En las sociedades occidentales se mide el nivel de democracia en función de cómo son tratados los derechos de las mujeres y su acceso a la vida social y pública. Castilla y León hoy es atravesada por una propuesta de futuro sombría y en blanco y negro para las mujeres; como así se refleja en la propuesta de presupuestos 2023 presentada por el gobierno de CyL, gobierno de alianza PP y VOX.

No existe política pública que pretenda ser eficaz a la que no se le asignen recursos económicos. Y no pueden existir presupuestos sociales sino se piensa en el 50% de la población, las mujeres. Unos presupuestos que ni en su anteproyecto ni en la presentación incluye la perspectiva de género. Sabemos que a la ultraderecha, y parece también que al PP de Castilla y León, le molesta y le escuece que se hable de igualdad de las mujeres y que se legisle avanzando en políticas feministas y en la lucha contra la violencia de género.

La Consejería de Familia e Igualdad de oportunidades (eufemismos aparte), presenta una propuesta revestida de inversión social y con un presupuesto de 1.263 millones de €, de los cuales 800 van a dependencia. La Consejería, que también gestiona Juventud, después de reducir las partidas presupuestarias correspondientes, deja 15.000€ para luchar contra la violencia de género de manera especifica.

De los fondos del Pacto de Estado la Junta de Castilla y León ha recibido más de 23 millones de euros para ejecutar entre junio de 2021 y junio 2022. Si en algo sí tiene razón la Consejera es en decir que más del 70% del presupuesto es de aportación vía gobierno y ministerios.

De este presupuesto se desprende el triunfo del discurso y el relato de la ultraderecha negacionista de la violencia de género.
Denunciamos una vez mas y todas las que hagan falta el odio que la ultraderecha tiene a las mujeres. La ONU, la propia Junta de Castilla y León en la ley 13/2010 de 9 de diciembre reconoce la violencia de género como violencia estructural hacia las mujeres. La violencia intrafamiliar está tipificada en articulo 173.2 del Código Penal; hablar de violencia familiar o domestica mezcla, confunde y sitúa el problema en el escenario familiar o doméstico, en lugar de hacerlo en la construcción de género que da lugar a la violencia contra las mujeres. La violencia de género, el maltrato a las mujeres no es una violencia más, va mas allá del ámbito espacial y tiene como objetivo la sumisión y el control de la vida de las mujeres.

Exigimos que se retire del proyecto la partida de 500 mil€ sobre violencia intrafamiliar y la partida tramposa de 1 millón de € de servicio de mediación y se destine íntegramente a la lucha contra la violencia machista. Mezclar términos, encubre las cifras de la vergüenza que tanto ha costado evidenciar: 5.170 denuncias por violencia de género presentadas en nuestra comunidad, 3.518 mujeres de Castilla y León están bajo protección policial por peligrar su integridad, 116 tienen dispositivo electrónico de seguimiento activo, 527 denuncias registradas por delitos contra la libertad sexual y 64 denuncias por violación.

El presupuesto presentado por la consejería es un insulto a las mujeres, a las mujeres que todos los años el 25N llenan las calles y las plazas de nuestra comunidad denunciando la violencia machista. Nos encontraran en todos los espacios denunciando sus política sin enfoque de género y luchando para que la democracia y la igualdad vuelva a las cortes de castilla y león.

Etiquetas: