El Escorial 10 de Julio 2018. Segunda jornada del Curso de Verano “Marxismo, nación y territorio”Etnia, clase, cuestión nacional y marxismo en las sociedades no occidentales. El caso de América Latina

Eddy Sánchez Iglesias 12/07/2018

El 10 de julio se desarrolló la segunda jornada del Curso de Verano de la UCM, que la Fundación de Investigaciones Marxistas (FIM) y el Partido de la Izquierda Europea (PIE), dedican al “Marxismo, nación y territorio”, en el marco de las celebraciones por el Bicentenario del natalicio de Karl Marx.

La jornada estuvo dedicada a los análisis que sobre la etnia, la clase y la cuestión nacional, realiza el marxismo latinoamericano, y en concreto, las relaciones que se establecen entre el marxismo y el indigenismo. Para ello contamos con la prestigiosa antropóloga mexicana Aracely Burguete Cal y Mayor, investigadora del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS-Sureste).

Aracely Burguete trató sobre la cuestión étnica-nacional y la autonomía territorial indígena, desde la perspectiva de la antropología marxista indígena. La profesora Burguete, explicó como la cuestión étnica, o como de manera despectiva era conocida, el problema indígena, ha protagonizado el debate político de México desde sus debate primeros bajo la construcción nacional como Estado independiente desde el Siglo XIX.

Bajo el predominio del Estado Mexicano en su primer periodo de las políticas nacionales de modernización capitalista y desarrollo, la cuestión indígena era vista como sinónimo a atraso. Siempre ha habido una conciencia del mestizaje en México (muy deudora del mito de la unión de Hernán Cortes y la Malinche), pero en el sentido de México como la patria del mestizo (no criollo) pero no del indio. El indio se aborda como el “indio muerto”, de ahí la importancia de la arqueología, la cuestión indígena como algo del pasado, pero no desde la realidad de un país cuyo 15% de la población actual es indígena. Así surgen diferentes respuestas teórico políticas a la cuestión indígena.

La antropología integracionista. A finales del siglo XIX inicios de XX, bajo el Gobierno de Porfirio Díaz, la aniquilación indígena era la política. Con el Estado surgido de la Revolución de 1910 el “problema indígena” se abordaba desde la tesis de que la identidad indígena estaba siendo superada, siendo la integración de los indígenas en la población mestiza, tras un proceso de aculturación, la solución a la cuestión indígena. Es lo que se conocía como la política del cambio social dirigido. Integrar al indígena a la nación y al desarrollo abandonando el “atraso”.

Asimismo, es en los años sesenta surge una generación de antropólogos que querían romper con la visión de la disciplina como una antropología al servicio del Estado bajo la ejecución de la política de cambio social dirigido. Surgen dos líneas:

Antropología indigenista. La cuestión indígena desde la óptica de que los indígenas son la expresión de su resistencia. Lo indígena deja de ser hablado en pasado, y pasa a ser considerado como un problema contemporáneo, poniendo lo indígena en el centro. Así se pasa a hablar de civilización: la civilización maya contemporánea, la civilización azteca contemporánea. Surge el concepto de autonomía de hecho (la voluntad de vivir en autonomía), frente a la antropología integracionista. Para estos autores “lo indígena” es una cuestión colonial, y el problema es consecuencia de la relación colonial que tiene el Estado con los indígenas. En lo político es una época de la revolución y para los autores de esta corriente la revolución debe ser indígena, bajo un discurso etnicista o etnopopulista. El autor principal es Guillermo Bonfil.

Para la antropología marxista, el problema no está en las regiones en sí mismas, sino en las relaciones de dominación al indígena, entendido como una relación de dominación de clase, lo que hacía que la revolución debía ser una revolución de clase. Los indígenas están en todo el país y la problemática hay que verlo como un tema nacional, y la solución política debe ser vista como una revolución política nacional. La cuestión indígena está articulada y relacionada con el resto de la población, donde el carácter campesino del indígena es el elemento clave, bajo el predominio de la dimensión de análisis económico frente a lo cultural, sobre todo en la primera época. No es una visión etnicista sino de clase. El autor principal es Héctor Díaz Polanco.

