Un informe de la CIA de 1984 recientemente desclasificado apunta a Felipe González por la guerra sucia contra ETA. Dice claramente que fue el creador de los GAL.

La famosa X del juez Baltasar Garzón en la cúspide de dicha banda terrorista corresponde a Felipe González.

Los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL) fueron agrupaciones parapoliciales que practicaron el terrorismo de Estado contra ETA. Actuaron entre 1983 y 1987, a la orden de los dos primeros gobiernos del PSOE.

El Tribunal Supremo dictó las siguientes condenas:

– José Barrionuevo, ministro del Interior, por secuestro y malversación de caudales públicos, 10 años de prisión y 12 de inhabilitación absoluta.

– Rafael Vera, Secretario de Estado para la Seguridad, por secuestro y malversación de caudales públicos, 10 años de prisión y 12 de inhabilitación absoluta.

– Ricardo García Damborenea, Secretario General del PSOE en Vizcaya, por secuestro, 7 años de prisión y 7 de inhabilitación absoluta.

– Francisco Álvarez, jefe de la lucha antiterrorista, por secuestro y malversación de caudales públicos, 9 años de prisión y 11 de inhabilitación absoluta.

– Miguel Planchuelo, jefe de la Brigada de Información de Bilbao, por secuestro y malversación de fondos, 9 años y 6 meses de prisión.

– José Amedo, subcomisario de policía, por secuestro y malversación de caudales públicos, 9 años y 6 meses de prisión.

– Julián Sancristóbal, gobernador civil de Vizcaya, por secuestro y malversación de caudales públicos, 10 años de prisión y 12 de inhabilitación absoluta.

– Michel Domínguez, inspector de policía, cómplice en el delito de secuestro, 2 años, 4 meses y 1 día de prisión e inhabilitación por el mismo periodo de tiempo.

– Enrique Rodríguez Galindo, general de la Guardia Civil, por detención ilegal, asesinato y entierro en cal viva de Laza y Zabala, 75 años de prisión e inhabilitación absoluta.

– Ángel Vaquero, teniente coronel de la Guardia Civil, por detención ilegal, asesinato y entierro en cal viva de Lasa y Zabala, 69 años de prisión e inhabilitación absoluta.

– Julen Elgorriaga, gobernador civil en Guipúzcoa, por detención ilegal y asesinato de Lasa y Zabala, 71 años de prisión e inhabilitación absoluta.

Los GAL se responsabilizaron de 17 asesinatos. Sus atentados se dirigían contra ETA y su entorno, aunque diez de sus víctimas mortales no tenían relación alguna con el mundo etarra.

Felipe González pronunciaría una frase terrorífica y moralmente corrupta y criminal cuando dijo que “el Estado de Derecho también se defiende en las alcantarillas”. De esa forma el Estado de Derecho pierde su autoridad moral y ética y se convierte en un Estado de desecho.

Felipe González también declararía al diario El País que tuvo la posibilidad de “volar” a la cúpula de ETA que se encontraba reunida y que no sabe si actuó correctamente.

¿No sabe el ex presidente del gobierno que en España no existe la pena de muerte? ¿No sabe que es un terrible crimen la ejecución extrajudicial?

Los GAL fueron ilegales, inmorales e ineficaces. Le facilitaron munición moral a ETA que se sentía más legitimada. Podemos decir que la actividad de los GAL prolongó la existencia de ETA.

Arnaldo Otegi ha mostrado en público su solidaridad con las víctimas de ETA. Ha dicho que “fue un error su existencia y su prolongación en el tiempo”. En el mundo de la izquierda abertzale lo que ha dicho Otegi tiene un gran valor político y son pasos imprescindibles para la reconciliación en Euskadi y España.

El PP de Pablo Casado, ni está ni se le espera, todavía no ha condenado el genocidio que supuso la guerra civil y la dictadura franquista. La ultraderecha de Vox asume todo ese periodo negro de nuestra historia, reconociéndolo con más legitimidad que al actual gobierno surgido de las urnas.

Felipe González organizó un homenaje para Barrionuevo y Vera en las puertas de la cárcel de Guadalajara con autobuses fletados de toda España. El tratamiento penitenciario que han recibido los condenados por la actividad terrorista de los GAL ha sido escandaloso, a los meses de prisión salieron a la calle Barrionuevo y Vera.
Rodríguez Galindo fue excarcelado por motivos de salud a los cuatro años de prisión. Entonces no vimos rasgarse las vestiduras a los Casados, las Cucas y los periodistas de cámara de aquella época.

Como ha dicho Pablo Iglesias, “no hay terrorismo bueno ni terrorismo malo”. Quizás el más dañino para los valores democráticos es el que surge del Estado porque utilizan los uniformes, los vehículos, las armas, las instalaciones y la confianza que el pueblo pone en manos en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado para garantizar el disfrute de las libertades democráticas por la ciudadanía.

Yo no espero nada de Felipe González, es un gran traidor. El político más corrupto de Europa, como sostiene el profesor James Petras.
No hay cal en el mundo para blanquear los crímenes del terrorismo de ETA, los crímenes del terrorismo de Estado de los GAL y el genocidio franquista.

(*) Presidente de Honor del PCA, ex parlamentario de IU y Coordinador de la Red de Municipios por la III República

(*)