Francia pisotea la libertad de prensa

International Federation of Journalists 25/11/2020

Bruselas, Noviembre 25 de 2020 - Después de que la Asamblea Nacional votara por mayoría la primera audiencia sobre la ley de “seguridad global” el pasado martes 24 de noviembre, la Federación Internacional de Periodistas (FIP) y la Federación Europea de Periodistas (FEP), así como otros representantes del Media Freedom Rapid Response (MFRR), piden al primer ministro francés, Jean Castex, retirar tres artículos de dicho texto, y a periodistas y activistas por la democracia manifestarse el sábado 28 de noviembre.

El lunes 23 de noviembre, la FIP y la FEP, junto con sus afiliados franceses, la SNJ, SNJ-CGT, CFDT-Journalists, y muchas otras sociedades periodísticas, cinematográficas y de derechos humanos como la Liga de los Derechos del Hombre y Amnistía Internacional, se reunieron con el ministro del interior francés, Gérald Darmanin, para discutir la ley de seguridad global propuesta por su gobierno y el nuevo Plan Nacional de Vigilancia (SNMO). Ante la falta de un diálogo constructivo, la coalición decidió abandonar la reunión, considerando que el Sr. Darmanin no tuvo un comportamiento constructivo, y en su lugar, pidió reunirse con el primer ministro francés, Jean Castex.

El borrador de la ley de seguridad global fue presentado por dos diputados de las mayorías del gobierno y asegurado por una votación mayoritaria (388 votos a favor, 104 en contra) en la Asamblea Nacional del martes 24 de noviembre. Su propósito es modificar la ley del 29 de julio de 1881 sobre la libertad de prensa de la siguiente manera: “El acto de difundir, por cualquier medio y cualquiera que este sea, con el propósito de herir su integridad física y mental, así como la imagen del rostro u otro elemento o identificación de un oficial de la policía nacional o un miembro militar de la gendarmería nacional cuando actúen como parte de una operación policial se castiga con un año de prisión y una multa de 45.000 euros”.

La FIP, FEP, sus afiliados en Francia y la MFRR consideran que esta ley es contraria a los estándares legales internacionales de la libertad de expresión y restringe desproporcionadamente los derechos de los/as periodistas y la libertad de prensa. En concreto, esta ley permitirá que cualquier periodista que filme en vivo o fotografíe una operación policial sea arrestado/a, tomado/a en custodia policial y enviado/a a juicio después de que su equipo periodístico haya sido confiscado. Esta ley también apunta a prevenir la revelación de casos sobre violencia policial ilegitima, que son frecuentemente encubiertos por los/as oficiales de policía involucrados.

El nuevo Plan de Vigilancia Policial (SNMO) para policías y gendarmes fue publicado por Gérald Darmanin el 17 de septiembre de 2020. El texto discrimina entre periodistas titulares de “una tarjeta de prensa acreditada ante las autoridades”, quienes son los/as únicos/as autorizados/as para utilizar equipo de protección, y el resto, incluso cuando el ejercicio de la profesión periodística, como lo define el código laboral francés, no requiere la posesión de una tarjeta de prensa. También señala que “el delito de permanecer en una multitud después de ser desmantelada no incluye ninguna excepción incluso en beneficio de periodistas o miembros/as de asociaciones”.

La FIP, la FEP, sus afiliados en Francia y la MFRR ven esto como una carta blanca para que la policía impida a los/as periodistas informar en libertad sobre manifestaciones y otras situaciones de interés nacional. De nuevo, el plan va en contravención de los principios de la libertad de información y expresión enmarcados en la Convención Europea de Derechos Humanos y confirmados por la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

“La iniciativas normativas y legislativas francesas fueron criticadas por la Comisión Europea el lunes, pero también por la Oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas (OHCHR) in Ginebra, donde la FIP denuncia la destrucción de las leyes de libertad y las violaciones de la libertad de expresión en general”, dijo el secretario general de la FIP, Anthony Bellanger. “El lunes por la noche, le dije al ministro Darmanin que, si las cosas se mantienen así, Francia estará en la lista de países que violan la libertad de prensa en la siguiente sesión de la OHCHR a inicios de 2021, junto a Pakistán, Sudán, Somalia, Turquía, Israel…”.

“El año pasado, alrededor de 200 periodistas fueron víctimas de violencia policial e intimidación en Francia, que resultó en que Francia se clasificara entre los “países a vigilar” junto con Turquía, Rusia, Albania, Hungría, Serbia y Polonia en el reporte anual del Consejo de Plataforma Europea para la Protección del Periodismo”, dijo el secretario general de la FEP, Ricardo Gutiérrez. “Este año, en vez de resolver los problemas, las autoridades francesas dan la impresión de que intentan esconderlos al prohibir a los/as periodistas que fotografíen o informen sobre lo que hace la policía en los espacios públicos”.

La FIP, FEP, sus afiliados en Francia y el MFRR denuncian estas restricciones a la libertad de prensa en total contradicción con los estándares legales internacionales en la libertad de expresión.

A su vez, piden a los/as periodistas y activistas democráticos a participar en masa en las “Marchas de la Libertad” organizadas en toda Francia el sábado 28 de noviembre.

En esta sección

¿A qué 'batalla cultural' nos referimos?Ariel Goldstein: 'Los evangélicos van a seguir creciendo en Brasil'Nuestra lucha es por la vidaComo tiene que serPaul Strand, exiliado en París

Del autor/a

Francia pisotea la libertad de prensa