El centro de Madrid volvió a vibrar este sábado en solidaridad con la protesta social en Colombia, que está siendo respondida con un nivel de violencia estatal desconocido desde los días de las dictaduras militares en Chile y Argentina. Como entonces, la solidaridad internacional es clave para visibilizar lo que los grandes medios de comunicación llaman “enfrentamientos entre manifestantes y policía”, que no son otra cosa que ataques criminales contra civiles desarmados. Después de la violenta jornada de represión del 28 de mayo, en que se conmemoraba un mes del inicio del Paro Nacional, el número de civiles asesinados por la fuerza pública sobrepasa los 60, y hay más de 800 heridos, más de medio centenar de personas han sufrido mutilaciones en sus ojos, en un patrón sistemático de la policía de disparar munición “no letal” contra la cabeza.

El 29 de mayo miles de colombianos residentes en Madrid se movilizaron por tercera vez este mes, de forma masiva y con gran protagonismo de la juventud. La marcha salió desde la Puerta de Alcalá y discurrió por las calles Alcalá y Gran Vía, donde hubo una parada frente a la sede del Grupo PRISA, propietario de importantes medios colombianos, como Caracol y W Radio, que están contribuyendo a criminalizar la protesta y tergiversando la realidad, sin mostrar los asesinatos, detenciones arbitrarias, torturas y desapariciones de los jóvenes que protestan en Colombia pacíficamente. Estos medios presentan las acciones de infiltrados o saqueadores como si todos los manifestantes fueran “vándalos”, y ocultan los homicidios y ataques armados de civiles uribistas que se hacen llamar “gente de bien” y que disparan contra los manifestantes al amparo de la policía, con plena impunidad.

La marcha de Madrid confluyó en la Plaza de Callao, donde se celebró un velatón y un acto de homenaje a los más de 60 civiles que han muerto asesinados por la represión desde el inicio del Paro Nacional, en su inmensa mayoría jóvenes.

Vídeo y fotos por Guadalupe Barahona para Mundo Obrero

Etiquetas: