Menos AVE y más rutasExtremadura en vía muerta Toda la infraestructura de la comunidad es de vía única, lo que significa que los trenes no pueden cruzarse si no es apartándose en una estación intermedia hasta que pase el otro.

Raúl Martín Fernández 20/06/2018

Extremadura tiene particularidades, y cosas muy comunes, como el hecho de tener cuatro puntos cardinales. Sin embargo, los planificadores de nuestro sistema ferroviario parecen haberlo pasado por alto, ya que desde Extremadura solo es posible desplazarse hacia el Este o el Sur, pero si los pasos de nuestro viajero le encaminan hacia el Norte u Oeste, ya puede irse olvidando de subir a un tren.

La salida Norte, la gran olvidada. Desde que en 1985 se cortase la línea férrea de la Ruta de la Plata, Extremadura y todo el Oeste del país perdieron el corredor natural que vertebraba el occidente peninsular, desde Sevilla hasta Gijón. El corte de la línea en su tramo Plasencia-Salamanca significó para Extremadura perder su salida hacia el norte peninsular.

El Oeste, viviendo de espaldas a Portugal. España tiene 50 provincias, de las cuales siete hacen frontera con Portugal, incluidas las dos extremeñas, región que además tiene la particularidad de ser la única en la que todas sus provincias limitan con Portugal.

Esto ha construido una idiosincrasia particular, no se concibe Extremadura sin el comercio y relaciones humanas que se han ido tejiendo a lo largo de generaciones a uno y otro lado de La Raya.

Como consecuencia lógica de todo ello, en 2012 RENFE eliminó el único servicio de pasajeros que conectaba Extremadura con Portugal, y hoy ya no es posible visitar a nuestros hermanos lusos por vía férrea. (desde 2017 la empresa pública Comboios de Portugal conecta Badajoz con Entroncamento con un único tren diario).

El Sur, (casi) aislados de Andalucía. No se quedan atrás los lazos que unen a la provincia de Badajoz con Andalucía. En respuesta, un único tren diario une las dos capitales autonómicas, y tarda casi cuatro horas en recorrer los algo menos de 200 kilómetros que separan Mérida de Sevilla.

El Este, objetivo Madrid. La única conexión ferroviaria mínimamente operativa es la que parte en dirección Madrid, son varios los trenes diarios que unen ambas capitales en diversos horarios.

Eso sí, tardan una media de 5 horas en recorrer algo menos de 400 kilómetros.

Carencias generales

¿Les ha parecido preocupante el panorama?, pues sólo es así cuando las cosas van bien...y en Extremadura, se tuercen bastante a menudo: el número de averías es extraordinariamente alto, debido al escaso presupuesto dedicado a mantenimiento.

Nuestra infraestructura ferroviaria cuenta con tramos de trazado originales del siglo XIX, una gozada para los amantes de la Historia, pero un inconveniente cuando quieres que tu tren vaya a más de 50 km/h.

Toda la infraestructura de la comunidad es de vía única, lo que significa que los trenes no pueden cruzarse si no es apartándose en una estación intermedia hasta que pase el otro. Y cuando se produce una de las muy frecuentes averías, el trayecto queda completamente cortado al no existir vía alternativa.

No existe ni un solo kilómetro de vía electrificada en toda la comunidad, únicamente pueden circular trenes diésel, que son más lentos e incómodos que sus homólogos eléctricos.

La “solución”

Como en todos los rincones de este país, la solución que se pretende aplicar a las carencias del ferrocarril extremeño es... el AVE.

Un AVE que está consumiendo el 75% del presupuesto, cronificando por tanto el problema de los ferrocarriles en la región: nunca hay suficiente dinero para realizar el mantenimiento adecuado.

Un AVE que conectará Badajoz con Madrid, es decir, reforzará la ruta Este, la única que actualmente cuenta con un servicio mínimamente aceptable: las rutas Sur, Norte y Oeste seguirán igual de abandonadas que hasta ahora. (El proyecto original unía Madrid con Lisboa, pero nuestros vecinos lusos hace tiempo que se apearon del proyecto).

Un AVE por tanto que, más allá de la propaganda, no solucionará los problemas del ferrocarril extremeño.

Publicado en el Nº 317 de la edición impresa de Mundo Obrero junio 2018

En esta sección

40 años de impunidad, ya bastaChistesLo posible y lo necesario, ayer y hoyLa apropiación de los caminos públicos, un expolio ocultoRescate

Del autor/a

Extremadura en vía muertaEl PCEx reelige Secretario General a Rogelio BarreroSiria, rehén de intereses ajenos