El PCE lleva años pidiendo la reindustrialización y la diversificación de los cultivosJaén, en la periferia de la periferia En Jaén el paro ronda el 40%. Las ayudas al olivar se concentran en los grandes latifundistas, el aceite se vende a granel al oligopolio y la maquinaria ya se fabrica fuera.

Juan Francisco Cazalilla. Secretario Político PCA-PCE Jaén 15/06/2018

Hemos teorizado y analizado en diferentes órganos del PCE en no pocas ocasiones, la distintas velocidades de desarrollo económico y social que se dan en el seno de la Unión Europea (UE). Habiendo una clara distinción de datos económicos entre los países de la periferia europea (denominados despectivamente PIGS), y las grandes economías de centroeuropa. Los primeros con un PIB con fuerte presencia del sector primario, agricultura y ganadería, complementado con un peso importante del sector servicios, turismo y hostelería. Mientras que los segundos cuentan, además, con un sector industrial capaz de absorber millones de trabajadores en grandes centros de producción.

Este esquema, de un norte “desarrollado” y un sur empobrecido, vuelve a darse en el seno de algunos países de la periferia de la UE, como por ejemplo España. Donde se da una clara distinción entre las comunidades autónomas del norte, con una importante presencia de tejido industrial (aunque cada vez menor), y las comunidades del sur, con una economía basada en la agricultura, la ganadería y turismo. Ejemplo sin duda de esto que decimos es la provincia de Jaén. Provincia a día de hoy basada únicamente en el monocultivo del olivar, con cierto apoyo del turismo de interior.

A simple vista, con los datos en papel, un cultivo como el del olivar, con 65 millones de olivos y 1.118.000 toneladas de aceite vendido puede suponer una fortaleza u oportunidad para esta provincia. Aunque la perspectiva cambia si aterrizamos los datos un poco, y vemos cómo la venta denominada “a granel” a una media de 2,90€/kg al oligopolio que controla la demanda, sigue siendo lo más habitual. O que de los 600 millones de euros en maquinaria/año necesaria para dicha recolección, no se fabrica en esta provincia. Esto supone que la rentabilidad del olivar a la provincia de Jaén, llega en forma de jornales, cada vez menos como consecuencia de la modernización del campo, y de subvenciones por parte de la UE, gran parte de las cuales se concentran en manos de grandes latifundistas, sin repercusión alguna en la provincia.

A esto hay que sumar el proceso de desindustrialización sufrido en lo que conocemos como la antigua N-IV; Linares-Bailén-La Carolina-Andújar donde a día de hoy, podemos encontrar las tasas de desempleo más altas del país. Hablamos de una industria potente en la época de los 70-80, que ayudaba a equilibrar el resto de sectores económicos de la provincia; automóvil, transformación agroalimentaria y maquinaria asociada, metalurgia, etc... Industria a día de hoy desaparecida.

Los elementos arriba expuestos, serían una anécdota más, como la que ocurren en otros municipios y provincias, si no tuvieran una traducción negativa en cifras que afectan directamente a las familias; hablamos de niveles de desempleo que rozan el 40%, con una cifra especialmente sangrante si la segmentamos por sexos o edades. Pensiones 100 euros por debajo de la media andaluza. Familias en situación de exclusión social. Abandono escolar, etcétera...

Desde el PCE llevamos años solicitando un Plan de Reindustrialización de la N-IV compartido y financiado por todas las administraciones, que recupere parte del sector industrial perdido. Así como un modelo agrícola, basado en la excelencia y la diversificación de cultivos, en lugar de la precariedad y bajos salarios. Dos iniciativas programáticas, que al menos, lleven a la provincia de Jaén al nivel de los denominados PIGS.

Publicado en el Nº 317 de la edición impresa de Mundo Obrero junio 2018

En esta sección

"Debemos cambiar la percepción de que la gestión es algo neutral en términos ideológicos"Antonio Maíllo: “Con Susana Díaz en Madrid, Rajoy seguiría en La Moncloa”El PCE señala a ‘Adelante Andalucía’ como modelo para la confluencia en el resto de territorios"La construcción del poder popular es clave para poder vencer las políticas de derechas en nuestro país""Es fundamental hacer partícipes al mayor número de personas para ejercer el poder local"

Del autor/a

Jaén, en la periferia de la periferia