De las anteriores surge la antropología de la descolonización. Partiendo de la idea de que lo Indio es una cuestión colonial, ligado a la idea de Pablo González Casanova del colonialismo interior, en el contexto de los movimientos de liberación nacional y lecturas como la de Fanon. Lo que eran considerados como etnias indígenas, se pasa a la concepción de los pueblos indígenas, así al ser un pueblo es sujeto de derechos, en especial el derecho a su autodeterminación.

En la década de los noventa la problemática indígena deriva del diagnóstico (predominante en los debates de la antropología indigenista o marxista) a la solución y la solución se sitúa en el tema de la autonomía indígena. Así, Bonfil y la antropología indigenista defiende el concepto de la autonomía de hecho. Polanco y la antropología marxista defienden la autonomía de derecho. Y para la antropología de la descolonización defienden el concepto de la antropología de la resistencia.

En la segunda conferencia, la Profesora de Ciencias Políticas y Sociología de la UCM, Maria Lois, expuso el caso de las corrientes marxistas-kataristas en Bolivia. La profesora Lois destaca la importancia de Mariátegui y los 7 ensayos y su concepción del indígena como sujeto revolucionario, pensando al indígena desde su condición campesina, siendo así la cuestión indígena visto como una cuestión nacional.

Dentro de la izquierda boliviana del siglo XX, surgen tres partidos de izquierda de raíz marxista: Partido Obrero Revolucionario (Troskista que toma la centralidad del proletariado minero), el Partido Comunista Boliviano (política de alianzas amplia) y Partido Comunista Maoista y Leninista (que pone la centralidad en la revolución campesina).

Surge una gran central sindical, la Central Obrera Boliviana (COB), expresión de la articulación del Estado burgués boliviano en torno a la minería, siendo la COB la máxima representación del predominio del proletariado minero como sujeto de revolucionario en Bolivia.

En la década de los cincuenta y sesenta surge el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (socialdemócrata) conductora de la Revolución de los años cincuenta, siendo el nacionalismo el discurso articulador de la izquierda política boliviana y el marxismo como enfoque predominante.

Lois señala la importancia teórica de la figura de René Zavaleta Mercado y su concepto de “sociedad abirragada”, donde transita de una centralidad del proletariado minero a una apertura a otros sujetos, bajo el desarrollo de un marxismo crítico o marxismo creativo.

En relación al indianismo, es clave la figura del pensador Fausto Reinaga, proveniente del PCB, que refleja la complicada relación entre el indianismo y el marxismo. La asunción de la revolución como una revolución indígena y el Indio como sujeto de soberanía y el concepto del socialismo comunitarista, fundando el Partido del Indio de Bolivia.

Como consecuencia de dichas experiencias, en los años 70 surge el katarismo como una corriente que reconoce al indio como sujeto de poder autónomo y sujeto de soberanía. El katarismo se basa desde una nueva lectura histórica (la memoria larga) de la lucha indígena contra el colonialismo, y la asunción de la lectura del concepto del colonialismo interno. La segunda característica es la asunción del sindicato campesino indígena como organización central, dentro de la reivindicación de la propiedad comunal, corriente que expresaba como el indígena del área andina se incorpora masivamente a la lucha política.

María Lois expone como el katarismo se articula en torno a tres organizaciones. El Movimiento Indio Tupaj Katari, reivindican el pasado prehispánico, la reivindicación del socialismo comunitario, movimiento indianista que defiende la autonomía frente a los partidos mestizos. El Movimiento Revolucionario Tupaj Katari (MRTK) trabaja conjunto al movimiento obrero minero, que impulsa la creación de la Confederación Sindical única de Trabajadores Campesinos (CSUTSB), en alianza con la COB, en la que se encuentran hasta hoy dos corrientes: la indigenista soberanistas de los pueblos indígenas (Felipe Quispe), y los plurimulti, que aceptan el Estado nacional boliviano pero reconociendo la autonomía de los pueblos indígenas y superación del Estado nacional criollo-mestizo excluyente y de carácter burgués.

