Escenarios

TeatroJessie Etchells. Una historia olvidada en medio del Atlántico

Iván Alvarado 03/10/2018

Obra: Yo soy Jessie Etchells.
Dirección: Luis O´Malley.
Dramaturgia: Javier Estévez.
Intérprete: Guacimara Correa.
Música: Nisamar Díaz Pérez.
Función: 9 de agosto (estreno). Teatro Hespérides en Santa María (Gran Canaria).
Próximas funciones ver: https://www.2rcteatro.es/

Perdido en medio de las remotas montañas de la isla de Gran Canaria, allí donde el costumbrismo sigue siendo un género teatral aceptado, en un municipio de escasos 13.000 habitantes, surge la historia de Jessie Etchells (1892-1933), una mujer olvidada, otra más, recuperada gracias al proyecto de Javier Estévez.

La función enmarcada dentro del “Primer Encuentro de Creadores Guienses” recupera la historia de la citada autora, pintora vanguardista británica, que terminó viviendo en la isla de Gran Canaria tras su matrimonio con el empresario agrícola británico David J. Leacock, famoso entre otras cosas por donar su fortuna, valorada en 3.000 millones de las antiguas pesetas, a sus 11 trabajadores, pues según él: “lo de los canarios tenía que ser para los canarios” (El País, 22 de mayo 1980).

El texto, de claro corte biográfico, se mueve en el constante conflicto de la reivindicación de Jessie con los elementos de su realidad: vivir en las Islas Canarias, su matrimonio con un gran empresario, la vivencia de la I Guerra Mundial, su producción artística y sus hijos.

Ambientada en el camarote del Highland Monarch, barco en el cual realizó su truncado viaje de vuelta a Inglaterra tras su separación matrimonial, y con música de piano en directo de la mano de Nisamar Díaz, la vida de Etchells va apareciendo a borbotones, con una cadencia constante que oscila entre la pasión inicial de cada pasaje y el sosiego del desarrollo de dicho episodio.

El monólogo, a mitad de camino entre la reivindicación de género y la memoria histórica, ya que el estado de la residencia del matrimonio en la isla está en un estado lamentable, es sostenido con bastante soltura por Guacimara Correa, aunque con los nervios propios de un estreno, que en algún momento hicieron perder frescura a la exigente interpretación.

Respecto al conflicto central, la reivindicación vital de Jessie Etchells como mujer, el autor ha dejado pasar una oportunidad excelente para abordar la interseccionalidad, al dejar de lado los conflictos de clase y los de raza, teniendo en cuenta que en la autora se encarnaban los tres de algún modo u otro.

Nos encontramos, no obstante, ante uno de los mejores textos que se han escrito en los últimos años en Canarias, sin perder de vista que es la opera prima de Javier Estévez y que viene a reflejar con claridad que, gracias de la mano de una serie de autores (cito algunos, no todos): los hermanos Bazo, ligados a Cuarta Pared, donde Yeray Bazo ha co-escrito con Javier Yagüe Nada que perder; Miguel Ángel Martínez, con su obra El Corredera; Rafael Rodríguez, ganador de numerosos premios a nivel estatal en el campo de la dirección escénica; Nacho Cabrera al frente del Teatro La República y Carmen Márquez ex directora del Festival de Agüimes, uno de los más prestigiosos a nivel estatal; Canarias, “Eppur si muove”.

Publicado en el Nº 319 de la edición impresa de Mundo Obrero septiembre 2018

En esta sección

“Lo posible y lo necesario”: una apuesta cinematográfica, de largo aliento, por la recuperación de la memoria Antonio Machado, su poesía y su España9 títulos de novela negraEl capital como enemigo de la vidaEl Barranco de la Huesa

Del autor/a

Jessie Etchells. Una historia olvidada en medio del AtlánticoIslandia, un viaje a ninguna parteLa infancia que desespera por la espera de un nuevo GodotEnésima críticaEl fin de la violencia… intento frustrado de desobediencia civil