Enrique Santiago, portavoz de UP en la Comisión de Interior del Congreso y portavoz parlamentario de IU, ha sido uno de los ocho diputados que se han desplazado a la frontera de Melilla para ver las imágenes de la avalancha donde el pasado 24 de junio murieron entre 23 y más de 40 personas migrantes, y que dejó decenas de heridos, desaparecidos y personas arrestadas al intentar cruzar la valla desde territorio marroquí.

Desde allí, Enrique Santiago apremió a que se ponga en marcha ya la comisión de investigación que Unidas Podemos, junto con otros grupos, registró la pasada semana con el objetivo de determinar cómo se ha podido producir una tragedia de estas características, con decenas de personas muertas y desaparecidas, y tomar medidas para que nunca más vuelvan a ocurrir muertes en frontera. Lo repitió esta mañana en una entrevista con Iñigo Alonso en Las mañanas de RNE. “No hay ninguna duda de que la avalancha que produjo las muertes y los heridos más graves se produjo en instalaciones de la frontera española, en el edificio de la aduana española, en un espacio bajo clarísimo control de la autoridad española y bajo competencia española. Con lo que la necesidad de la comisión de investigación es evidente”.

El portavoz de UP en la Comisión de Interior critica la falta de transparencia en todo lo que pasó, especialmente en por qué no se prestó atención médica, “porque lo que nos confirma además ayer la Guardia Civil es lo mismo que habían dicho las organizaciones que prestan apoyo a los inmigrantes: había dispositivos de atención médica apenas a cien metros de donde estaban ocurriendo los hechos; hay un protocolo establecido de colaboración para estas situaciones entre la Guardia Civil y Cruz Roja, y sorprendentemente, nadie da una explicación de por qué no intervinieron en esas dos-tres horas, donde sin duda alguna se podrían haber salvado vidas”. Recriminó, también, que todavía no sepamos ni siquiera el número real de víctimas, de personas fallecidas y heridas, que no se les haya identificado, y no se haya realizado la mínima tarea humanitaria de avisar a los familiares.

También preguntó por qué si hay una oficina de asilo en la frontera de Melilla para que cualquier persona presente su solicitud de asilo, de protección internacional, por qué no acceden nunca a esa oficina personas de origen subsahariano. “Si estas personas pudieran acceder a la oficina de asilo, o a solicitar protección en el consulado español en Nador, que está colindante, no se producirían estos saltos en la valla, y no se habría producido esta tragedia (…) En más de un 80% las solicitudes de Sudán del Sur son admitidas a trámite en los procedimientos de asilo”.

“Otra cosa que no se nos ha explicado, y se tiene que determinar en la comisión de investigación, es cómo es que dos-tres horas después de ocurrir la avalancha y sin que entrara la Guardia Civil, el edificio de la aduana española quedó vacío de estas personas fallecidas o heridas. ¿Quién las sacó de un territorio de control de la autoridad española y los llevó a lo que llaman “tierra de nadie”, que es un concepto que realmente no existe en derecho internacional? Cualquier territorio está bajo la autoridad de algún Estado”.

El problema de la migración también implica al PP, dijo, que “es tan corresponsable de las políticas de fronteras de España y de la UE como lo pueda ser el actual gobierno”. Recordó que ellos gobernaban cuando sucedió la tragedia del Tarajal y se disparó a personas que estaban intentando llegar a España nadando, ni siquiera forzando una valla.

“Yo sinceramente opino que no se pueden poner puertas al campo: mientras las políticas migratorias europeas consistan fundamentalmente en levantar vallas, el problema no se arreglará, y no hay fuerza pública actuante capaz de detener la inmensa presión migratoria de un continente al que se le niegan condiciones dignas de desarrollo. Problemas complejos requieren soluciones complejas.