Garzón ha ganado el “debate” de las macrogranjas. Como somos un poco del Frente Judaico de Liberación, los análisis que leo ponen el acento en lo mucho o poquísimo que ha acertado, un debate que no es ajeno a si eres de la izquierda enfadada porque UP está en el Gobierno o si te parece que es insuficiente la tarea de gobierno, por no hablar de quien se sitúa ante la próxima Asamblea de IU.

Prefiero plantear otro marco. El que hace referencia al problema de la izquierda en una sociedad dominada por medios de comunicación, judiciales y policiales más de derechas que Don Pelayo. Ya antes hablé de esto: Pablo Iglesias y el problema de la izquierda.

El compañero ha manejado bien los tiempos en el momento de enfrentarse a una campaña basada en un bulo. Su argumentario ha sido sólido. El tono que ha utilizado ha sido el adecuado. El colectivo, con Yolanda Díaz marcando el paso al PSOE (cuidemos la coalición). Incluso la elección de El Intermedio ha resultado muy eficaz. Una serie de aciertos de los que debemos guardar en la memoria.

Si te toca jugar en un campo más pequeño de lo normal, embarrado, sin redes en la portería y el árbitro es el cuñado del defensa contrario, o sabes jugar en ese campo o pierdes el partido. No basta con denunciar lo injusto de esta situación.

Un partido juega también el papel de conciencia común, de cultura compartida. Para el PCE es esencial acumular y aquilatar la experiencia militante, una riqueza que no todas las organizaciones tienen pero que abunda entre nuestras camaradas. Pero también la experiencia institucional.

Venimos describiendo cuáles son las condiciones en las que tenemos que desarrollar hoy la actividad política, y lo hacemos bien. Pero es necesario ir desarrollando una técnica política capaz de superar el dominio derechista en esta sociedad.

Esta técnica solo la podemos desarrollar no solo desde el buen criterio sino desde la experiencia, el método de acierto/error. Hay cosas que han servido y las debemos apuntar. Otras han sido malas soluciones. Pues también las tenemos en cuenta. No estamos condenados a ser derrotados en esta pelea.

En esta ocasión se ha hecho bien y tomamos nota. Pero no siempre se dará así la confrontación. Es más, es previsible que la contraparte también tome nota. La ofensiva judicial, la mediática, los “despistes” del PSOE. Debemos ir dando respuesta a todos estos retos.

No sé qué resultado tendremos en las elecciones de Castilla y León. Pero ya debemos ir enfrentado la siguiente realidad: las encuestas dicen que la ciudadanía aprueba la gestión de este gobierno pero siente antipatía hacia él.

Porque la actual batalla cultural no se basa en la razón sino en crear un “cierto estado de ánimo”, creando una sensación social de rechazo a la izquierda y transmitiendo la confianza en la derecha. Veremos cómo afrontamos dicha estrategia.

Militante del PCE