Unidas Podemos ha conseguido el decreto del gobierno de coalición para prohibir los desahucios de las familias sin vivienda alternativa y también los cortes en el suministro del agua, la luz y el gas. La prohibición se mantendrá hasta el final del estado de alarma el 9 de mayo de 2021. Para Unidas Podemos es una garantía fundamental del Escudo Social contra las consecuencias sanitarias y económicas de la pandemia.

Anabel Segado, responsable de la política de vivienda en el PCE, considera muy importante “que los tribunales tengan la obligación de solicitar un informe de vulnerabilidad con carácter vinculante y que la solución habitacional nunca sea en albergues o polideportivos sino en un hogar digno”.

El acuerdo inicial para proteger a los más vulnerables amenazados por los desahucios y sin alternativa habitacional se estancó por discrepancias sobre la política del PSOE de compensar a los grandes tenedores de vivienda (bancos y fondos buitre) supuestamente perjudicados por la paralización de los desahucios. Finalmente les imponen más condiciones para demostrar el perjuicio económico sin que puedan mantener la vivienda inutilizada.

El decreto amplía la seguridad anterior, obliga a las comunidades autónomas a facilitar la solución habitacional en una vivienda digna y protege a las familias con menores, dependientes y víctimas de la violencia machista.