Instituciones colombianas y de los Estados Unidos boicotean el proceso de paz en Colombia con la detención del dirigente de la FARC Jesús SantrichEnrique Santiago: “Están provocando que el proceso de paz entre en un callejón sin salida” La FARC denuncia que la detención de uno de sus dirigente es un montaje del fiscal general y del gobierno de los Estados Unidos para decapitar la dirección política de su partido.

Gema Delgado 11/04/2018

Enrique Santiago, abogado asesor jurídico de las FARC en el proceso de Paz de Colombia, considera que la detención de Jesús Santrich Colo se realiza en el momento más difícil del proceso de paz, “apartando el foco de atención sobre los problemas reales de la implementación”. Explica que ya ha transcurrido el primer año de implementación prioritaria “sin que se haya avanzado ni en la reforma rural ni en la reforma política ni en el desmantelamiento del paramilitarismo ni en la puesta en marcha de programas de reincorporación eficaces para los antiguos exguerrilleros”. Añade que detrás de la detención -y posible rápida extradición- del ex guerrillero de las FARC Jesús Santrich, “parece que hay alguna institución colombiana, o de otro país, que quiere que el proceso de paz entre en un callejón sin salida”.

Santrich además de ser uno de los líderes que participó en las negociación de los Acuerdos del Paz de Colombia, realizadas en La Habana, es uno de los legisladores designados para representar al partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) en la Cámara de Representantes a partir del próximo 20 de julio.

En estas circunstancias, Enrique Santiago manifiesta su incredulidad de que un destacado líder implicado profundamente en la consolidación de la paz, y que está permanente acompañado por la Policía Nacional Colombia, esté metido en una conspiración de narcotráfico destinada a llevar “la discreta” cantidad de 10 toneladas de cocaína a los Estados Unidos y que encima nadie, ni la policía que está permanentemente con él, ni la Fiscalía, se haya enterado en Colombia de esta actividad que estaría ocurriendo delante de sus narices durante los últimos 11 meses. A parte de que no se ha incautado ni comercializado ni un solo gramo de cocaína. Por todo esto, el abogado considera la acusación como un “muy grave desprecio a la inteligencia”, destacando además que se realiza en un contexto político muy difícil y en el mismo día en el que el partido de la derecha Cambio Radical, que tuvo un estrecho vínculo con el fiscal, se pronuncia por eliminar la participación política de la FARC en el Congreso de la Nación.

El allanamiento de morada, registro y detención de Santrich, realizada por la Fiscalía y la Policía de Colombia, se cursó a raíz de una petición de los Estados Unidos. Inmediatamente, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo que no le temblaría la mano para extraditarlo.

De hecho, el presidente colombiano, nombrado Nobel de la Paz a raíz de la firma de unos acuerdos de Paz que no se están implementando, saltándose cualquier proceso judicial, condenó directamente a Santrich cuando anoche anunció su detención alegando que hay “pruebas contundentes y concluyentes para demostrar la responsabilidad de Santrich en delitos de narcotráfico”.

Iván Márquez, uno de los líderes políticos de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) señaló que la captura de Jesús Santrich, por presuntos vínculos con el narcotráfico, es un montaje del fiscal general Néstor Humberto Martínez y del gobierno de los Estados Unidos. Un ataque “a quienes hemos estado comprometidos hasta el alma con el proceso de paz, empezando por uno de los negociadores principales y firmantes del acuerdo". Denunció además que estas formas de actuar “amenazan con extenderse a toda la ex comandancia fariana, con el propósito de decapitar la dirección política de nuestro partido y sepultar los anhelos de paz del pueblo colombiano”.

En el mismo sentido se pronunció Enrique Santiago alertando de que ésta puede ser el inicio de una serie de actuaciones que harán reventar el acuerdo. “Si simplemente porque llegue una solicitud de extradición de Estados Unidos, por hechos ocurridos en Colombia de los ni la Policía ni la Fiscalía del país tiene información, se detiene y extradita a miembros del Partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, desembocará en más y más solicitudes que dejan el futuro del acuerdo de paz en manos de los Estados Unidos y no de las instituciones colombianas”. Insistió preocupado en que “la soberanía colombiana quedará muy mal parada si es Estados Unidos quien decida qué va a pasar con los Acuerdos de Paz”.

