Natalia Carrero

Veinte euros

Querida Virginia, vuelvo a escribirte desde mi habitación impropia: Hace mucho que no me detengo a pensar en las palabras, no exagero si digo que es la primera carta que escribo a mano desde hace siglos y tú eres el motivo, mi...

Leer más