Hace unas semanas, ABB, uno de los monopolio del sector de la tecnología de producción de energía eléctrica, anunció un ERE que afectaría a 59 trabajadores 49 de la planta de Córdoba y 10 de la de Vizcaya. Este se suma a la larga serie de expedientes que han ido reduciendo la plantilla en la última década.

En esta ocasión, el motivo es eliminar parte de los empleos actuales, con derechos consolidados, para sustituirlos por empleos precarios ante la venta de la compañía a Hitachi. Hace exactamente un año, la plantilla de ABB Córdoba se movilizó ante las maniobras de la empresa que presagiaban la situación actual , lo que demuestra que se trata de una estrategia deliberada de la empresa.

Ante esta situación, los comités de empresa y los sindicatos CCOO y UGT están desarrollando una serie de movilizaciones para evitar estos despidos, que serían un nuevo golpe a la capacidad industrial del país, al tratarse de un sector estratégico. El próximo hito, que supone un salto en el conflicto, es la convocatoria de huelga para los días 17 y 18 de julio.

Además, el miércoles 17, trabajadores de la plantilla se concentrarán ante la sede de la empresa en Madrid – a partir de las 11 horas en la calle San Romualdo, 13-, movilización que ha sido apoyada por el PCE y la UJCE a través de un comunicado en el que llaman a acudir el miércoles a apoyar la lucha contra el ERE.