Entrevista Secretario Área Externa del PCECarlos Vázquez: "'Caminando hacia el 27 de octubre' es un hito para la construcción de unidad popular"

J.M. Mariscal Cifuentes. Director de Mundo Obrero 23/10/2018

Continuamos presentando en Mundo Obrero a través de entrevistas a los y las camaradas que forman parte del nuevo Secretariado del Comité Central del PCE. En este caso entrevistamos a Carlos Vázquez, dirigente de amplia trayectoria en la UJCE, donde fue Secretario General, y en la organización sevillana y andaluza del PCE.

MUNDO OBRERO: ¿Cómo afrontas esta nueva etapa?
CARLOS VÁZQUEZ:
Con muchísima ilusión, es motivo de orgullo formar parte del secretariado del Comité Central, de la dirección emanada del XX Congreso, esto supone un doble motivo de satisfacción, ya que desde que entré a militar en la Juventud Comunista he sido un firme defensor del marxismo-leninismo, casi siempre a contracorriente. Los acuerdos del XX Congreso se articulan, además, en torno a dos ejes: la Revolución Democrática que lleva adherido el proceso de construcción de unidad popular. El Área Externa, por lo tanto, juega un papel crucial para el desarrollo de los acuerdos, ya que pasan necesariamente por la movilización social, sostenida, consciente y unitaria.

M.O.: ¿Qué diagnóstico haces de los procesos de movilización? ¿En qué momento nos encontramos?
C.V.:
Desde hace unos años se viene identificando a las movilizaciones organizadas contra los ataques del capitalismo neoliberal, contra los recortes, con el término mareas. No sé a quién se le ocurrió, pero representa perfectamente el funcionamiento del movimiento, momentos de auge y momentos de reflujo, pleamar y bajamar, pero con una dinámica imparable y en la que nos planteamos que, cuando la marea baja, hay que hacer que quede el sedimento de la organización, de la unidad popular. La movilización social, en estos tiempos de combate contra el capitalismo y el neoliberalismo no es un recurso retórico ni poético, sino que surge de la más absoluta necesidad de los sectores populares, como expresión cívica de las víctimas de las políticas de recortes. Las mareas muestran que había una necesidad de encauzar organizativamente el conflicto, expresiones que son capaces lanzar propuestas amplias que agrupen a las comunidades. Por ejemplo, la marea verde es capaz de aunar en un espacio al conjunto de los actores de la comunidad educativa: estudiantes, profesorado, interinos, padres y madres, personal de administración y servicios, mayoritariamente privatizado, etc.

M.O.: Nuestra estrategia pasa por tratar de unir las luchas, superar la fase corporativa que decía Gramsci, para entrar en la política. ¿Es posible?
C.V.:
Caminando hacia el 27 de octubre es la prueba de que es posible, como desde cada lucha sectorial se llega a la conclusión de que para avanzar hay que conectar con el resto de luchas, identificando objetivos comunes. Esa es la personalidad de este movimiento. Nuestra tarea es consolidar este espacio de encuentro de lucha y movilización de todo aquel que lucha contra el capitalismo en sus diversas formas. Un punto de encuentro donde diversas realidades ideológicas, políticas, sindicales y sociales conformasen un punto de partida desde la movilización. Eso es Caminando hacia el 27, partiendo de la experiencia que significaron las Marchas de la Dignidad, con el Pan, Trabajo, Techo; partiendo de las experiencias de trabajo abiertas, plurales y por abajo del movimiento feminista.

M.O.: ¿Cuáles han sido las tareas del Área Externa del PCE persiguiendo ese objetivo de unidad en lo concreto?
C.V.:
Hemos comenzado realizando un diagnóstico colectivo y lo más afinado posible, sobre las bases de la movilización feminista que tuvo su hito en la Huelga del pasado 8 de marzo y las movilizaciones de pensionistas pero recogiendo, sobre todo, las experiencias acumuladas de la multitud de luchas de plataformas, colectivos y organizaciones. A partir de ahí, y con los acuerdos de la Comisión Política del CC se establecen tres líneas de trabajo que atañen al conjunto del partido, pero especialmente a los comités de los núcleos. En primer lugar la extensión de la convocatoria de la movilización y la articulación de los espacios unitarios, que tienen que ir bajando al menos al conjunto de las provincias; en segundo lugar continuar con un trabajo que llevamos haciendo desde enero, coordinar al conjunto de los y las camaradas en cada una de las plataformas y luchas sectoriales y en último lugar, pero no menos importante, cada militante es un altavoz, un promotor, un organizador de la protesta. En la escuela de verano del PCE se constató la ilusión de los cuadros del partido porque hay tareas claras, aunque hay algunas dinámicas que debemos de superar.

