El candidato del PSOE a la Comunidad de Madrid, Juan Lobato, en una entrevista del diario El Español se ha declarado partidario de una bajada del tramo autonómico del IRPF para las rentas de hasta 100.000 euros y la exención de los impuestos de sucesiones, donaciones y patrimonio. Su propuesta es que dichas medidas afectarían únicamente a las grandes rentas que sean «productivas», entendiendo este concepto como aquellas que no tributen en paraísos fiscales. «Nadie que herede o tenga patrimonio productivo va a pagar ni un euro», ha aseverado.

La propuesta de Lobato resulta cuando menos chocante, pues se trataría de aumentar la exención a algo que ya está exento. En la Ley de Impuesto de Patrimonio de 1991 se declaran exentos el valor de la empresa familiar, de la participación en sociedades que ejerzan actividad económica y de los inmuebles cuyo arrendamiento tenga la consideración de actividad. Ya desde el origen el Impuesto de Patrimonio exime el capital productivo, entre otras cosas porque una de sus funciones esenciales es movilizar el capital ocioso en beneficio de la economía. Entonces, ¿qué más quiere regalar Juan Lobato?

Veámoslo con un ejemplo. Si heredas la empresa de tu progenitor y está valorada en 200.000 euros, la ley estatal de Impuesto de Patrimonio la declarará exenta y la del Impuesto de Sucesiones la bonificará en un 95%, por lo que irán a base imponible sólo 10.000 euros. Suponiendo que heredes muchas más cosas y pagues Sucesiones por un tipo medio del 10%, la cuota sería de 1.000 euros. Como en Madrid está bonificada al 99%, pagarías 10 euros. Es decir que, heredando una empresa valorada en 200.000 euros (valor neto), pagas 10 euros entre Patrimonio y Sucesiones, y absolutamente nada en IRPF. Si ganases esos 200.000 euros trabajando durante todo el año, el tipo medio efectivo que pagarías en IRPF oscilaría con suerte entre el 30 y el 35%, esto es, entre los 60.000 y los 70.000 euros. Según Lobato lo insoportable es que en el primer caso se paguen 10 euros de ahí su propósito de ahondar la exención.

(*) Técnico de Hacienda y Escritor