Contra la participación de los científicos en la investigación militar No queremos apoyar con nuestro esfuerzo y nuestros saberes la investigación, el diseño y la producción de la industria militar

Federico Velázquez de Castro González. Presidente de la Asociación Española de Educación Ambiental 10/01/2021

Los científicos comprometidos con la conservación y protección del medio, conscientes de que su degradación es consecuencia de un modelo económico insostenible en el que toda la sociedad está implicada, creemos que la responsabilidad profesional y personal juega un importante papel en orden a crear estilos de vida diferentes que mantengan una actitud crítica con nuestro actual modelo social.

Si bien una posición personal reflexiva y responsable con el consumo, el tiempo libre o las actividades culturales es importante, no lo es menos el sentido de nuestro trabajo, pues es a lo que dedicamos la mayor parte de nuestra vida y lo que constituye nuestra aportación a la sociedad. El trabajo no sólo debe constituir una fuente de ingresos, independiente de lo que se realice, sino que tiene un sentido y un propósito. Si creemos en unos valores, nuestro trabajo no debería apuntar en una dirección contraria a los mismos.

Como científicos, podemos desarrollar un espléndido servicio desde la investigación, la divulgación, la enseñanza o la industria. Sin embargo, no todos los contenidos de estas ocupaciones son igualmente válidos, pese a su aparente atractivo económico o social. El trabajo en la industria militar, por ejemplo, es un generador de destrucción, por cuanto el objetivo último de esta industria está en las guerras (gran parte de ellas agresivas) y de todo el daño allí causado no sólo es responsable el que manda o dispara sino también los que han contribuido a la investigación, el diseño y la fabricación de las armas.

Más de medio millón de científicos se dedican en todo el mundo a los programas militares. A la I+D militar se destina cinco veces más que a la investigación sanitaria y diez veces más que a la investigación agrícola. El presupuesto en España puede superar en más del 31% todo el gasto del Estado en investigación y aumenta cada año

En un mundo en el que hay problemas graves y urgentes que resolver, el primero de ellos la erradicación de la pobreza, resulta vergonzoso el volumen de gasto destinado a la industria militar en todas sus fases, lo que llega finalmente a convertirla en la primera actividad económica del mundo. Es urgente destinar fondos en muchas áreas sociales, especialmente hoy en la sanitaria o educativa, pero decididamente también en la ambiental: prevención de nuevas pandemias, mejora del tratamiento y depuración de aguas, compromiso frente al cambio climático, desarrollo de las energías renovables, reducción de la contaminación electromagnética, sustitutos de los disruptores hormonales o mejoras en la protección de la biodiversidad, entre tantas otras áreas.

Como químicos y científicos, no queremos apoyar con nuestro esfuerzo y nuestros saberes la investigación, el diseño y la producción de la industria militar. Queremos protestar así contra una injusta distribución presupuestaria que relega aspectos esenciales para el desarrollo de las personas a favor de la industria armamentística. Queremos protestar también contra la organización del mundo basada en la violencia y el imperio de las clases dominantes, cuyos resultados patentes una y otra vez son destrucción y dolor para los seres humanos y el resto de los seres vivos.

Es posible cambiar muchas cosas si nos hacemos responsables de nuestras elecciones, pues, en gran medida, la sociedad de consumo se basa en nuestra obediencia a los dictados del poder, del dinero, de la moda y de la ausencia de pensamiento crítico. Algunas de estas decisiones conllevarán dosis de sacrificio pero nuestra opción, en la elección de trabajos útiles socialmente, es lo que da sentido a nuestra vida y da ejemplo a nuestro alrededor.

En esta sección

Al teatral corazón de José BonoNo hay vacuna contra el presidente de ExtremaduraLos problemas de los inmigrantesLa democracia en Estados UnidosLista para matar

Del autor/a

¿Hacen falta más evidencias ante el cambio climático?Contra la participación de los científicos en la investigación militarDe desastres, dinosaurios y cambios de climaOportunidades en la crisisLa crisis ambiental y cómo intervenir para resolverla