El 4 de diciembre de hace 45 años, los andaluces y las andaluzas rompieron el guión establecido por la oligarquía. Tomaron las calles para reivindicar soberanía y futuro para su tierra y convirtieron esa fecha en un icono que se reclama como el Día Nacional de Andalucía. Hoy esa reivindicación se ha vuelto a sentir en las calles de Sevilla.

La capital andaluza ha vuelto a ver cómo la bandera verde, blanca y verde inundaba las calles en la manifestación convocada la plataforma 4D, organización convocante integrada por sindicatos, partidos y colectivos sociales entre las que se encuentra el Partido Comunista de Andalucía e Izquierda Unida Andalucía. Las organizaciones convocantes estiman que unas 5.000 personas se han movilizado desde la Plaza Nueva de Sevilla hasta el Palacio de San Telmo -sede del Gobierno andaluz-, en una marcha bajo el lema «Andalucía soberanía» para reivindicar una Andalucía «soberana y dueña de su propio destino, liberada de la dependencia económica y la subordinación política».

La portavoz de la Plataforma, Pura Sánchez, ha asegurado que «necesitamos la construcción de un modelo económico para Andalucía distinto a la actual lógica de la mercantilización y la dependencia». «Reclamamos soberanía y capacidad de decidir sobre qué nos afecta, y que no se tomen las decisiones en estancias alejadas de la comunidad».

Sánchez ha recordado que en las manifestaciones de 1977 «el pueblo andaluz se puso de pie para reclamar tener protagonismo sobre su propia historia (…) 45 años después seguimos aquí, sin nostalgia, y teniendo conciencia de lo que somos y de nuestra historia presente para apoyar nuestro futuro como Andalucía soberana», ha añadido.

«Andalucía por su soberanía»

Se ha elaborado un manifiesto con el lema Andalucía por su soberanía, en el que se sostiene que el 4 de diciembre de 1977 «simboliza la irrupción, no esperada, no dirigida, de las grandes mayorías de Andalucía que demostramos una intensa conciencia política de pueblo, reclamando el derecho a emanciparnos y gobernar nuestros asuntos democrática y soberanamente».

«El 4D significó, y debe seguir haciéndolo, la impugnación de un régimen de dominación que ha mantenido a Andalucía como Sur político y periferia económica, solo contabilizada como tablao cultural y zona de sacrificio», subraya este manifiesto, que sostiene que el 4 de diciembre «representó la voluntad política de construir una voz propia, del derecho a decidir y a hacernos cargo de nuestro destino como Pueblo».

El manifiesto lamenta que, actualmente, «los municipios y los barrios más empobrecidos del Estado están en Andalucía; la turistización salvaje destruye nuestro patrimonio natural y cultural; la intensificación del extractivismo, como forma de apropiación de la riqueza, está provocando la degradación de nuestros suelos, la contaminación de las aguas y la escasez de jornales para nuestros trabajadores», mientras que, a la vez, «se desmantelan los servicios públicos esenciales» que «garantizan derechos fundamentales», de forma que «se profundiza en la desigualdad, la pobreza y la precarización de la mayoría del pueblo andaluz».

«Para la construcción de una Andalucía libre, soberana, dueña de su propio destino, necesitamos y reclamamos soberanía y capacidad para decidir sobre cuánto nos afecta, impidiendo que otros, y en otras instancias alejadas de Andalucía, sigan decidiendo por y contra nosotros», añade el manifiesto, que también reivindica la «memoria» del pueblo andaluz «luchador y reivindicativo», que provocó que «algunos de sus hijos, como Manuel José García Caparrós, Javier Verdejo, Federico García Lorca o Blas Infante, perdieran la vida».

El coordinador de IU en Andalucía, Toni Valero, ha considerado que el presidente de la Junta, Juanma Moreno, está «traicionando el espíritu» del 4D y que «aunque se vista de andalucista» está «despistando» porque aspectos como la igualdad social, la justicia social y la prosperidad están «mermadas» en la comunidad por políticas emprendidas desde su Gobierno. En este sentido, ha asegurado que Moreno está «poniendo en bandeja de plata» los servicios públicos, el patrimonio natural y los sectores económicos «a los fondos de inversión».

La izquierda ha reclamado el andalucismo real que salió a las calles el 4 de diciembre de 1977 para reivindicar el autogobierno, y ha pedido conectar las demandas presentes con aquella lucha para reivindicar el estatuto de autonomía y el autogobierno, que surgió de la movilización de la izquierda: «La izquierda fue el motor de cambio, el 4D fue articulado por los comunistas y hay que decirlo porque fue así; por eso podemos reivindicar el estatuto y el autogobierno, porque la izquierda se movilizó»

Protesta que este año cobraba más importancia que nunca, pues la derecha ha intentado apropiarse del 4 de diciembre, nombrando recientemente esa fecha como el Día de la bandera andaluza.

Acto previo al 4D en Archidona

Así se ha reclamado en la manifestación, pero también en el acto previo que tuvo lugar este sábado en Archidona (Málaga), bajo el lema ‘Por un nuevo 4D para transformar Andalucía’, que contó con la intervención de Toni Valero, Coordinador de Izquierda Unida Andalucía, quien quiso «prevenir» ante la «falsa apariencia» de la derecha y su «marketing vacío» sobre andalucismo.

«Nosotros no pretendemos dar ni repartir carnés de andalucistas, lo que sí tenemos que hacer es denunciar la hipocresía y la falta de vergüenza de quienes practican políticas antisociales y después se envuelven en la bandera de Andalucía«, denunció el Coordinador de IU en Andalucía, alertando de que el presidente de la Junta, Juanma Moreno, «se viste con la bandera pero lo hace como el lobo de la fábula», que se vistió de oveja para mezclarse con el rebaño y engañar al pastor.

«Eso es lo que trata de hacer Moreno, despistando vistiéndose con la bandera andaluza» y «copiando las estrategias de otros del PP para desviar la atención de lo que hace», ha criticado Valero, apuntando a que, siguiendo a su homóloga en la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, «pone todo el foco en la confrontación con el Gobierno central para desviar la atención sobre sus políticas».

Además, Valero rechaza que se decretase el 4 de diciembre como el ‘Día de la Bandera de Andalucía’ «desde el Consejo de Gobierno, apropiándose de algo que debería ser de todos y todas». Ante eso, el coordinador general de IU Andalucía ve clave que el andalucismo sea «vector de transformación» y plantee un horizonte de futuro para acabar con «un presente injusto» de desigualdades, pobreza, problemas de vivienda o «desmantelamiento» de los servicios públicos.

Según el dirigente de IU Andalucía, el potencial del estatuto de autonomía es clave para defender dos aspectos: la voluntad soberana del pueblo andaluz en las decisiones políticas y la protección a la mayoría social a través de los servicios públicos para darles seguridad. «Y ahí tenemos que ponerle la cara colorada al PP, porque traiciona el 4D y lejos de defender la justicia social, el estado de bienestar, da derechos a las grandes fortunas, privatiza los servicios públicos y vende nuestro patrimonio natural y cultural al mejor postor», señaló.

Etiquetas: