El pasado 3 de abril de 2022 se celebraron en Hungría elecciones parlamentarias a una sola vuelta. Los partidos que se presentaron fueron el FIDESZ y una oposición unida en una coalición de 6 partidos. Los miembros de esta coalición de oposición han sido: un partido de extrema derecha, el partido socialista, 2 partidos liberales y 2 partidos verdes. Han unido sus fuerzas y se han presentado juntos porque con el sistema electoral establecido por FIDESZ es prácticamente imposible sustituir al gobierno de Orbán. Los otros 4 partidos que se han presentado son insignificantes.

Así pues, se puede decir que hay dos formaciones de derecha que luchan entre sí. En el centro de la política del FIDESZ está el fortalecimiento de los grupos capitalistas nacionales, mientras que la coalición de la oposición está formada por la burguesía tradicional «compradora» que favorece al capital internacional.

La UE y los grandes países occidentales, especialmente Alemania, han apoyado a FIDESZ durante décadas, pero ahora apoyan abiertamente a la coalición de la oposición. La UE no está contenta con la política exterior de Orban, que busca acercarse a Rusia y China.

Tanto FIDESZ como la coalición de la oposición siguen las políticas económicas neoliberales exigidas por la UE e introducirán severas medidas de austeridad.

Lamentablemente, los candidatos del Partido de los Trabajadores de Hungría 2006 y del Partido Socialdemócrata Húngaro fueron excluidos de las elecciones en circunstancias sospechosas. Los hechos fueron presentados a los observadores de la OSCE en Hungría y estamos considerando llevar nuestro caso a un tribunal internacional.

Vamos a seguir criticando el sistema después del 3 de abril, protegiendo a los pobres, los explotados y los vulnerables, y dando pasos aún más activos para unir a la izquierda crítica con el sistema.