Observatorio contra la extrema derecha

VOX y Europa, Europa y VOX

Fidel Oliván Navarro. Politólogo y sociólogo (*) 27/11/2020

Ojalá esta columna careciera de sentido, ojalá el análisis y estudio de la extrema derecha como movimiento político no pasara de informes puntuales sobre grupos marginales o de documentales amarillistas de televisión de pago. Pero, por un lado, la extrema derecha en España nunca ha sido débil. Bien lo sabemos los y las comunistas y antifascistas durante la transición y los años que vinieron después. Bien lo saben las personas que desde la judicatura, las fuerzas armadas y de seguridad o incluso la universidad luchan para erradicar todos los vestigios franquistas de sus respectivas instituciones.

Y por otro lado, la extrema derecha en España nunca tuvo tanto eco mediático y tanta presencia parlamentaria. La irrupción de Vox nos ha obligado a pensar en la extrema derecha como un fenómeno actual, peligroso y similar a lo que nos llegaba desde Europa a través de las noticias.

Ante este fenómeno novedoso que, por supuesto, conserva numerosas líneas de continuidad con la extrema derecha previa e incluso con la derecha neoliberal ultraconservadora del Partido Popular, se vuelve urgente un análisis novedoso. Para que el análisis no se quede en la academia, en las universidades, se vuelve urgente publicarlo, hacerlo cercano a los y las trabajadoras del Estado español. Para que no caiga en habladurías superficiales, en manos a la cabeza y en hipocresías liberales, se vuelve urgente dotarlo de una perspectiva marxista y de clase. Es el objetivo del Observatorio contra la Extrema Derecha que, con los límites del espacio, el formato y el alcance que establecemos, tratará de ofrecer humildemente breves claves novedosas, cercanas y divulgativas sobre Vox, la extrema derecha europea y temas relacionados.

Una de dichas claves puede ser la especificidad del fenómeno español con respecto a Europa. No queremos trasladarnos a la famosa pregunta, hoy desactualizada, de por qué en España no existía un partido de extrema derecha como en el resto de los países europeos, cuestión que trataremos en otra entrega. Sino, simple y llanamente, al hecho de que no debemos considerar a Vox como una suerte de copia autóctona de la extrema derecha europea tal y como la pintan los medios de comunicación. Resulta evidente que cada proceso político responde a especificidades y características propias del sistema de partidos, las instituciones, la población y la cultura política de cada país. No tanto desde un punto de vista superficial sino en sus consecuencias políticas y electorales.

Gasto social egoísta y voto obrero

Sin embargo, a nivel europeo sí existe una convención ideológico-electoral, un modelo de partido de la extrema derecha que más o menos todos comparten. Dicho modelo se basa por un lado en una defensa nativista del Estado de Bienestar, es decir, una suerte de proteccionismo y defensa del gasto social sólo para los de aquí. Por otro lado, y en parte como consecuencia de dicho giro ideológico, tienen una proporción considerable de votantes obreros.

Naturalmente, existen otros tantos lugares comunes de la extrema derecha, como la xenofobia, el nacionalismo, el imperio del orden y la ley y el militarismo. Pero precisamente destacamos estos dos elementos como los puntos centrales de divergencia de Vox con respecto a la extrema derecha europea, dos especificidades que surgen de la situación y la realidad española: su ideología marcadamente neoliberal y su base electoral escasamente obrera. Hoy en día es complicado imaginarnos a Vox defendiendo un Estado de Bienestar – sea para quien sea – como tampoco podemos imaginarnos a Vox sacando buenos resultados en distritos obreros. En estas dos importantes divergencias se centra el libro de próxima aparición ‘EL TORO POR LOS CUERNOS / Vox, la extrema derecha europea y el voto obrero’ que coordino para la Editorial Tecnos.

Parece que no existe viraje ideológico –al menos de momento– en el caso de Vox, como sí ha ocurrido con la mayoría de los partidos europeos de la extrema derecha. Y es que el nativismo del bienestar no es una ideología natural de estos partidos sino el producto de varias reinvenciones de la extrema derecha que han desembocado en un viraje ideológico desde el neoliberalismo neocon hasta el nativismo del bienestar. Entre otras cuestiones, ha consistido en la adopción de una serie de medidas a priori izquierdistas como la defensa de un Estado de Bienestar fuerte, el proteccionismo económico, el desarrollo de la industria nacional, mayor gasto social para familias trabajadoras e incluso cierto obrerismo discursivo.

¿Qué ocurre con Vox? ¿Cuesta pensar que pueda abrazar el proteccionismo económico, el gasto social y triunfar entre los obreros? En las próximas entregas trataremos de responder a estas y otras tantas preguntas que giran en torno a la extrema derecha y su rancia representación en España, como es Vox.

(*) Coordinador del libro de próxima publicación EL TORO POR LOS CUERNOS / Vox, la extrema derecha europea y el voto obrero (Editorial Tecnos).

En esta sección

¿Hacen falta más evidencias ante el cambio climático?Trabajo, habitación y vidaPoder evangélicoPacto educativo europeo para bajar la ratio escolarA propósito del Poder Judicial

Del autor/a

VOX y Europa, Europa y VOX