Este 29 de noviembre, mientras el mundo conmemoraba el Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino, el baño de sangre cotidiano de la ocupación se repetía en la Palestina ocupada. Las fuerzas israelíes mataron este martes por la noche a un palestino, el cuarto en menos de 24 horas, en la aldea de al-Mughayyir, al este de la ciudad ocupada de Cisjordania, Ramallah.

Kathem Muhammad, testigo de los hechos, dijo que las fuerzas israelíes irrumpieron en la aldea y abrieron fuego contra los jóvenes locales que intentaban bloquear su entrada, hiriendo a uno con fuego real y a varios con balas de acero recubiertas de goma. Raed Ghazi Na’ssan, que sufrió una herida crítica en el pecho, sucumbió posteriormente a sus heridas en un hospital de la ciudad de Ramallah.

Este video muestra el momento en que el joven Raed Ghazi Na’ssan es disparado en el corazón por los soldados israelíes que incursionaban en la aldea, mientras ellos les lanzaban piedras:

Na’ssan era el cuarto civil palestino abatido por el ejército israelí en la Cisjordania ocupada en menos de 24 horas.

Anteriormente, el ejército había matado a Jawad y Thafer Rimawi, de 22 y 21 años, en una incursión nocturna en Kafr Ein, al noroeste de Ramallah. Jawad, recién licenciado en administración de empresas por la Universidad de Birzeit, recibió un disparo en la pelvis, y su hermano Thafer, estudiante de cuarto curso de tecnología en la misma universidad, recibió un disparo en el pecho, informó el Ministerio de Sanidad palestino.

Cientos de estudiantes de la universidad de Birzeit se manifestaron para rendir homenaje a los hermanos Rimawi, estudiantes de Birzeit.

El ministro de Asuntos Civiles de la Autoridad Palestina, Hussein Al-Sheikh, describió el asesinato de los dos hermanos como una «ejecución a sangre fría». Cientos de personas acudieron al cortejo fúnebre antes de que sus cuerpos fueran trasladados para su entierro. En Ramallah, la gente celebró una huelga general para mostrar su solidaridad con las últimas víctimas.

El cuarto palestino asesinado fue identificado como Mufeed Ikhlil, de 44 años y padre de seis hijos, que murió por las heridas de bala que los militares israelíes le infligieron en la cabeza durante una incursión antes del amanecer en la ciudad de Beit Ummar, al norte de Hebrón, donde diariamente se suceden los ataques de colonos y soldados israelíes contra la población civil palestina.

La Comisión de Asuntos Civiles anunció en un comunicado de prensa que un residente de la ciudad cisjordana de Beitunia, al oeste de Ramallah, sucumbió a las heridas que sufrió después de que los soldados israelíes le dispararan en la entrada norte de al-Bireh tras una persecución en coche.

El hombre, cuyo nombre aún no ha sido identificado por la Comisión, era sospechoso de haber atropellado antes a una soldado israelí de 20 años cerca del asentamiento colonial ilegal de Kochav Ya’akov, al norte de Jerusalén.

Los testigos dijeron que el coche de policía que lo perseguía había abierto fuego contra los neumáticos del coche del hombre, lo que hizo que se estrellara contra una barra de metal en la cuneta antes de que la policía saliera de su vehículo y siguiera disparando contra el hombre. La policía impidió que las ambulancias llegaran al lugar del tiroteo, que fue acordonado por el ejército.

Con este hecho se eleva a cinco el número de palestinos asesinados por las fuerzas israelíes de ocupación este martes.

Desde el comienzo de 2022, las fuerzas israelíes han matado al menos a 200 palestinos, entre ellos 47 niños, en Cisjordania, Jerusalén Este y la asediada Franja de Gaza. Según datos de Naciones Unidas, cerca de 8.900 han sido heridos por el ejército israelí este año.

(*) Fuentes: Agencia Wafa, Palestine Chronicle, Al Jazeera