Esta corriente se encuentra con las corrientes marxistas críticas (Álvaro García Linera y Silvia de Alarcón) que entienden como sujeto revolucionario al indio, que intenta conectar todas las luchas y darle un cuerpo insurreccional de todo el país: surgiendo el marxismo-katarismo: el marxismo expresión del trabajo urbano y la teoría, y el katarismo la concepción de memoria larga y la fuerza de masas campesina.

Las políticas privatizadoras de la minería golpean sus bases de apoyo, reorientando la lucha mestiza agrario urbano, asumiendo la forma de la guerra de guerrillas bajo el Ejército Guerrillero Tipaj Katari (EGTK).

Junto al katarismo, es importante señalar la influencia del sindicalismo cocalero del que viene Evo Morales, sujeto intercultural por definición, con una fuerte legitimidad antiimperialista dada la confrontación de dicho sindicalismo con las incursiones de EE UU bajo la doctrina geopolítica de la guerra contra la droga.

Para la profesora Lois, el marxismo-katarismo es una corriente crucial para entender los cambios de Bolivia desde 2003 bajo la presidencia de Evo Morales. Esta experiencia de lucha se condensa en la influencia en la nueva Constitución de 2009 y la asunción del Estado Plurinacional, como la forma comunidad y de articulación de la sociedad, junto a la autonomía indígenas originarias campesinas (AIOC), como expresión de la articulación política territorial indígena. Quedando el marxismo-katarismo como corriente política inspiradora de una parte significativa del gobernante Movimiento al Socialismo (MAS).

La jornada finalizó por la tarde con la intervención de la profesora Rosa de la Fuente, profesora de Ciencias Políticas y Sociología de la UCM, quien se centró en la reivindicación de la autonomía territorial como reivindicación de los pueblos indígenas. La profesora de la Fuente introduce en el debate la dimensión de la globalización, relacionando la demanda de la autonomía territorial indígena con la crisis que la globalización ha generado en el Estado nación como forma de articulación político territorial prioritaria.

En este contexto de cuestionamiento de los Estados nación en la década de los noventa y primera década del siglo XXI, los movimientos socio políticos, reclaman nuevas formas de organización política y territorial, en virtud de la politización de identidades colectivas diferenciadas, como la etnia. Así lo local, aparece como la escala desde la que articular la defensa frente a las contradicciones generadas por la globalización, proceso que cuestiona a la nación, como fuente primordial de identidad, relacionándose la cuestión indígena con el reclamo de la autonomía y la creación de entidades territoriales autónomas del Estado nacional y la territorialidad producto del mismo.

Enlaces de los vídeos de la segunda jornada “Marxismo, nación y territorio”.

- Aracely Burguete (Ciesas-Sureste): "La cuestión étnica-nacional y la autonomía territorial indígena, desde la perspectiva de la antropología marxista en México": https://www.youtube.com/watch?v=EfPCR5gGTpg

- María Lois (UCM). “Marxismo, katarismo y la cuestión nacional en la constitución boliviana” (2:06): https://www.youtube.com/watch?v=EfPCR5gGTpg

- Mesa redonda: ¿Hay soluciones políticas a las territorialidades superpuestas? Modera: Heriberto Cairo (UCM). Participan: Aracely Burguete; Rosa Mª de la Fuente (UCM) y Eddy Sánchez Iglesias (UCM): Parte 1 (cortada):
https://www.youtube.com/watch?v=PeC7mH7ql5g

y Parte 2: https://www.youtube.com/watch?v=2VJwBVnx4xw

En esta sección

Islandia, un viaje a ninguna parteLa mujer invisibleMedios de formatearGratuidad y privacidadDaniel Bernabé: "Los grandes problemas de nuestras vidas derivan de tu posición de clase"

Del autor/a

Una interpretación materialista de la identidad, aplicado al debate nacional en España¿Son operativas las autonomías culturales? Clase, nación y autonomía cultural en el Austromarxismo y la obra de Otto BauerEtnia, clase, cuestión nacional y marxismo en las sociedades no occidentales. El caso de América LatinaEn democracia, ¿Quién decide cómo se decide?¿Son periféricas y subalternas todas las naciones sin Estado?