Director de la Fundación de Investigaciones Marxistas (FIM)Eddy Sánchez: "El congreso 'Pensar con Marx hoy' da munición para la práctica Se celebra del 2 al 6 octubre en la Universidad Complutense de Madrid. En Mundo Obrero hemos ido contando el proceso hasta su celebración y hoy charlamos con el director de la FIM.

J.M. Mariscal Cifuentes 01/10/2018

Congreso "Pensar con Marx hoy"

MUNDO OBRERO: Dos siglos después de su nacimiento organizáis un congreso para pensar con Marx hoy, ¿Es Marx un clásico?
EDDY SÁNCHEZ:
Marx es un clásico, eso es incuestionable, ya sea alguien liberal o de ideas transformadoras, existe un consenso en tomarlo como una figura clave del pensamiento histórico contemporáneo. Ahí terminan las coincidencias, porque hay quienes al tratar a Marx como un clásico, lo que pretenden es enterrarlo, aislarlo como un elemento del pasado. Ese tratar de enterrar a Marx es un tema recurrente desde el discurso de Engels ante su tumba. Pero a la vista está que no lo han logrado.

M.O.: En los últimos años hay un cierto regreso a Marx, a sus análisis y sus ideas.
E.S.:
Marx es el gran teórico, el gran pensador de la crisis del capitalismo. Marx permite entender que las crisis y el modo de producción capitalista son indesligables. No es casualidad que los dos grandes medios liberales de referencia en los dos grandes países del capitalismo, Financial Times y The Economist le dedicaran sendos monográficos a Marx y ambos coincidían en que su regreso tiene que ver con la crisis. En esta década hemos visto la última gran crisis del capitalismo después del crack del 29, también en el sentido de las implicaciones geopolíticas y de gran transformación que ha provocado.

M.O.: Pero si está regresando es que se fue.
E.S.:
Para nada. En la facultad tuve una asignatura que se llamaba democracias comparadas, el primer día la profesora nos dijo que íbamos a dar todos los autores menos Carlos Marx, y todo el curso consistió en discutir con Carlos Marx. Marx aparece en literatura, en filosofía, en historia, en ciencias, en tecnología. No hay un pensador que tenga tal presencia en las sociedades contemporáneas, que es incuestionable en África o en Asia, la producción editorial, los programas académicos de lo que fue el mundo colonial, donde prendieron revoluciones socialistas en lucha contra las metrópolis. Hoy, en los llamados BRICS, se viven revoluciones en el sentido de cambios profundos que tienen que ver con teorías inspiradas o con tintes marxistas o socialistas. En América Latina los congresos de ciencias sociales están marcados por el marxismo o por derivaciones del mismo, posmarxismo, neomarxismo. O la presencia del marxismo en la India, en China, en Japón, en Rusia. Es a los países del centro del capitalismo global donde ha regresado Marx. El capitalismo derivado de los años 90 de la globalización, con su fin de la historia, su fin de las crisis, su equilibrio, su armonía, su gobernanza global, todo eso se ha venido abajo. Y se ha vuelto a mirar a Marx, sus teorías, que se basan en el conflicto y en el papel del sujeto, de su capacidad para virar la historia. En definitiva, donde se enterró a Marx fue en Occidente.

M.O.: Perry Anderson se refiere a ello en su análisis de las huellas del materialismo histórico y demuestra que lo que él llama el marxismo occidental fue derivando hacia posiciones académicas y filosófico-especulativas.
E.S.:
A veces nos creemos que el marxismo occidental es el único marxismo que ha existido, el más válido, el más sofisticado. Eso es elitismo eurocentrista. Aquí yo rendiría homenaje a Domenico Losurdo, por desgracia recientemente fallecido, que dedicó un libro para hablar del marxismo oriental. Del marxismo que continuó y que se sigue construyendo en aquellos países que fueron periferia colonial. Aquí seguimos pensando que somos el único ámbito legitimado para generar cultura, la cultura universal. Pero lo que aportan América Latina, África y Asia al marxismo es más que importante, es esencial. Por ejemplo, si hablamos del ecofeminismo es imposible no referirse al marxismo indio. En la periferia, la intelectualidad del mundo académico o de la cultura, pero también técnicos y profesionales, están muy ligados a la práctica política, es decir transformadora. En cambio en Europa ese perfil de marxismo académico se desligó mucho de la praxis, de la realidad concreta de sus sociedades.

M.O.: Parece que ese regreso, al menos en España, está protagonizado por personas jóvenes.
E.S.:
Samir Amin participó el 25 de abril en un acto dedicado a Marx en la Facultad de Económicas en Madrid y estaba lleno de un público menor de 25 años. En un contexto de crisis donde la juventud ha sido la más golpeada o ha vivido más la crisis porque ha conocido a su hermano, la hermana, el padre o la madre durante estos años en el paro, de no llegar a fin de mes con la familia, las angustias. Y todo lo que Marx escribió todavía nos sirve porque seguimos en el mismo sistema. Se reivindica un Marx de combate, no como un clásico a estudiar para la selectividad, no como un filosofo especulativo sino como una persona de acción. Llegan a Marx no solo porque trata las crisis del capitalismo, sino porque era un revolucionario. Fíjate en el éxito de la película “El joven Marx”, parecía destinada a circuitos de cineclub en versión original y resulta que la han visto todos mis alumnos, gente de 20 a 22 años, que han encontrado en élla un lenguaje visual que es el suyo, a un joven como ellos y ellas, muy combativo, muy honesto, también con cierto aire de vanguardia cultural, de bohemia.

