Se aumentará la asistencia social que ya reciben 120.000 núcleos familiaresCuba: rectificar mientras caminamos La alegría por el aumento de los salarios se ha visto opacada por el encarecimiento de productos y servicios, lo que provocó el malestar en la población y obligó al gobierno a dar marcha atrás en las subidas de precios y tarifas.

Fernando Ravsberg. / La Habana 08/01/2021

Cuando los cubanos supieron que sus salarios y jubilaciones crecerían en un 500% creyeron que finalmente podrían vivir de sus ingresos laborales. Sin embargo, solo unos días después se anunciaban aumentos en las tarifas de electricidad, agua, teléfono y gas, en los productos de la canasta básica, en la entrada a espectáculos culturales y deportivos, en el transporte y hasta en los helados de la famosa Coppelia.

Aunque los medios de prensa trataron de mostrar el apoyo popular al aumento de precios, el rechazo reflejado en las redes sociales fue demasiado grande como para pasar desapercibido. El presidente Miguel Díaz-Canel reconoció el descontento, aceptó que “las críticas nos ayudan a rectificar mientras caminamos, algo de lo que jamás nos avergonzaremos ni renegaremos” y prometió que “se revisará lo que haya que revisar y se corregirá lo que deba y pueda ser corregido”. Pocos días después se redujo en un 30% el aumento de la tarifa eléctrica y también el precio de los helados, mientras, uno a uno, los ministros se comprometían en la televisión a revisar los aumentos en sus respectivos sectores.

El otro factor inesperado de la reforma monetaria fue que la gente ya no compra algunos productos elaborados por las empresas estatales. El ejemplo emblemático es el del pan. Miles de unidades se quedaron sin vender desde que su valor se multiplicó por veinte. Según una inspección oficial, los panaderos que trabajan para el Estado utilizan en la elaboración menos materias primas de las que lleva la fórmula, produciendo panes más pequeños y de pésima calidad. Parece que en algunos casos hacen con el sobrante sus propias producciones para revender en el mercado informal.

Los precios agropecuarios fueron los primeros en dispararse y la respuesta de las autoridades fue proteger la venta de los principales productos de consumo popular.

Un elemento clave del reordenamiento monetario es que se terminan la mayoría de las subvenciones a los productos de primera necesidad aunque se mantienen las dietas para enfermos y embarazadas, además de la leche en polvo para los niños de hasta siete años. La nueva estrategia económica consiste en eliminar subsidios a los productos y apoyar a las familias vulnerables. ¨En Cuba nadie quedará desamparado¨, aseguró el gobierno al explicar que 120.000 núcleos familiares reciben la asistencia social que se aumentará para las nuevas necesidades.

Las dificultades son mayores porque siguen engavetadas algunas importantes medidas anunciadas para acompañar el reordenamiento monetario como la legalización de las pequeñas y medianas empresas y las cooperativas. Se espera también la lista de trabajos autónomos que no se permitirán en vez de la actual que autoriza apenas un centenar de actividades.

Por mucha velocidad que el gobierno pretenda imprimir, la burocracia cubana se mueve a paso de tortuga, incluso ahora que el bloqueo de Estados Unidos se ha intensificado como nunca antes, cortando todo acceso legal a las remesas familiares. La única vía fue reabrir el país para la entrada de las ayudas en los bolsillos de los cubanoestadounidenses que visitan a sus familias y de las mulas que se dedican a ese negocio. Pero no solo trajeron dinero, también multiplicaron el contagio de la pandemia.

A pesar de lo complejo de la situación, el humor nacional no deja de estar presente y reflejado en las redes sociales. Uno de los mejores textos publicados en Facebook es de un militante del Partido Comunista: “No olviden que muchas veces dijimos que defenderíamos la revolución al precio que sea necesario”.

En esta sección

Al teatral corazón de José BonoNo hay vacuna contra el presidente de ExtremaduraLos problemas de los inmigrantesLa democracia en Estados UnidosLista para matar

Del autor/a

Cuba: rectificar mientras caminamosUnificación monetaria y cambiaria en CubaReclaman mayor libertad de creaciónLa mirada de Cuba sobre las elecciones en Estados UnidosTrump hace campaña electoral bloqueando las remesas hacia Cuba