Las cadenas rotas

Las Fake News del sistema El sistema arma sus propias “fake news”, la cortina de humo que esconde la crisis económica y de representación en todo Europa.

Vanessa Angustia 01/03/2019

Escribo al calor del debate de presupuestos, sólo unas horas después y con el anuncio de Elecciones Generales sobre la mesa, reflexionando sobre el cierre de este periodo como militante de una organización de clase tras el ejercicio de su primer cargo institucional en una legislatura que han sido dos, con sus dos procesos electorales, su 155, su moción de censura y sus dos Gobiernos. Aprendiendo a ser dura cuando debo y siendo franca siempre: para algunos, el único interés en el juego, es practicar las trampas. Dicen que las “fake news” se extienden antes que la verdad, era cuestión de tiempo su versión institucional.

El sistema arma sus propias “fake news”, la cortina de humo que esconde la crisis económica y de representación en todo Europa. Con la lealtad partidista en horas bajas y la intención de voto, por tanto, más volatilizada que nunca cuando lo que nos jugamos son los derechos fundamentales y garantizar las condiciones materiales de la clase trabajadora, Moncloa trabaja con carnet de partido, sirviendo barones. Los presupuestos caen poniendo al independentismo entre la espada y la pared en un proceso paralelo al inicio del juicio del Procés, la derecha a tres difundiendo el odio y la mentira del “cuanto peor, mejor” y el espacio representado en Unidos Podemos defendiendo el aumento del 65% en gasto social que arrancamos al Gobierno. Era necesario que cayesen para armarse, pues la realidad es que la decisión del adelanto electoral estaba tomada, los barones amenazaban y el aliado que avanza por la derecha está debilitado intentando guardar la ropa y a la vez nadar con la extrema derecha.

Durante el debate de enmiendas a la totalidad de los Presupuestos fueron muchos los que apelaron a la defensa de la "base social" para justificar su posición, pero casi todos la fragmentaron para dirigirse a “la suya", nosotros y nosotras no olvidamos que hablar de base social es hablar de clase trabajadora y no olvidamos que nunca se gobierna para todas porque hay intereses y lucha de clases. Nos hemos quedado solos y solas para defender lo que de verdad es base social y no calado de voto: los trabajadores y trabajadoras en paro, la España desindustrializada, la del rural abandonado, la de las becas imposibles a estudiantes, la de la investigación precaria, la de los dos millones de personas que desde el extranjero rogarán dos veces el voto, la de las casi 20 mujeres asesinadas por el machismo en lo que va de 2019. Y sobre todo, nos hemos quedado solos para defenderla y darle futuro contra el populismo de la extrema derecha, nos hemos quedado solas para frenar a VOX y la derechización del bloque reaccionario.

Lo que ha caído tras la cortina de humo de los tramposos en el juego es nuestra libre expresión amordazada por ley, las 2000 familias que dependen de Alcoa, los marinos de Long Hope que agotan días sin pensiones, la cuenta atrás del cambio climático y una ley de transición energética que no verá la luz, el Pacto para el país feminista que ya viene y los derechos de las personas LGTBI que nos hacen iguales. Decía Gramsci que “la verdad es la táctica de la revolución”. Este febrero ha caído el esfuerzo de muchos y muchas de nosotras por unos presupuestos que lejos de ser perfectos, ponían la primera piedra de un estado social. Frente a quien traiciona a los que decía suyos, marcamos el horizonte claro, útiles desde la izquierda rupturista frente al régimen del 78 tocado al que ya sólo le queda incendiar.

En esta sección

LOTERÍA (Electoral) y APUESTAS DEL ESTADO (Borbónico)EUGENIO CANDELAS ANDRÉS
ALCALDE REPUBLICANO DE CHOZAS DE LA SIERRA (*)
Lúgubre Polonia26M: a por tu AyuntamientoAlgunos números de la Banca

Del autor/a

Los derechos rogadosLas Fake News del sistemaEl Talón de AluminioPlantar cara a una Europa que estallaNinguém solta a mão de ninguém