El documento “Reconstruir la alternativa democrática para Andalucía desde la izquierda”, propuesto por la Coordinadora Andaluza de IU, ha resultado ganador en la XXIII Asamblea de IU Andalucía con el 87% de los votos a favor, por el 9% de los votos que ha obtenido el documento alternativo y un 4% de abstenciones.

El documento vencedor, en el que se referencia la candidatura de Toni Valero, contempla la construcción de la unidad popular “a partir del fortalecimiento organizativo de Unidas Podemos por Andalucía y el propio desarrollo de Izquierda Unida como movimiento político y social”.

En este sentido, el documento señala “la necesidad de construir la confluencia a partir de la elaboración programática colectiva, la intervención en los conflictos y la movilización social”. Para ello, según señala el documento, “es necesaria la vertebración institucional de Unidas Podemos por Andalucía en todos los territorios y la apertura de espacios de trabajo conjunto entre las militancias”.

El coordinador de la asamblea Casco Antiguo de Sevilla, Manuel Fernández, ha sido el encargado de defender el documento ganador. Durante su intervención, Fernández ha subrayado que “construir una propuesta política que recoja el hilo rojo, verde y violeta: el hilo rojo de la lucha contra la precariedad laboral y vital y la apuesta por un nuevo modelo productivo; el hilo verde del ecologismo y el hilo violeta del movimiento feminista”.

En esta línea, Manuel Fernández ha indicado que “es necesario afrontar la recuperación de la crisis sanitaria, social y económica con políticas que garanticen una reindustrialización de Andalucía con justicia social y ambiental”. En este sentido, ha afeado que “el Gobierno andaluz siga aplicando las recetas fracasadas de la crisis de 2008 y pretende devolvernos a la cultura de la especulación y del pelotazo urbanístico, agravando los problemas estructurales de nuestra tierra”.

Fernández ha subrayado que “el documento pretende ser un instrumento útil al servicio de la clase trabajadora andaluza”. Además, ha apuntado que “parte de un diagnóstico de la crisis que afronta Andalucía a consecuencia del Covid-19 y de las crisis interconectadas que afectan a Andalucía: la crisis política del régimen del 78, la crisis ecológica y las crecientes desigualdades territoriales en Andalucía”.