulia. Esta mujer es considerada por el autor como la verdadera cabeza de la familia Schucht desde los años veinte, en parte porque fue quién más se supo adaptar al sistema soviético. Por último, el capítulo final lo dedica a los hijos de Antonio Gramsci y Giulia, Delio y Giuliano (el padre del autor).

También el apéndice del libro es muy interesante, incluye una serie de documentos totalmente complementarios de la obra que sirven para profundizar en algunos detalles e hipótesis presentes en la misma. Además, incorpora una serie de textos de Gramsci que, para quienes todavía no hayan leído al filósofo sardo, constituyen una buena primera aproximación a su pensamiento.

Por último, quiero destacar que el hecho de que esta obra por fin se haya traducido al castellano reside en el esfuerzo de dos personas: Mara Meroni, la traductora de la obra, y David Becerra, el director de la colección de ensayo Mecanoclastia, que es un crítico literario e intelectual siempre interesado en fomentar el conocimiento histórico. Pero nada de esto hubiese sido posible sin la apuesta que por este libro ha realizado una editorial joven pero ya de gran relevancia, Hoja de Lata.

Publicado en el Nº 314 de la edición impresa de Mundo Obrero febrero 2018

En esta sección

Elisa Serna en la memoriaMiguel Hernández y JaénJosep FontanaIslandia, un viaje a ninguna parteLa mujer invisible

Del autor/a

Gramsci en clave personal