A pesar de los intentos y presiones de la ultraderecha racista, el pueblo boliviano ha hablado en las urnas y le ha dado una amplia victoria a los candidatos del MAS-IPSP, Luis Arce y David Choquehuanca, sumando el 54,2% de apoyo popular en las urnas.

Tras los golpes de Estado en Paraguay, Honduras y en la propia Bolivia, contra Evo en noviembre del año pasado, y tras el impeachment contra Dilma y la lawfare contra Correa y Lula, la victoria del MAS abre de nuevo el camino a la esperanza a los procesos progresistas en América Latina.

Deseamos que la victoria de Arce y Choquehuanca sea el inicio de los siguientes triunfos de la democracia en el plebiscito de Chile, del triunfo del binomio Arauz-Rabascall en las presidenciales de Ecuador en febrero de 2021, así como en las elecciones legislativas de Venezuela del próximo 6 de diciembre, en la que esperamos un triunfo arrollador de las candidaturas de apoyo al Gobierno Revolucionario del Presidente Maduro.

Secretario de Relaciones Internacionales del PCE