La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) pide que se habiliten vías legales y seguras para garantizar la protección de la población refugiada siria, tras el terremoto que ha provocado miles de muertes, destrucción de hogares y nuevos desplazamientos forzosos, que se suman a los ya ocasionados por casi 12 años de guerra.

Un conflicto que ha provocado que más de 13,6 millones de personas hayan tenido que huir de su hogar, la mayoría a Turquía o a regiones sirias ahora devastadas por el seísmo.  

CEAR pide la activación urgente de la Directiva de Protección Temporal, como se hizo cuando comenzó la invasión rusa de Ucrania, para que las personas desplazadas por el terremoto que no puedan volver a su país en condiciones de seguridad y dignidad encuentren refugio en Europa de forma ágil e inmediata. La organización considera que esta tragedia requiere nuevamente que la Unión Europea esté a la altura de las circunstancias. Paralelamente, se deben facilitar vías legales y seguras como visados humanitarios o ampliando programas de reasentamiento para trasladar a países donde se garantice la protección a personas refugiadas que se encuentran en Turquía o Siria, especialmente en las zonas más afectadas por el terremoto. Se estima que actualmente el país otomano acoge 3,6 millones de personas refugiadas, la gran mayoría procedente del conflicto sirio. 

Eliminar visado de tránsito

Además, CEAR reclama que España elimine inmediatamente la exigencia de visado de tránsito a las personas procedentes de Siria, Turquía y otros conflictos, requisito que les impide llegar de forma segura a nuestro país a través de aeropuertos españoles. También recuerda que nuestro país puede facilitar la autorización de residencia por razones humanitarias, como ya hizo con las víctimas del terremoto de Haití de 2010, sin menoscabo de garantizarles el acceso a la protección internacional que merecen también por ser víctimas de la guerra.  

“A bombardeos indiscriminados, crímenes de lesa humanidad y violaciones reiteradas de derechos humanos, se suma ahora este desastre natural que ha dejado a miles de personas nuevamente sin hogar. Los países europeos, entre ellos España, tienen la oportunidad de redimirse y cambiar sus políticas que han condenado a la población siria desde el año 2015 al ostracismo. La solidaridad que se está demostrando en las labores de rescate debe reforzarse con el compromiso de dar protección a quienes tanto lo necesitan”, sentencia Estrella Galán, directora general de CEAR. 

Se puede colaborar en la campaña de recogida de firmas en este enlace