Crónica del II Foro de fuerzas progresistas, ecologistas y de la izquierda europeaPartidos políticos, sindicatos y movimientos sociales europeos se dan cita en Bilbao para hablar del proyecto de una Nueva Europa Nuestro proyecto para una Nueva Europa tiene que confrontar con los modelos neoliberales y dar certezas a quienes sufren problemas en sus vidas.

José Luis Centella Gómez. Presidente del PCE 27/11/2018

Los días 9, 10 y 11 de noviembre nos hemos reunido en Bilbao cuatrocientas personas de más de 50 partidos políticos, sindicatos y movimientos sociales, la pluralidad política abarcaba desde los laboristas británicos de Corbyn, hasta diversos partidos comunistas, pasando por grupos Verdes y socialdemócratas como el francés Hamon, ultimo candidato del PSF a las presidenciales francesas. También se contó con representantes del PT de Brasil, del Gobierno de Correa y del grupo Demócratas Socialistas de los EE.UU. que explicaron cómo están sufriendo en sus Estados el avance de las fuerzas de la derecha más extrema.

Han sido días de debate amplio sobre temas sindicales, feministas, ecologistas, sociales, alcanzando interesantes conclusiones que tendremos tiempo de valorar en lo que se considera el cuerpo político del Foro, configurado por los relatos de los foros y asambleas, más una declaración final. Pero más allá de la literalidad de los textos -que hay que leer desde la referencia a la pluralidad de las fuerzas presentes- lo realmente importante es constatar que este II Foro de Fuerzas Progresistas, Ecologistas y de la izquierda europea que se celebra en Bilbao supone un avance en referencia al I Foro del año pasado en Marsella, tanto en participación como en contenidos. Nos planteamos que fuera no sólo un encuentro para la reflexión sino también para la acción, por lo que es muy importante la participación de sindicalistas y movimientos sociales en los debates que celebremos los próximos días.

El gran reto en el que coincidimos las fuerzas progresistas, ecologistas y de la izquierda europea es contribuir a evitar que solamente se presenten ante la sociedad dos proyectos, el de la derecha ultraliberal de Macron y el de la extrema derecha autoritaria de Salvini y Le Pen, porque serían dos caras de una misma moneda, la del sistema capitalista. Por ello se coincidió en la necesidad de construir un proyecto propio para una nueva Europa, que rompa los límites geográficos e institucionales que impone la actual Unión Europea y alcance a ser la Europa de los derechos sociales, ciudadanos, laborales, una Europa plenamente democrática con capacidad para garantizar todos los derechos humanos para todos los seres humanos.

Una nueva Europa construida sobre nuevas reglas en su articulación que permita cláusulas de salvaguarda para los Estados, desde el máximo respeto a la soberanía popular.

Nos enfrentamos a la realidad de que la gran coalición de derechistas y socialdemócratas sobre la que se ha construido la Unión Europea sea sustituida por una nueva coalición neoliberal reaccionaria, cuestión que reafirma aún más la necesidad de construir una propuesta propia que confronte con las dos anteriores.

Para construir nuestro propio proyecto de sociedad tenemos que analizar los cambios profundos que se han producido en una economía que globaliza la producción a la vez que pone todas las estructuras de poder al servicio del capital.

Se ha incrementado la desigualdad, se ha generado una gran cantidad de personas castigadas por el orden neoliberal, que han sido marginados por la globalización. El gasto militar crece en la misma medida que crece la pobreza y la pérdida de calidad de vida.

La realidad es que estamos en un momento de gran confusión para millones de seres humanos que se sienten inseguros ante lo que les rodea y sobre todo ante su futuro, por ello la cuestión de la seguridad, en su más amplio sentido, se sitúa en el centro del debate ideológico.

Ofrecer certezas frente al miedo y la inseguridad

El miedo y la inseguridad generan desconfianza, deslegitiman las instituciones y son caldo de cultivo para el crecimiento de la extrema derecha, que se llega a presentar como una alternativa antisistema como ocurrió en las elecciones de EE.UU. Y ha vuelto a ocurrir ahora en Brasil. Por esto hay que conjugar en una misma estrategia la construcción de una alternativa al capitalismo depredador con la construcción de un muro de contención a la extrema derecha, esta es la base de un llamamiento a impulsar una gran alianza antifascista en defensa de la vida, de la democracia, la justicia social, de la igualdad.