M.O.: ¿Se refleja ese protagonismo en el congreso?
E.S.:
Por supuesto. Nos encontramos con un congreso en el que hay gente muy joven con ganas de saber qué dice Marx de la economía, que dice Marx del concepto de pueblo, de la clase trabajadora, qué dice Marx del populismo; qué dice Marx del feminismo, del trabajo reproductivo, Marx y la ecología, Marx y los derechos humanos. Una juventud que recupera Marx de una manera muy militante. El congreso es un fiel reflejo de cómo se está recuperando a Marx en la sociedad española. Grandes editoriales o editoriales militantes has lanzado libros de o sobre Marx. Pero jóvenes trabajadores o estudiantes han editado con micro-mecenazgo; han impulsado grupos de lectura; han colocado en la red recursos como vídeos divulgativos.

M.O.: El nombre del congreso dice ya algo muy importante, pero cuéntanos, ¿por qué Pensar con Marx hoy? ¿Por qué ese “hoy”?
E.S.:
Los títulos de las ponencias y de las comunicaciones están marcados por la crisis, por el conflicto, la movilización y las ganas de construir una alternativa, de mirar dentro de la tradición marxista a ver qué dice Marx, pero sobre las cosas que nos preocupan hoy. En ese congreso básicamente vamos a hablar de cuestiones que tienen que ver con el mundo contemporáneo, con el capitalismo real. Marx entendía que era el capitalismo sobre lo que debíamos centrar nuestras luchas, encontrar los elementos de fractura y construir la alternativa.

M.O.: Pero es un encuentro en un ambiente académico.
E.S.:
El congreso no pretende ofrecer respuestas teóricas a problemas teóricos. Se trata de debates teóricos para ayudar a encontrar respuestas prácticas a los problemas prácticos que nos encontramos: cómo son las clases sociales hoy, cómo funciona el conflicto, la forma partido, el debate de los cuidados en el marco de un capitalismo que cuestiona la propia reproducción de la sociedad y de la fuerza de trabajo, la crisis ecosocial. Pensar con Marx hoy debe más al conflicto de Amazon, a Coca Cola en lucha o al 8M que a debates academicistas.

M.O.: 200 ponentes de 20 países de 4 continentes. Resulta abrumador. ¿Cómo ha sido el proceso para su organización?
E.S.:
Se trata sin duda de uno de los eventos académico más importante sobre Marx a nivel mundial. Pero déjame decir que el congreso no es un evento aislado, sino la desembocadura de innumerables actividades. Lo que hay detrás es una experiencia acumulada de grupos de lectura, de conferencias, seminarios... y tampoco va a ser la fase final, aunque sí constituye un salto cualitativo, dar continuidad es un reto pero sería absurdo que el congreso se agotase en sí mismo, como si tuviéramos que justificar el año del bicentenario con algo... Consolidación de redes de investigación, consolidación de seminarios, consolidación de libros, de revistas y de colecciones, fortalecer y poner en contacto a esas redes, pensar y actuar para transformar es un esfuerzo colectivo.

M.O.: ¿Colectivo en contraposición a lo individual? ¿en qué sentido? Al final, para estudiar hay que sentarse a solas...
E.S.:
Hay que desechar la idea, muy burguesa por cierto, del intelectual solitario, ese que por su capacidad individual deslumbrante saca ese libro, esa teoría, esa tesis, ese concepto que nos va a llevar a clarificar el mundo. Pues no. Si la actual socialización de la producción no tiene parangón en la historia del capitalismo, su solución no va a venir de marco individual privilegiado del pequeñoburgués, conspiradores muy preparados que dan el asalto intelectual al capitalismo. La gente que viene al congreso es muy consciente de ese individualismo que ha aquejado a la izquierda. Vamos a analizar los problemas desde distintas miradas, pero no elevando el tiro desde el elitismo intelectual sino tratando de dar munición para una práctica revolucionaria más precisa, más afinada.

M.O.: Te gustaría dedicar el congreso a las personas del Comité fallecidas este año.
E.S.:
Hay cinco personas que estaban en nuestro Comité Científico y han muerto antes de la celebración del mismo, estoy hablando de Javier Navascués, de Samir Amin, de Theotonio Dos Santos, Domenico Losurdo y Josep Fontana. Han sido golpes muy duros, pero a ellos les dedicamos el Congreso. A ellos nuestro homenaje y nuestro infinito reconocimiento.

Publicado en el Nº 319 de la edición impresa de Mundo Obrero septiembre 2018

En esta sección

“Lo posible y lo necesario”: una apuesta cinematográfica, de largo aliento, por la recuperación de la memoria Antonio Machado, su poesía y su España9 títulos de novela negraEl capital como enemigo de la vidaEl Barranco de la Huesa

Del autor/a

Eddy Sánchez: "El congreso 'Pensar con Marx hoy' da munición para la práctica Gustavo Machín: "Me siento orgulloso de la democracia cubana"Antonio Maíllo: “Con Susana Díaz en Madrid, Rajoy seguiría en La Moncloa”Daniel Bernabé: "Los grandes problemas de nuestras vidas derivan de tu posición de clase"Samir Amin: “El proyecto de la UE es, desde sus inicios, un proyecto americano”