Avanza: una victoria de la clase obrera Tras cuatro meses de lucha, la empresa aceptó la mayoría de las reivindicaciones de los trabajadores.

Raúl Navarro 05/04/2018

Cuatro duros meses de lucha, cuatro meses concentrados en las cocheras de Avanza en Getafe, cuatro meses que han sido un ejemplo para la clase trabajadora.

En el mes de octubre se iniciaba la “huelga de los autobuses”, una huelga que se ha basado en parciales en el turno de mañana y en el de tarde. Estos paros parciales convocados por CCOO, CGT, UGT, SLT fueron apoyados y seguidos por la mayoría de la plantilla. Sólo un sindicato de los cinco que conforman el comité no apoyó la huelga.

Los paros parciales se convocaron con reivindicaciones claras, por un lado recuperar conceptos congelados desde el 2013, la necesidad de uniforme para los conductores y conductoras, vestuarios para las trabajadoras, ya que no disponían de uno propio y la mejora en los turnos de descanso, además de una mejora en el mantenimiento de los autobuses, ya que la empresa había dejado de invertir en ello. Por otro lado, reclamaban algo tan básico como el derecho de viajar en un transporte público y de calidad, flota de autobuses en muy mal estado, frecuencias de paso en municipios del sur que en muchos casos eran de más de cuatro horas.

El pasado 5 de febrero tras cuatro meses de lucha, de presiones por parte de la empresa, de cabreo de los usuarios y usuarias, los trabajadores y trabajadoras aprobaban en asamblea un acuerdo en el que consiguieron que la empresa cediera y aceptara la mayoría de las reivindicaciones de las trabajadoras y trabajadores. Dentro de estas victorias, está la creación de espacios de trabajo y elaboración junto con instituciones y empresa para mejorar las rutas, accesibilidad y mejoras del servicio en general, el inicio de las obras del vestuario para las trabajadoras, la mejora de horarios y una pequeña subida de salario para los trabajadores.

Ha sido una huelga dura para los trabajadores donde los primeros días para sentarse a negociar la dirección de la empresa ponía sobre la mesa 27 despedidos, a pesar del chantaje de la dirección han sido los trabajadores con su lucha, sus paros, sus concentraciones y el apoyo de vecinos y colectivos quienes han conseguido esta victoria para la clase obrera. Queda camino y estar atentos para conseguir que el transporte de nuestra región no esté en manos de inversores que su único interés es el económico por encima de un servicio público y de calidad.

Esta lucha ha sido un ejemplo no sólo por enfrentarse a un Consorcio de transportes hermético y opaco, sino también a todo un poderoso inversor mexicano propietario de Avanza que su único objetivo es engordar su cuenta corriente mientras al trabajador se le recorta y al usuario se le sube en autobuses en muy mal estado.

Además, la victoria de los trabajadores y trabajadoras de Avanza nos reafirma en que la lucha es el único camino para enfrentarnos a los grandes capitalistas y sus representantes políticos. Avanza demuestra que la huelga sirve, que la unidad y la firmeza en la lucha es el arma más poderosa de la clase obrera.

Publicado en el Nº 314 de la edición impresa de Mundo Obrero febrero 2018

En esta sección

Un "A sangre fría" sobre la crisis estafa y sus consecuenciasLos trabajadores de Vestas luchan contra la deslocalización de la fábricaLa crisis consolida la precariedad laboral y vital de los jóvenesLos escombros de Lehman BrothersTomar el control de las finanzas

Del autor/a

Avanza: una victoria de la clase obrera