Hay que demostrar que la inseguridad no la crea el inmigrante, ni las políticas de progreso, la provoca quienes crean las condiciones que obligan a marchar de sus lugares de origen a millones de personas, la provoca quien lleva a cabo guerras que destruyen pueblos o quienes aprueban leyes que precarizan el trabajo y las condiciones de vida.

Nuestro proyecto para una Nueva Europa tiene que confrontar con los modelos neoliberales y dar certezas a quienes sufren problemas en sus vidas, de que se va a situar la economía al servicio de mejorar las condiciones de vida del pueblo; a quienes ven el deterioro del medio ambiente de que se va a recuperar la sostenibilidad porque sin la defensa del medio ambiente no hay vida; y hay que ser capaces de incorporar el feminismo a la centralidad de la acción social y política, porque significa una impugnación de un modelo de sociedad injusta que limita el desarrollo integral del ser humano y de una forma especial de las mujeres, el cambio, la alternativa serán feministas o no serán.

Desde esta base, este Foro quiere transmitir ilusión, esperanza porque hemos sido conscientes de que no basta solo con tener buenos argumentos, hay que trasmitir sentimientos y valores frente a la demagogia que trata de fanatizar a los pueblos.

Sin movilización, no hay transformación

Hay que contraponer una propuesta que despierte ilusión y se desarrolle en la base, en los barrios, en los centros de trabajo, allí donde se vive, se trabaja y se lucha, porque sin lucha, sin confrontación, sin movilización, no hay transformación.

Por ello se planteaba que es tan importante el combate de las ideas y del diseño de estrategias para afrontar batallas compartidas y construir una agenda política propia para no dejarnos llevar por las agendas que impone la derecha más extrema.

Desde diversas intervenciones de delegados de Partidos del Este de Europa se constata cómo cada día es más evidente que la extrema derecha no se prepara para avanzar electoralmente, sino para tomar el poder y construir una sociedad autoritaria, patriarcal que consolide estructuras de dominio y acabe con todo tipo de democracia, una extrema derecha que nos puede llevar nuevamente a la destrucción de Europa.

Constatamos que la diversidad es riqueza, si se antepone a lo que nos separa y desterramos personalismos y fraccionamientos porque de esta forma nos hacemos más fuertes y hacemos progresar en mayor medida lo que tenemos en común.

Tan importante como preparar el III Foro es dar continuidad todo el año al trabajo aquí señalado. Por ello se plantea constituir grupos de trabajo coordinados para las diferentes tareas de manera que avancemos en la cooperación y coordinación, en el trabajo colectivo. En este sentido hay que destacar el trabajo de las áreas del Movimiento Obrero y Feminismo del PCE, que han conseguido, por una parte introducir importantes cuestiones como el apoyo del Foro para que el próximo 8 de Marzo, la huelga feminista tenga un impulso europeo. Y, por otra parte, se aprobó impulsar un espacio de encuentro entre sindicatos y fuerzas políticas para coordinar luchas, ya que se puso en evidencia que solamente desde la activación del conflicto se puede hacer frente a las políticas antisociales, autoritarias, patriarcales que hoy imperan en muchos Estados de Europa.

Finalmente, se valoró la importancia de la continuidad de espacios de encuentro plurales y diversos que sin tener perspectiva electoral sirvan para disputar la hegemonía ideológica al capitalismo. Por ello es muy importante reafirmar el compromiso de continuidad para lo que se prolongó el mandato al Grupo de Trabajo que había preparado este encuentro en Bilbao de manera que siguiera la tarea del desarrollo de los acuerdos alcanzados en estos días y proponer dónde y cómo se organizaría el III Foro en el año 2019.

Publicado en el Nº 321 de la edición impresa de Mundo Obrero noviembre 2018

En esta sección

Thailandia: elefantes para un déspotaTrump vs. América LatinaBrasil, el pulso continúa entre Bolsonaro y LulaEstados Unidos persigue un colapso económico total de Venezuela aunque la población tenga que sufrir¿Un frustado golpe cívico-militar en Venezuela sin castigo?

Del autor/a

Aprobada en referéndum una nueva Constitución en CubaEl Gallego Fernández, un héroe de los nuestrosIdeas para el mensaje que debe marcar las próximas elecciones europeas pensando en el día despuésPartidos políticos, sindicatos y movimientos sociales europeos se dan cita en Bilbao para hablar del proyecto de una Nueva EuropaUnidad de la izquierda para hacer frente a la ofensiva imperialista