La precariedad y clase social a través de sus conflictosLa lucha de la clase trabajadora hoy Poner los conflictos en común para hacernos más fuertes.

Gema Delgado 29/09/2018

El escenario central, el espacio 13 rosas de la Fiesta del PCE se inauguró la noche del viernes con un acto de lucha y rebeldía: la que mantienen en defensa de su empleo las trabajadoras y trabajadores de Coca-Cola, Vestas, Amazon, Ryanair, Vestas, las empleadas de hogar, los Servicios Sociales Externalizados y los del sector de taxi. Casi todas son luchas contra trasnacionales, contra la deslocalización y contra una precariedad creciente y salvaje. Se habló de los conflictos propios, pero sobre todo de la colectivización de los mismos para aumentar la resistencia. De las experiencias compartidas y de la necesidad de apoyarse. Cada uno relató la situación en la que se encuentran, la luchan que llevan a cabo y las reivindicaciones que presentan. Pero todos concluyeron con que lo importante es “poner los conflictos en común para hacernos más fuertes”.

Alberto Pérez, de Coca-Cola en lucha recordó que ya llevan casi cinco años de lucha y que no pararán hasta que den solución al conflicto, un lustro en el que siempre han estado acompañados por el Partido, dijo: “Gracias al PCE y a la lucha colectiva demostramos que es posible luchar contra las multinacionales y los gobiernos que no escuchan a los trabajadores”. Añadió que “la lucha es el único camino y que la colectivización de los conflictos es esencial”.

Los trabajadores de Vestas, que están en huelga indefinida desde el pasado 16 de julio en respuesta contra la deslocalización de la empresa, agradecieron a “los compañeros de Coca-Cola que nos hayan abierto los ojos a la hora de hacer una caja de resistencia”. También a levantar un campamento como el que mantienen y piquetes que desde las cinco de la mañana impiden que la empresa se lleve la maquinaria de una fábrica que emplea a 362 personas y de la que dependen 2000 familias que trabajan en empresas subsidiarias. “La empresa número 1 en la fabricación de aerogeneradores es también la número 1 recortando derechos, pero nosotros seguimos en pie cada día más decididos a luchar hasta el final” dijeron Héctor y Ruben al grito de ¡Vestas no se cierra!

El conflicto que mantienen los trabajadores de Amazon es contra el recorte de derechos al cambiarles el convenio que tenían por uno de logística que empeoraba significativamente sus condiciones de trabajo. Cuenta Luis Miguel Ruiz que cuando el comité de empresa convocó huelga para el 21 y 22 de marzo se llevaron una enorme sorpresa. Pensaban que la gente era joven y que no tendría conciencia de clase. La sorpresa llegó cuando la huelga fue secundada por el 85% de la plantilla. La lucha sigue. Se endureció, hubo cargas, detenidos y sanciones. Pero continúan batallando.

Manuel Lindez resumió la batalla que está dando el sector del taxi, en su 80% autónomos, frente a las VTC, y de las garantías que ofrecen los taxista y las exigencias que les piden frente Uber Cabify. Del resultado de esa lucha nació la toma de conciencia de la necesidad de unir al sector. “Se propudujo una globalización del conflicto con estibadores, repartidores de prensa, trabajadores de Coca-Cola… Hemos aprendido de otras luchas, algo que el sector del taxi no estaba acostumbrado”.

De los motivos de la huelga de Ryaniar habló Manuel Lodeiro, que trabaja como sobrecarga. Es residente español pero la empresa cotiza por él en Irlanda, de forma que cuando va al médico tiene que hacerlo como trabajador irlandés desplazado… entre otras cosas. Las movilizaciones que empezaron en Portugal, siguieron en Italia, Bélgica y España y se extienden ahora a Alemania y Holanda. Piden que Ryanair aplique la legislación local.

Los servicios sociales externalizados denunciaron que el 80% de las y los profesionales que trabajan en los servicios públicos están contratados por el sector privado y demandan que la Administración gestione directamente esos servicios, que son básicos y esenciales para la sociedad. En este sentido, agradeció al Partido la reivindicación que siempre ha mantenido por esa reivindicación directa.

Carolina Elías, del colectivo de empleadas del hogar también subrayó la importancia de su trabajo ya que todos necesitamos cuidados desde que nacemos hasta que morimos, pero que el sistema las precariza, esclaviza y explota. Hasta 2012 no se les reconoce que su salario no puede estar por debajo del SMI, pero todavía no pueden tener prestaciones de desempleo entre otras muchas cosas.

La secretaria de Acción Social de CC.OO, María Cruz Vicente, y de la CGT, Tomás Rodríguez, también intervinieron en el acto para pedir la derogación de las leyes laborales, el fin de la precariedad, reivindicar la calidad de empleo y el reparto que la riqueza que no se está generando, entre otras medidas.

Sira Rego, secretaria de Acción Política y Conflictos de IU, sintetizó así el debate:
“Aquí tenemos el retrato de un modelo de relaciones laborales en este país: la precariedad, el paro estructural…. “ Para romper con esto dijo que hay que tomar medidas modélicas como la derogación de las reformas laborales, planes de empleo, salarios decentes y confrontar el modelo porque no sólo existen alternativas a la precariedad.

En esta sección

Las Brigadas Internacionales, un día de octubreRTVE y servicio públicoLa verdad de la guerra8 novelas sobre la TransiciónBertolucci, unas notas en el acordeón

Del autor/a

La cara cruel y sangrienta de la TransiciónErnesto Alba: “Adelante Andalucía será lo que el pueblo andaluz quiera que sea”Geopolítica en Oriente PróximoDe una trifulca en un bar a un acto de terrorismo: el caso Alsasua40 años de impunidad, ya basta