La manifestación de la contradicción capital-trabajo y con esta, el desarrollo desigual entre el centro y la periferia, causan en Aragón la totalidad de los conflictos del territorio que consideramos actualmente. La asimetría demográfica entre el Valle del Ebro y el resto del territorio aragonés explica lo que es considerado «La España vaciada». La falta de tejido productivo en la gran mayoría de la comunidad debido al proceso progresivo de desindustrialización y al desmantelamiento del sector primario, sumado a la falta de recursos y vivienda, han determinado la formación de estos desiertos demográficos. Esto se contrapone al modelo que la burguesía estatal y regional tiene para estas zonas, que consiste en negocios de gran impacto ecológico y escasa implantación laboral.

Subvenciones y alfombras rojas para Amazon, posiblemente la multinacional líder en explotación laboral, represión sindical y huella ambiental. Facilidades para llenar de macrogranjas, especialmente, todas las zonas del Somontano. Estas granjas, sobre todo del sobredimensionado porcino, causan un gran destrozo ecológico, contaminando los acuíferos con vertidos como los purines, dificultando el consumo de aguas potables de los municipios circundantes. O bien, el desarrollo totalmente irracional de grandes parques eólicos y solares, estando detrás de la mayoría de ellos la empresa Forestalia, como los planes que hay para destrozar parajes como Maestrazgo, Matarraña o Jiloca en Teruel o el Valle de La Fueva en el Sobrarbe y otros diferentes parajes del Prepirineo, que además de causar un impacto visual y eliminar patrimonio natural, consiguen una escasa implantación laboral.

La sospechosa apuesta, reiterada desde hace décadas y reactivada durante esta legislatura, de celebrar unos juegos olímpicos de invierno en territorio aragonés, en un momento en el que vemos como la nieve es un bien cada vez más escaso (incluso los glaciares pirenaicos menguan a gran velocidad). Si bien el proyecto ha terminado fracasando por entre otras cosas, disputas políticas, parece que tendrá continuidad, sobre todo materializado en las ampliaciones de las pistas de esquí como la consumada de Cerler por Castanesa, y la pretendida unión de Formigal y Astún por Canal Roya que supondrían la destrucción de uno de los valles de mayor valor ecológico. Casualmente en dichos macroproyectos concedidos por Lambán se encuentra siempre Aramón, en cuyo accionariado se encuentra Ibercaja, curiosamente aparecen de fondo los de siempre.

No existe ni existirá solución al problema de la despoblación bajo la lógica de acumulación capitalista, que busca el máximo beneficio a base de expoliar los recursos naturales, y de la cual el gobierno encabezado por Lambán es principal adalid en nuestra región. Sólo bajo el socialismo y la planificación económica se podrán acometer los cambios productivos necesarios para solucionar estos conflictos.

Resolución aprobada en la Conferencia de vuelta de Aragón del XXI Congreso del PCE

Etiquetas: