Documentos para un Centenario PCE 1921-2021Estatutos y Tesis del I Congreso

Francisco Erice. Sección de Historia de la FIM 09/12/2020

INTRODUCCIÓN AL DOCUMENTO Nº 6

El presente documento, complementario del anterior en el que se informaba de la celebración del I Congreso del PCE ya unificado, recoge los Estatutos y las Tesis aprobadas en el mismo. Constituye, por tanto, la mejor plasmación de los principios ideológicos, las concepciones organizativas y la línea política del nuevo partido.

Los Estatutos se abrían con una declaración de intenciones en plena sintonía con los planteamientos centrales de la Internacional Comunista (IC), de la que el PCE constituía la “Sección española”: la necesidad de destruir el poder burgués mediante la acción revolucionaria dirigida por el partido de clase, instaurando la dictadura del proletariado bajo la forma de un Estado basado en los Consejos de trabajadores como el surgido de la revolución rusa, “principio de la revolución proletaria universal”. El modelo de organización que se recogía es el previo al sistema de células y dominio del “centralismo democrático” impulsado con el “proceso de bolchevización” que iniciaría el V Congreso de la IC (1924). Se basaba en las agrupaciones locales, federaciones regionales y una dirección encabezada por un reducido Comité Central y un Comité Ejecutivo. También incluía la formación de “fracciones” comunistas en los sindicatos y en cada fábrica o empresa en que fuera posible hacerlo, así como agrupaciones paralelas de la Juventud. Los Estatutos se referían también brevemente a la prensa, los congresos nacionales y la ayuda a los presos.

De las Tesis aprobadas puede deducirse una aplicación genérica de los documentos de la IC junto a un desarrollo aún escaso de una línea política del partido más perfilada y un análisis todavía insuficiente de la realidad española, con escasas adaptaciones tácticas. Una excepción parcial lo representaba la “Tesis sindical”, sin duda la que tenía mayor importancia práctica para el nuevo partido. En ella se criticaba la “colaboración con la burguesía” de la UGT y la separación entre lucha económica y política de la CNT, preconizando la creación de grupos comunistas en cada sindicato y la fusión de ambas organizaciones en “una sola y potente central sindical”. Dentro de los sindicatos, se defendía una política moderada, en sintonía con la nueva táctica del “frente único” de la IC, enfocada a “la educación comunista y revolucionaria de las masas” y rechazando “provocar la escisión en los organismos existentes”. Contra la durísima ofensiva patronal y la represión gubernamental que vivía el movimiento obrero, se hablaba de acciones de masas en defensa de los derechos de los trabajadores. De cara al futuro, se abogaba por el control obrero a través de las Comisiones de control o los Consejos de fábrica. Finalmente, se planteaba el rechazo de UGT a la “Internacional reformista de Amsterdam” y la adhesión definitiva de la CNT a la Internacional Sindical Roja.

Más breves y menos definidos eran el resto de los acuerdos, empezando por la “Tesis de política general”, que criticaba la participación obrera en el movimiento del verano de 1917, así como el posterior reformismo de los socialistas y las acciones irreflexivas de los anarcosindicalistas. Denunciando la represión y la política colonial en Marruecos, los comunistas proponían vagamente la lucha contra el Estado, la burguesía y el militarismo.

La “Tesis electoral”, también en clara sintonía con las decisiones de la IC, aseguraba que la conquista del poder para la clase obrera por la vía electoral era imposible y que la acción en ese campo tenia un valor secundario, fundamentalmente para difundir las ideas comunistas y contribuir a la agitación revolucionaria. Asimismo, se rechazaba cualquier pacto electoral con fuerzas burguesas.

La “Tesis femenina” denunciaba la situación de la mujer, “victima de la ineducación y de las perversiones éticas de la sociedad burguesa” y además explotada como trabajadora. Sin “hacer vocación de feminismo”, partiendo de los acuerdos del III Congreso de la IC, se abogaba por la igualdad de derechos de las mujeres y por la necesidad de su implicación en la lucha política y sindical, defendiendo además “la maternidad como función social”.

La “Tesis agraria” se esforzaba en identificar los diferentes tipos de campesinos y trabajadores agrícolas (asalariados, colonos, pequeños propietarios…), centrándose sobre todo en la conveniencia de un trato diferenciado tras la toma del poder y el paso de la tierra a manos del Estado obrero y campesino. Rechazaba cualquier tipo de reformas presentes en el campo y, para el futuro, proponía el trabajo colectivo de las grandes posesiones agrícolas y la aceptación de los pequeños propietarios dentro de un esquema cooperativo.

El I Congreso coincidió con una etapa de reflujo del movimiento obrero que se confirmaría en los años siguientes y que culminaría con la implantación, en septiembre de 1923, de la dictadura de Primo de Rivera. En esas condiciones, el naciente PCE apenas pudo encontrar un espacio propio entre sus rivales socialistas y anarcosindicalistas y se vio, como lo fueron especialmente estos últimos, azotado por la represión. El II Congreso se celebró en vísperas del golpe de Estado y el III tendría lugar en París, en el verano de 1929, con un PCE muy alejado, en su influencia y sus dimensiones, de las expectativas iniciales.

>> DOCUMENTO Nº6 - Estatutos y Tesis I Congreso PCE (pdf 25 MB)

En esta sección

Ha muerto Fernando Cruz Moreno, un luchador extremeñoCrítica y autocríticaLuis 'Ferreiro', un militante imprescindibleLuis Ferreiro, unha vida dedicada ós traballadoresAnte la República y la revolución democrática: Circular del Secretariado Político a todas las federaciones, radios y células del Partido (15 de julio de 1931)

Del autor/a

Sectarismo, discrepancias y escisiones internas en el PCE. 1930El PCE y el movimiento obrero. La huelga minera de 1927Estatutos y Tesis del I CongresoLos dos partidos comunistas se funden. Nace el PCEDe las Juventudes Socialistas al primer PCE