“A las Rojas no nos paran”, este es el lema de las comunistas del PCE para el 8 de marzo. Debemos volver a ocupar todas las calles en una ofensiva que nos una a todas. Porque no solo queremos que nuestros derechos no se toquen sino queremos ir más allá, hacia la igualdad real, con propuesta política para mejorar la vida de las mujeres.

Somos conscientes de que algunas asambleas del 8M han perdido la inercia de las movilizaciones de los últimos años debido a la pandemia y los desencuentros que se han producido alrededor de algunos debates que han profundizado en las diferencias y no en lo que nos une. A pesar de esta realidad, las asambleas de nuevo se están volviendo a reunir y a reiniciar los trabajos de cara a una nueva movilización masiva.

La radicalización de la derecha del PP y el avance de la extrema de VOX no solo pone en peligro nuestras conquistas y nuestros derechos humanos, sino que amenaza con volver a aquel pasado de la falta de libertad, de autonomía y de control de nuestras vidas. Por ello urge movilizar, para evitar que siga avanzando el discurso negacionista que promueve VOX, que niega la desigualdad y las violencias machistas, y que está calando en un sector de jóvenes con el que refuerzan el modelo de masculinidad patriarcal.

Frente al discurso negacionista de la desigualdad vamos a poner en valor el eje laboral desde un feminismo de clase, visibilizar la feminización de la pobreza y proponer medidas para erradicarla. Frente al discurso negacionista de las violencias, denunciar todas las violencias estructurales, institucionales, físicas, psíquicas, sexuales y vicaria.

Urge recuperar el discurso propositivo e inclusivo de las últimas movilizaciones de la Huelga Feminista del 8M que supuso la elevación de conciencia de muchas mujeres. Recuperar la idea de que “Si las Mujeres Paramos, el Mundo se Para”, para volver a situar la contradicción capital vida como uno de los ejes importantes del 8M y denunciar la alianza criminal entre patriarcado y capital.

Por ello este 8M seguiremos reivindicando la corresponsabilidad y el reconocimiento del trabajo de cuidados necesario para la vida. Todas vamos a hacer Huelga de Cuidados.

Para nosotras, las Rojas, el feminismo es esencial en la lucha por la igualdad y un modelo de sociedad que ponga en valor la vida frente a la acumulación de capital. Una sociedad de personas libres e iguales, en la que las mujeres decidamos libremente sobre nuestras vidas, nuestro cuerpo, nuestras relaciones sexo afectivas y nuestra maternidad. En la que la vivienda y un ingreso mínimo vital no sea un privilegio sino un derecho garantizado para todas.

Una alternativa de sociedad que apueste por los servicios públicos de calidad, educación, salud, dependencia e igualdad y la reforma fiscal progresiva, una propuesta feminista necesaria para poner en marcha un Sistema de Cuidados Públicos Universal que garantice la corresponsabilidad.

Somos conscientes de que, en este momento, las corrientes contrarias a que el 8M arranque con fuerza van a ser mayores. Por eso, las comunistas somos más necesarias que nunca. Tenemos que coser y hacer de pegamento poniendo en valor lo que une y dejar fuera los posicionamientos que generan conflictos.

Este 8M representa una oportunidad para volver a reorganizar una ofensiva feminista contra la Alianza Criminal Patriarcado y Capital, y para trabajar desde ya para que en 2023 recuperemos en el 8M la entidad de Huelga Feminista, con el paraguas de los sindicatos mayoritarios CCOO y UGT, para que desde ya se hable en las empresas de igualdad salarial, techos de cristal, planes de igualdad, protocolos de violencias machistas, mejoras que supondrá la reciente reforma laboral y el aumento del salario mínimo interprofesional. Abordar las condiciones laborales desde una perspectiva de género y de las mejoras que debemos seguir exigiendo para que tengamos todas un trabajo digno.

Este 8 de marzo las comunistas estamos convencidas de que las feministas unidas en el mundo somos más fuertes y vamos a contribuir en el impulso de una acción global #stopalianzacriminal.