La afilada punta del cálamo

Efemérides y movilizaciones Junto a las efemérides hemos tenido y seguiremos teniendo no menos espectaculares movilizaciones: mujeres, jubilatas, precariedades varias, espontaneidades de la indignación…

José María Alfaya 11/06/2018

“Los éxitos
son fracasos sin lecciones.
Una tregua en el disparate”

Mariano Crespo, “Las noches que no morimos”

Tengo a mi lado a un viejito, razonablemente conservado sin apariencia de conservador, que está cumpliendo 70 años rodeado de otros aniversarios mucho más trascendentes que, en gran medida, jalonan su propia trayectoria personal (contada desde hace un buen rato con lujo de detalles cual abuelo Cebolleta). A su vez, estos aniversarios se conmemoran en redes sociales, agitaciones cibernéticas a tiempo parcial y algunas publicaciones que merecerían ser leídas aunque en el Metro, el pueblo trabajador viaja hacia su precariedad laboral-profesional de cada día “guasapeando” con gestos secos.

Cumplen años Marx, la Revolución de Octubre, cumple la legalización del PCE, la victoria de los aliados en la II Guerra Mundial… También cumplen años la II Guerra Púnica o la rebelión de Pelayo en el paraíso fiscal de Covadonga frente al Majzén cordobés… pero no todos los aniversarios se rememoran y comentan por igual: algunos, como el correspondiente al Dos de Mayo, se celebró tan sosa como morbosamente porque se había armado otro “dos-de-mayo” en el Partido Popular de Madrid y se estaban ajustando cuentas a navajazo limpio con un “morro” cuya dureza no disimula ninguna crema facial. Y seguimos como en 1808: mucha agitación en la calle y una política mierdosa en los centros de poder y/o administración.

Junto a las efemérides hemos tenido y seguiremos teniendo no menos espectaculares movilizaciones: mujeres, jubilatas, precariedades varias, espontaneidades de la indignación… y aquí caben algunos paralelismos con ciertos eventos históricos. Por ejemplo, el Mayo del 68 y el debate entre organización y espontaneidad.

El viejito, sentado en el banco del parque donde mantenemos una “asamblea ciudadana espontánea, transversal, confluyente y bilateral”, lee en la pantalla de su smartphone un texto de Henri Weber y Daniel Bensaid publicado por Sin Permiso a propósito del Mayo francés, que dice: “No existe en el marxismo oposición mecánica entre organización y espontaneidad. Al contrario, el marxismo nos enseña que la espontaneidad de un medio social no es de ningún modo independiente de su grado de organización. Las actitudes “espontáneas” de todo medio social están condicionadas por la naturaleza y el poder de las estructuras que lo organizan. … Y la función de una organización revolucionaria consiste precisamente en educar al proletariado de modo que se libere de su espontaneidad burguesa y acceda a una “espontaneidad revolucionaria” constituida en el curso de decenios de luchas y huelgas. Lo que los marxistas llaman “espontaneidad de las masas” no es otra cosa que la manifestación espontánea del grado de conciencia y de experiencia a que han llegado”.

¡Qué duda cabe!... Las últimas movilizaciones ponen de relieve el tipo de conciencia que se va forjando en nuestra sociedad y el grado de experiencia que podemos aplicar a la lucha por defender lo que nos dicta la conciencia.

“Me lo llevo y lo comparto –me dice el viejito mientras le da al botón correspondiente- a la reunión de mi núcleo (en verdad él dijo “célula” por la cosa de la costumbre) a ver si alguien lo lee, compara, lo entiende y lo aplica”.

A lo mejor no hay que esperar a que la movilización sea una efeméride para poder entenderla (si es que podemos superar la contaminación de las malas explicaciones que, sean sobre noticia de hoy o evento del pasado, suelen inocularnos).

Publicado en el Nº 317 de la edición impresa de Mundo Obrero junio 2018

En esta sección

¿Puede una democracia tener un ejército franquista?Salvador Allende, un revolucionario para el siglo XXIEn el reencuentro“Culto a la personalidad”De la matanza en casa del imperio, a la matanza del imperio en Latino América

Del autor/a

Elier Ramírez: “Algunos tratan de repensar la Historia como apolítica y eso es falso”Elisa Serna en la memoriaIslandia, un viaje a ninguna parteUna España “más moderna”Efemérides y movilizaciones