El presidente de Colombia, Gustavo Petro, anunció este sábado que centenares de jóvenes que fueron encarcelados por manifestarse durante el Paro Nacional de 2021 serán liberados antes de Nochebuena. Se calcula que hay casi 300 jóvenes en las cárceles, detenidos bajo montajes judiciales, que no se han podido defender.

“Anuncio que centenares de jóvenes detenidos por participar en protesta serán declarados gestores de paz antes de Nochebuena en Colombia”, manifestó el gobernante durante un diálogo con presidentes de Juntas de Acción Comunal en la ciudad de Pasto, capital del suroccidental departamento de Nariño.

Al ser declarados como gestores de paz, los jóvenes detenidos podrían recuperar su libertad.

“Este gobierno no colinda con líderes juveniles, sociales y activistas -que simplemente se expresaban- manteniéndolos presos en las cárceles de Colombia, cuando tienen el derecho de pasar su Navidad con sus familias”, resaltó Petro.

El gobernante colombiano sostuvo que “el derecho a la protesta es un derecho democrático, el expresarse, movilizarse, es un derecho democrático. Los gobiernos que ordenan a su policía matar, encarcelar, torturar y detener jóvenes no son gobiernos democráticos, y este es el gobierno del cambio”.

El Presidente Gustavo Petro hizo el anuncio este 3 de diciembre en una reunión con las Juntas de Acción Comunal en Pasto. El vídeo empieza en el momento preciso del anuncio.

Durante el Paro Nacional de 2021 (entre el 28 de abril y el 15 de julio), el Instituto para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) registró:  83 homicidios de jóvenes, 5 de ellos menores de edad (mmás de la mitad de los casos documentados con evidencias que apuntan a la presunta autoría de la Policía en 44 homicidios); 96 víctimas de mutilación ocular; 35 víctimas de violencia sexual por parte de la Fuerza Pública; 1661 heridos por la Fuerza Pública; 2053 manifestantes detenidos arbitrariamente.

La Mesa Nacional de Trabajo sobre Desaparición Forzada, de la Coordinación Colombia-Europa-Estados Unidos reportó 379 jóvenes desaparecidos en el marco de las protestas del Paro Nacional, de los que 23 aparecieron asesinados, y un número indeterminado continúan desaparecidos (la Fiscalía sólo reconoce 27 casos activos).

Algunos de estos jóvenes encarcelados bajo montajes judiciales durante el estallido social, han muerto en la cárcel. Es el caso de Jonathan Sabogal, que perdió la vida en el incendio de la cárcel de Tuluá el 27 de junio de 2022.