Concluyen los actos de homenaje del I Centenario de CamachoUnión de las fuerzas de la política, la cultura y el sindicato para renovar el compromiso de seguir el camino abierto por Marcelino

Gema Delgado 30/10/2018

El lunes 29 de octubre, concluyó la larga serie de actos del centenario del nacimiento de Marcelino Camacho que se han ido celebrando a lo largo de todo el año. Y se clausuró precisamente en el auditorio de la sede madrileña de CCOO que lleva su nombre, donde se le despidió, puño en alto y bajo una bandera roja y republicana, otro 29 de octubre de 2010.

Fue un evento en que se fueron hilando muchos reconocimientos y muchas voces conocidas. Jaime Cedrún, como secretario general de la federación madrileña de CCOO comenzó el evento diciendo que el sindicato sigue en su empeño de cumplir el sueño de Marcelino de acabar con la explotación, igual que un día se acabó con la esclavitud. La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, compartió su recuerdo de joven abogada escuchando y aprendiendo de un sindicalista, que fue su “maestro” y “que nos dio una vida diferente”. Se comprometió con que Marcelino tendrá una estatua en Madrid financiada por una suscripción popular.

Fueron Marcel Camacho y Yenia, el hijo e hija de Josefina y Marcelino quienes pusieron en valor todos los actos realizados a lo largo del año, y que han posibilitado que el hilo de la memoria de su padre haya podido tirar de la memoria de otras historia, “porque la memoria nos ayuda a vencer”.

Entre versos, como los de Celaya, y canciones de Manuel Gerena y un Juan Pinilla que levantó a todo el auditorio en más de una ocasión, fueron sucediéndose las palabras vivas y las grabadas. Frases como que Marcelino abrió el camino y que necesitamos memorias que nos empujen.

Pilar Barden, que no pudo asistir, habló desde la pantalla. “En el corazón te llevo y en la memoria nos encontraremos… porque cuando no tengamos vida habrá gente que nos lleve en los corazones” dijo, para dirigirse a continuación al público: “Estáis vosotros y las siguientes generaciones para seguir luchando como Marcelino”.

Y esa jóvenes voces sindicalistas también hablaron. Patricia San Arturo, delegada sindical de CCOO, lo hizo recogiendo con determinación y convicción el testigo y diciendo que “Marcelino, nos ha enseñado a todos que el sindicato no era solo una herramienta para actualizar las tablas salariales, sino que es mucho más, que es una herramienta de transformación social, de una sociedad que era injusta y lo sigue siendo. El luchó toda su vida pero no pudo conseguirlo todo. Por eso aquí estamos, para seguir luchando”. Laura Moreno, afiliada, habló de lo que las y los jóvenes de CCOO aprendieron del líder sindicalista y de lo que menos se habla hoy: “seguimos luchando, como Marcelino para que la democracia llegue a las empresas”.

El poeta Luis Montero contó una anécdota significativa de la necesidad de recordar el pasado reciente de nuestra transición, que no fue tan pacífica y festiva. Esa tarde de camino a casa la calle estaba cortada porque estaban grabando una película; en la calle había furgonetas de la policía y los grises corrían a palos tras los jóvenes que se manifestaban. Alguien dijo: “mira, como en el mayo del 68”. El hoy director del Instituto Cervantes replicó, “No, es como en España en el 74, en el 75, en el 76, en el 77, en el 78....”.

Fue un acto que unió al mundo de la cultura y al mundo obrero, a la poesía con la política, la música y la lucha obrera. La palabra unión fue la más repetida, ya no sólo desde el deseo y la voluntad sino como necesidad de agruparnos frente a unos vientos oscuros que llegan de Europa y del otro lado del charco, se dijo. Hasta Víctor Manuel lo repitió en la penúltima canción de la noche, que forma parte de su último álbum: “Hay que apretar el puño y caminar. Hay que juntar las fuerzas y caminar”. Aunque la última canción, la compartida, de pie, puño en alto, fue la Internacional.

La intervenciones finalizaron con la lectura del Manifiesto en las voces de los líderes de las tres organizaciones en las que militaron Marcelino y Josefina: la de Enrique Santiago, por el Partido Comunista de España, la de Alberto Garzón, por Izquierda Unida; y la de Unai Sordo, por CC.OO.

>> Enlace Manifiesto

En esta sección

Unión de las fuerzas de la política, la cultura y el sindicato para renovar el compromiso de seguir el camino abierto por MarcelinoEn recuerdo del camarada “Paco el de la Belter”Escuela de Formación Central, primeros pasos de nuestra batalla ideológicaEl Comité Central acelera el ritmo de trabajo para dirigir la acción de todo el PartidoEl Partido Comunista de Galicia despide en Orense a la comunista e incansable luchadora Marisa Lorenzo

Del autor/a

40 años de impunidad, ya bastaUnión de las fuerzas de la política, la cultura y el sindicato para renovar el compromiso de seguir el camino abierto por MarcelinoLo posible y lo necesario, ayer y hoyNavantia, más allá del dilema entre fabricar armas o mantener el empleoEl procurador de IU-Equo lleva a las Cortes de Castilla y León las reivindicaciones de Parados en Movimiento