La Misión de Verificación de la ONU en Colombia emitió rápidamente un comunicado diciendo que le corresponde a la Sección de Revisión del Tribunal para la Paz “evaluar la conducta atribuida para determinar la fecha precisa de su realización y decidir el procedimiento apropiado”. La Misión de la ONU hace también un llamamiento a las instituciones del Estado a evaluar los acontecimientos “teniendo en cuenta que las decisiones que se tomen tendrán consecuencias profundas para el proceso de paz de Colombia”.

Llamamiento de la FARC a los países garantes

Tras la detención, la FARC reaccionó inmediatamente desde su cuenta de Twitter para decir que este “es el peor momento que está atravesando este proceso de paz” y que “el gobierno debe actuar e impedir que montajes jurídicos desemboquen en hechos como este que generan una gran desconfianza".

Esta mañana, en rueda de prensa, la FARC declaró que el proceso de paz se encuentra en su punto más crítico y amenaza ser un verdadero fracaso. Hicieron un llamamiento a todos los sectores de la sociedad colombiana que han apoyado los acuerdos a “no cesar en el empeño de impedir que el proceso de paz sea llevado al abismo”. También solicitan a los países garantes, Cuba y Noruega, a la Segunda Misión de Naciones Unidas, a la Unión Europea y en general a toda la comunidad internacional, “su acompañamiento y contribución a garantizar que se atiendan con rigor los procedimientos de la JEP (Jurisdicción Especial para la Paz), además de pedirles una reunión urgente.

Nada mas conocerse la noticia, los colombianos que apuestan por el proceso se concentraron en la Fiscalía, donde llevaron a Santrich, para pedir su liberación y el cumplimiento de los acuerdo de paz.

El abogado de Jesús Santrich indicó que su representado iniciaría una huelga de hambre y agregó con esta actuación "se demuestra que fue un proceso de paz fallido por lo que deben prepararse para lo que viene".

Desde España, el Partido Comunista de España declaró su solidaridad con Jesús Santrich, exigiendo su inmediata libertad. Manifiestó, igualmente, su preocupación por el proceso de paz en Colombia, y alerta a la sociedad española del peligro que comportaría su fracaso para el futuro de un país hermano y para toda América Latina.

289 activistas asesinados

Precisamente ese día, 9 de abril, el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) celebraba en Bogotá una jornada de movilización “Por la memoria y solidaridad con las víctimas del conflicto armado”. Denunciaban la incapacidad del Estado colombiano de garantizar la labor de defensores de Derechos Humanos y de proteger su vida e integridad, ya que desde que sólo desde e 1 de enero de 2016 al 27 de febrero de 2018 han sido asesinados más de 289 activistas.

Por eso pedían al Estado que pusiera los medios para frenar “la creciente oleada de violencia sociopolítica que se ha desencadenado en contra de líderes, lideresas sociales y defensores de derechos humanos, indígenas y afrodescendientes que promueven la paz territorial, la restitución de tierras, la protección del territorio, la satisfacción de los derechos colectivos”.

En un comunicado en favor de las víctimas y por la paz, el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, denunciaba “la falta de una implementación efectiva de la política de reincorporación económica y social, y la negativa de poner en marcha el plan integral de protección y seguridad, ha generado mayor vulnerabilidad y aumentado los crímenes contra ex combatientes de nuestro partido y sus familias”.

“Las campañas de odio y la persecución contra quienes proponemos la edificación de una Colombia distinta, tienen que detenerse; necesitamos promover un proceso real de reconciliación nacional que permita la plena realización de los derechos de las víctimas, brinde las garantías de no repetición desde el nivel local y logre sacar las armas de la política”, continuaba el comunicado.

El 9 de abril, fecha del 70 aniversario del asesinato de Jorge Elicier Gaitán, se recordaba con nostalgia una de sus frases: “¿por qué el gobierno colombiano tiene la metralla homicida para el pueblo y la rodilla puesta en tierra ante el oro americano?”.

En esta sección

Perfumes (fúnebres) de ArabiaEquilibrio nuclear: malos presagiosGustavo Machín: "Me siento orgulloso de la democracia cubana"Elier Ramírez: “Algunos tratan de repensar la Historia como apolítica y eso es falso”Siria: Cascos Blancos y guerra química

Del autor/a

El procurador de IU-Equo lleva a las Cortes de Castilla y León las reivindicaciones de Parados en MovimientoLos trabajadores de Vestas luchan contra la deslocalización de la fábricaAlberto San Juan: "El teatro es uno más de los lugares donde se cambia el mundo"Sin cultura no hay revoluciónLa Jurisdicción Internacional frente a un Poder Judicial cómplice de la dictadura