Esperando a los bárbaros

Cultura Debe volver el gran PCE de la literatura, el arte, la filosofía, el cine y las artes plásticas como motor del cambio.

Felipe Alcaraz Masats 03/10/2018

La cultura y el arte se pueden explicar, obviamente, sin el PCE, pero el PCE no se puede explicar sin la cultura y el arte, al menos hasta ese periodo en que la institucionalización y el mercado electoral permanente los intentaron convertir en un valor de cambio. Creo que esto lo he dicho alguna vez, pero hay cosas que es importante repetirlas, con motivo o sin él, hasta que adquieran un grado aceptable de socialización.

Lo que quiere decir que si “vuelve” el PCE, vuelve una relación especial entre cultura y política transformadora. Cuando un partido construye una estrategia al margen de la cultura y el arte, esta se parece mucho a una subasta, sufriendo la ausencia de una perspectiva de fondo a la hora de considerar la historia, las relaciones y hasta la educación sentimental.

Y si “vuelve” deben volver también aquellos artistas e intelectuales que hicieron posible un gran PCE. En este sentido, parece que en la Fiesta del PCE 2018 puede darse un acto en el que intervengan artistas como Juan Genovés o Andrés Vázquez de Sola, entre otros, como anuncio de lo que sería, en torno a mediados de diciembre (posiblemente el día 14, cuando se dio la gran huelga general de la democracia, o murió la irrepetible María Teresa León), unas jornadas de reencuentro que marcarían una perspectiva en que, en el interior del PCE, la cultura y el arte se convertirían en un valor de uso, inseparable de ese imaginario de una nueva sociedad que nos sigue moviendo en la lucha diaria.

Se tratará, a mi juicio, del reencuentro de la gente de la cultura en el marco no ya solo del PCE, sino de ese frente amplio que puede servir de palanca a la estrategia de cambio profundo de la unidad popular. Y en eso radicaría la radical modernización, no en el hecho de que anunciemos, en el marco de un pensamiento débil, una lectura “suave” del materialismo histórico y del motor incansable de la lucha de clases.

Si “vuelve” el PCE, por tanto, debe volver una secretaría, una comisión de cultura y un grupo motor que trabaje en unas relaciones estratégicas, al margen de esa rabiosa actualidad que no pocas veces convierte a los intelectuales en simples abajofirmantes. No debe volver un grupo inscrito en el mercado laboral permanente de las elecciones, como una especie de subsector de la política de comunicación e imagen. No es eso, no es eso. Debe volver el gran PCE de la literatura, el arte, la filosofía, el cine y las artes plásticas como motor de cambio y explicación de las condiciones concretas de existencia. Se puede.

Publicado en el Nº 319 de la edición impresa de Mundo Obrero septiembre 2018

En esta sección

Las Brigadas Internacionales, un día de octubreRTVE y servicio públicoLa verdad de la guerra8 novelas sobre la TransiciónBertolucci, unas notas en el acordeón

Del autor/a

AndalucíaFascismoCulturaLa mujer invisibleLa gente sabe latín