Columna: Crónicas del Madrid oscuro

Una equivocación

Mohamed era alto, enjuto, muy moreno y muy serio. Solía sentarse en los bancos de la plaza a ver pasar la gente y a comerse, muy despacio, una barra de pan con aceite y azúcar que le daban gratis en el quiosco de la plaza del...

Leer más

Desayuno continental

Aquella noche Riquelme no pudo dormir y, por la mañana, encendió la luz y se acarició el pene, mientras su mujer se hacía la dormida. Más tarde, empezó a embestirla por detrás, con fuerza, y su mujer fingió despertarse. Riquelme...

Leer más

Golpes en la puerta

Los golpes sonaron en la puerta de la casa fuertes y perentorios, pero doña Clara fingió no escucharlos. Era una mujer con el cabello completamente blanco, ojos claros y un cúmulo de arrugas alrededor de la boca por la costumbre...

Leer más

Mala noche

Para Vicente Larraga Una noche, Casimiro se tomó unas cuantas copas en un bar de señoritas de la calle del Tesoro, llamado Bar Cuba, que yo conozco y que está bastante bien. Cuando yo estuve, hace mucho tiempo, las señoritas del...

Leer más