Hay que eliminar, cambiar o reformar a la Organización de Estados Americanos (OEA). El gobierno de México ha anunciado que el 18 de setiembre la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) elegirá entre esas tres posibilidades para negociar el año que viene con Estados Unidos y Canadá. El ministro mexicano de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, explicó que su gobierno asumirá la propuesta que tenga consenso en América Latina y el Caribe aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador es partidario de sustituir a la OEA por una nueva organización que no esté dominada por Estados Unidos.

Históricamente se ha considerado a la OEA como el ministerio de las colonias de Estados Unidos, el instrumento de Washington para su política imperialista. Los sucesivos gobiernos progresistas han considerado que la integración regional necesita una herramienta que fortalezca a América Latina frente a Estados Unidos, que no sea, como hasta ahora, el mecanismo de Washington para el control continental.