M.O.: ¿Cuales son esas dinámicas a superar?
C.V.:
Me refiero a algo que ya hemos identificado en los debates y acuerdos congresuales. Esta organización ha estado, y está en muchos casos volcada, o condicionada, por las tareas institucionales o por la cita electoral de turno. Otro elemento a superar es el desequilibrio entre el peso del trabajo organizativo, interno y el tiempo que dedicamos a las tareas de los y las comunistas en el tejido social. Estas son las dos cuestiones básicas que debemos superar y sabremos hacerlo, debemos volcarnos más en eso que llamamos la presencia y la organización del conflicto, eso implica que las estructuras de dirección del conjunto de los territorios, incluso la distribución de responsabilidades entre los camaradas que conforman los comités de los núcleos debe orientarse en esa dirección. Cuando se organiza a la militancia en el conflicto, superando la orfandad que muchos y muchas activistas comunistas han sufrido en sus frentes de lucha, cobra un nuevo sentido, una especial relevancia la pertenencia al partido, las reuniones de los núcleos son útiles y eso se nota. El partido tiene una virtualidad, de manera natural nuestros camaradas están implicados en tareas unitarias de lucha, pero en muchos casos les ha faltado dirección, una línea de trabajo que de alguna manera le diera sentido al trabajo conjunto de los camaradas que están en el mismo frente.

M.O.: Comenzamos el curso político con importantes citas de construcción de la unidad popular, el 27 de octubre y el encuentro estatal de organizaciones republicanas del 10 de noviembre. ¿Cómo se relacionan ambos eventos?
C.V.:
Somos conscientes de que estamos en un momento estratégico de lucha por la revolución democrática, como diría Álvaro Cunhal, no todos los que luchan por la democracia lucharían por el comunismo, pero todos los comunistas luchamos por la democracia. Estamos estableciendo un punto común con gente que no tiene por qué compartir nuestros objetivos estratégicos pero que sí comparte los objetivos inmediatos, estamos plenamente identificados con los cuatro ejes de reivindicación de la movilización del 27 de octubre: distribuir riqueza, recuperar el planeta, conquistar derechos y garantizar una vida digna. Todo esto tiene una tabla desarrollo de múltiples ejes en torno a esos cuatro elementos. Pero no olvidemos que debemos ser capaces de impulsar la movilización social unitaria y vincularla en el imaginario colectivo a un modelo de Estado alternativo, una República democrática de los trabajadores de toda clase y condición. Por eso es muy importante que se esté desarrollando el Encuentro Estatal de organizaciones republicanas que por fin va a tener su cita el 10 de noviembre. Este encuentro tiene, a su vez, un esquema muy práctico, es decir, no se trata de redactar una constitución republicana sino de poner en marcha un modelo y un plan de trabajo de reivindicación de la República, lo cual evita perder el tiempo en discusiones bizantinas sobre la redacción del artículo tal o cual, ya llegaremos a eso. La Comisión promotora nos ha informado de que se está trabajando con una base de 400 organizaciones republicanas de todo el Estado. Un esquema muy parecido al que tan buen resultado dio en Andalucía el año pasado.

M.O.: ¿Ha afectado la llegada del PSOE a la Moncloa en la organización de Caminando hacia el 27?
C.V.:
Quizás a afectado a algunos que no estaban en la plataforma. Curiosamente los primeros encuentros tuvieron lugar con el gobierno de Sánchez recién nombrado. Los colectivos de la plataforma conocen perfectamente cómo se las gasta el PSOE en el gobierno, que se lo pregunten a la Plataforma de Afectados por las Hipotecas, o a la marea verde en Andalucía. Es más, pienso que con la llegada del PSOE al gobierno hay que redoblar los esfuerzos de movilización. El PSOE tiene más peligro porque aplica las mismas políticas mientras te pasa la mano por el lomo o te entretiene con fuegos de artificio.

Publicado en el Nº 319 de la edición impresa de Mundo Obrero septiembre 2018

En esta sección

El PC Asturias apoya la campaña "Reprueba la corona" lanzada por IUTener un general dentro de la mochilaEl movimiento por la 3 ª República se organizaLa estela de Long HopeSi nos movemos, cambiamos todo

Del autor/a

En defensa del derecho a decidirSi nos movemos, cambiamos todoCarlos Vázquez: "'Caminando hacia el 27 de octubre' es un hito para la construcción de unidad popular"Enrique Santiago: “El acuerdo sobre los Presupuestos Generales del Estado (PGE) lleva la impronta de los colectivos en lucha y las víctimas de la crisis”Eddy Sánchez: "El congreso 'Pensar con Marx hoy' da munición para la práctica