Denunciamos la violencia institucional que ejerce la justicia en nuestro país contra las mujeres.

El Penal número 1 de Granada contra Juana Rivas ha rechazado suspender la ejecución de la pena que la condena a prisión por la sustracción de sus dos hijos menores en el verano de 2017, tras el indulto parcial que le concedió el Gobierno.

Si debe haber condena debe ser para el juez que ha evitado que Juana Rivas sea puesta en libertad, en contra del indulto y la fiscalía, a pesar de todas sus denuncias por la violencia que ella y sus hijos han sufrido.

Una vez más exigimos una justicia feminista que respete los derechos de las mujeres, que nos defienda y no que nos acuse y criminalice ante maltratadores, violadores y acosadores.

Por la defensa de los derechos humanos de las mujeres, exigimos la inhabilitación de aquellos jueces que interpretan las leyes a través de las lentes misóginas del patriarcado. Ellos no nos defienden, ellos nos criminalizan, ellos no nos quieren.

Es inconcebible esta resolución después de que se haya resuelto por el gobierno un indulto parcial y que el Tribunal de Cagliari resolviera también que Juana no es un peligro, y que los niños podrían venir en Navidad.

Las mujeres en España sufrimos la dictadura de la justicia patriarcal. Las mujeres no debemos arrepentirnos de proteger a nuestros hijos de maltratadores.

Sin embargo, el Juez Manuel Piñar debe arrepentirse de atentar contra nuestros derechos y ejercer violencia institucional contra las mujeres.

¡Porque Juana somos todas! ¡Jaque a la justicia patriarcal!

Secretaria Área Feminismo PCE