Por el fin de la ocupación de PalestinaAhed Tamimi, ejemplo de resistencia, orgullo y dignidad La joven palestina, encarcelada durante ochos meses por Israel, declaró parafraseando al Che: "donde exista la opresión esa es mi patria".

Mikel Hernández 29/09/2018

La Fiesta del PCE acogió esta tarde a las 18:00h en su Escenario Central “Trece Rosas” un acto por el fin de la ocupación de Palestina con la presencia de Ahed Tamimi y su familia. Tamimi de 17 años, ha pasado 8 meses en prisión de la que salió el pasado mes de julio por abofetear a dos soldados israelíes.

Charlotte Kates, Coordinadora de Samidoum, organización de apoyo a los presos palestinos denunció el proyecto racista y colonialista de Israel sobre Palestina, recordó a los 6000 presos políticos palestinos que se encuentran en las cárceles y pidió el boicot a Israel como medio de denuncia y presión sobre el ente sionista.

Manu Pineda, responsable de Relaciones Internacionales del PCE, elogió la lucha de la familia Tamimi, con la que se siente estrechamente vinculado y a la que considera su propia familia. Relató el sufrimiento de esta familia, que ha perdido a varios de sus miembros asesinados por las fuerzas de represión de Israel; recordó que el padre de Ahed ha pasado 9 veces por las prisiones israelíes, consideró a Ahed un nuevo símbolo de la resistencia del pueblo palestino, ejemplo de resistencia, orgullo y dignidad y recordó que el nombre de Ahed significa compromiso, promesa y ella ha prometido no parar hasta liberar a Palestina de los sionistas. La causa palestina no es sólo para los palestinos, sino una causa para todos los revolucionarios, concluyó.

Bassem Tamimi, el padre de Ahed, activista de la causa por la liberación de su pueblo, explicó que la ocupación no entiende otro lenguaje que el de la resistencia, que Palestina está a la vanguardia de los pueblos del mundo que luchan por una causa justa y que Israel es el guardián del imperialismo y de los fabricantes de armas, enemigos de la humanidad. “Pertenezco, -afirmó- a una generación que lucha y sigue luchando frente a la ocupación. Transmitimos la necesidad de resistencia a nuevas generaciones para lograr el fin de la ocupación”.

Bassem pidió la solidaridad global de todos para enfrentar el colonialismo y el imperialismo, una solidaridad que se mueva no por lástima, “no queremos generar falsa solidaridad, sino solidaridad con nuestra justa lucha”, afirmó. “Vuestra solidaridad, -añadió- es una obligación, un compromiso con nuestra lucha justa. Vosotros no seréis libres mientras yo no sea libre”, concluyó Bassem, lo que generó una emotiva ovación por parte de los asistentes.

Ahed Tamimi finalizó el acto relatando múltiples atropellos por parte de la potencia ocupante. Relató que ayer mismo habían muerto asesinados 7 palestinos a manos de las fuerzas israelíes; recordó a los 6000 presos palestinos en las cárceles, a los tribunales injustos, a la desatención médica; pidió unidad para acabar con el capitalismo y el colonialismo, solidaridad y presión para que los gobiernos interviniesen contra la opresión de su pueblo y parafraseó aquellas palabras del Ché, que hacía su patria de cualquier lugar donde existiese la opresión.

En esta sección

Las Brigadas Internacionales, un día de octubreRTVE y servicio públicoLa verdad de la guerra8 novelas sobre la TransiciónBertolucci, unas notas en el acordeón

Del autor/a

La información es un derecho, no una mercancíaEl impacto de los tratados de libre comercio en nuestras vidas cotidianasUn impulso movilizadorUna Unión Europea irreformable, hecha a la medida del gran capital Ahed Tamimi, ejemplo de resistencia, orgullo y dignidad