El tren de la memoria

Cuba en el cosmos Hace cuarenta años el Héroe de la Revolución Arnaldo Tamayo fue el primer cosmonauta cubano

Mariano Asenjo Pajares 07/01/2021

“Llegará el día en que un hijo del pueblo cubano viaje también al cosmos”
Yuri Gagarin en La Habana / 24 de julio de 1961

Cuba celebró el pasado mes de septiembre el 40 aniversario de la llegada al espacio del astronauta isleño Arnaldo Tamayo Méndez (Baracoa, 29 de enero de 1942), el primer americano no estadounidense en volar tan alto, el primer cosmonauta cubano y latinoamericano, el primer hablante nativo de español y la primera persona afrodescendiente en orbitar el Planeta Tierra. Cuarenta años después de aquella gesta, en la isla del cocodrilo gigante se celebró la efemérides y el general Arnaldo Tamayo, Héroe de la Revolución, volvió a ser homenajeado con los máximos honores. A fin de cuentas nadie cuestiona que fuera él quien puso el nombre de Cuba en el Cosmos.

La madrugada del 18 de septiembre de 1980 en el cosmódromo de Baikonur, situado en la entonces República Soviética de Kazajistán, despegó el cohete portador Soyuz que colocaría en órbita a la nave Soyuz 38. Aquel vuelo incorporaba la novedad de una tripulación conjunta soviético-cubana, integrada por Yuri Romanenko y el teniente coronel Arnaldo Tamayo, que llevó a cabo el vuelo hacia el complejo orbital Saliut-6 (Saliut sería sustituida en 1986 por la estación espacial Mir). En tierra se quedó la tripulación suplente, conformada por los cosmonautas Yevgueni Jrunov y José Armando López Falcón.

Tras llegar la nave Soyuz 38 a la estación espacial, se reunieron con la tripulación residente, los cosmonautas Leónid Popov y Valeri Riumin, y realizaron una serie de experimentos durante una semana. Buena parte del programa de investigaciones y experimentos tecnológicos de la misión había sido preparada por la Academia Nacional de Ciencias de Cuba y comprendía tareas científicas como el cultivo de los primeros monocristales orgánicos en microgravedad utilizando azúcar cubano, varios experimentos médico-biológicos y la exploración desde el espacio del territorio de la isla caribeña y su plataforma continental en la búsqueda de minerales y posibles yacimientos petrolíferos.

Concluido el programa de investigaciones, aterrizaron el día 26 de septiembre de 1980, a las 15:54 UTC al sureste de la ciudad de Zhezkazgan, en las estepas de Kazajistán, entonces territorio de la URSS.

Ciertamente, la colaboración entre rusos y cubanos hizo posible la misión de la Soyuz 38 pero quizá el hito más importante de aquel proyecto fuera la realización de Arnaldo Tamayo como astronauta, un gran logro de la Revolución. Tamayo nació en el seno de una familia humilde afrodescendiente. Huérfano, comenzó a ganarse el pan desde muy pequeño como limpiabotas, luego ayudante de carpintero y también vendedor de periódicos. Siendo el único sostén de su familia, trabajó y estudió al mismo tiempo. Con la Revolución Cubana ingresó en el Instituto Técnico Ejército Rebelde y luego en las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Se convirtió en piloto de combate y siguió un entrenamiento para el caza MiG-15 en la Unión Soviética, cuando tenía solamente 19 años.

En 1962, durante la Crisis de Octubre —también conocida como la crisis de los misiles de Cuba— realizó múltiples misiones de reconocimiento para interceptar aviones enemigos. A resultas de su servicio en la Fuerza Aérea Cubana alcanzó el grado de piloto de primera clase y posteriormente piloto instructor. En 1975 fue jefe de Estado Mayor de la Brigada de Aviación de Santa Clara y en 1976 fue ascendido a teniente coronel.

Los requisitos previos a la selección de los cosmonautas eran ser piloto con experiencia, sin historial de accidentes aéreos por errores propios, dominar el idioma ruso y tener entrenamiento militar. En marzo de 1978 Tamayo fue seleccionado por una comisión soviético-cubana junto a su compatriota José López para participar en el programa espacial Intercosmos de la Unión Soviética. Ambos se trasladaron a la Ciudad de las Estrellas, cerca de Moscú, donde los cosmonautas rusos realizan sus entrenamientos. Posteriormente Tamayo sería distinguido como miembro de la tripulación principal de la nave espacial soviética Soyuz 38.

El cosmonauta cubano orbitó la Tierra 128 veces. A su regreso también sería condecorado en Moscú, donde recibió la Orden de Lenin y fue nombrado Héroe de la Unión Soviética. En palabras de Fidel: "Arnaldo Tamayo representó en el cosmos a Cuba, a América Latina, a África y al Tercer Mundo".

Publicado en el Nº 340 de la edición impresa de Mundo Obrero dic2020-ene2021

En esta sección

Al teatral corazón de José BonoNo hay vacuna contra el presidente de ExtremaduraLos problemas de los inmigrantesLa democracia en Estados UnidosLista para matar

Del autor/a

Cuba en el cosmosA vueltas con León FelipeLa herencia de 'tío Ho'Las comunas de Carabanchel¿Es posible una guerra civil en Estados Unidos?