¿A qué 'batalla cultural' nos referimos?

Luciniano Rodríguez. Secretario Político del Núcleo Centro de Sevilla del PCE 18/01/2021

Asumimos la cultura norteamericana sin demasiados filtros. De esta forma, vemos cómo en nuestra sociedad se copian sus propuestas con los mismos términos. Sin embargo, por más que el mercado nos unifique y standarice, tenemos diferentes historias y diferentes referentes sociales y culturales.

La “batalla cultural” es una de esas imposturas que debe ser mirada con lupa y hasta ser traducida.

Su origen está en cómo la Norteamérica conservadora vivió de forma traumática los años 60 y 70. Es pura reacción contra la conmoción provocada por el asesinato de JFK, la derrota en Vietnam, la guerra racial, la introducción de la heroína en los barrios pobres y el aumento de la delincuencia, Nixon y el Watergate.

La Norteamérica más conservadora entiende que en ese momento se produce un consenso progresista: integración racial, feminismo, rechazo a la guerra y necesidad de una política exterior diferente o la preocupación por el medio ambiente.

La “derecha acomplejada” (“derechita cobarde”, en nuestra versión castiza) es la que comparte este consenso y ajusta sus mensajes. La “derecha sin complejos” es la que rechaza este consenso y muestra con dureza su verdadera ideología: el capitalismo es salvaje ¿y qué? Lo “políticamente correcto” lo conformaría este grupo de ideas progresistas, a cuyo dictamen habría que ajustar cada mensaje.

No hay concesiones morales y cualquier postura a favor de l@s negr@s, l@s inmigrantes o l@s trabajador@s en huelga es ridiculizada con la etiqueta de “buenismo” y contraria a los intereses de la acumulación capitalista.

Cuando en Europa nos movilizábamos masivamente contra la guerra de Irak, el gobernador de Florida, Jeb Bush, agradecía el apoyo del gobierno de Aznar a la invasión y nos decía a l@s español@s que nos tranquilizáramos, que la invasión “va a dar beneficios que no se pueden imaginar”. Nada sobre las cuestiones éticas que nos planteábamos en las calles. Se trataba de beneficio, se acabó.

La “derecha acomplejada” hubiera cubierto la sed de petróleo entre algodones de “intervenciones humanitarias”, “restablecimiento de la democracia” o algo por el estilo. La derecha sin complejos nos decía “vamos a por el petróleo de Irak, ¿te apuntas?”.

CAYETANA

Dice que su fuente de inspiración es la Ilustración. No la Revolución Francesa sino la Ilustración. Sólo se puede entender desde el análisis de la teoría crítica de la Escuela de Franckfurt que identificaba a la Ilustración con el dominio burgués. Del racionalismo identificado con la tecnología necesaria para la Revolución Industrial. No el racionalismo liberador de algunos autores de la Ilustración.

Cayetana (me salto apellidos y títulos) es la primera que ha planteado claramente la necesidad que tiene la derecha de desarrollar su “batalla cultural” para conformar el país. Su problema es que no hay base en España para dar su batalla desde el liberalismo conservador y elitista. Algo que ya existió en la Restauración Borbónica y que, tras su fracaso, se transformó en conservadurismo a secas.

He leído a unos de sus mentores y defensores que esta “batalla cultural” descansa sobre el concepto de hegemonía de Gramsci. La hegemonía se la concede a la izquierda, que domina los medios de comunicación, la judicatura, la universidad y otras instituciones.

Y un victimismo que provoca risa: es una rebelión contra esa hegemonía progre que domina la política.

Cualquiera que conozca la judicatura sabrá que la mayoría de los jueces y fiscales pertenecen a asociaciones conservadoras, siendo Jueces por la Democracia una asociación minoritaria. Sobre los medios de comunicación (dicen que son de izquierda) sólo hay que ver quiénes son los dueños. Y, aunque haya alguna facultad o incluso alguna universidad con tendencias izquierdistas, la universidad española es bastante conservadora.

La ridícula idea del dominio de las instituciones por la izquierda se propaga con esa carga de victimismo que encuentra en este dominio la causa de todos los males.

EL FRANQUISMO SOCIOLÓGICO

La guerra se está dando en otro campo, que sí que está bien abonado. La “batalla cultural” en España significa la vuelta al franquismo.

Durante toda la Transición se nos intentó convencer de que se trataba de una superación del franquismo, de un dejarlo atrás. La llegada del PSOE se presentó como la normalización democrática. Necesariamente, que Felipe González llegara al gobierno debía significar que se había superado el franquismo. Aún en los 90, la socialdemocracia negaba que existieran ni siquiera restos de lo anterior.

Pero cuarenta años de represión y, sobre todo, de educación franquista, no es imaginable que desaparecieran por el mero resultado de las urnas. Y en los gobiernos de González se alimentó la existencia de una educación concertada, en manos de la religión y el negocio, donde se ha seguido educando en la mayoría de los casos con los mismos principios. A la vez, no se ha favorecido el cumplimiento de unos de los objetivos fundamentales de la educación: la formación de una conciencia crítica, de hábitos democráticos, del valor de lo público, de un pueblo capaz de agarrar su realidad con las manos.

En la conciencia colectiva, España sigue siendo lo que era: la enemiga del catalanismo, del vasquismo, y l@s roj@s somos los principales enemig@s de España.

La democracia es un juego de una élite que domina así al pueblo. Los sindicatos de clase son ladrones que deben desaparecer…

España es católica. España es un país hundido por intereses extranjeros. España para los españoles.

El Ejército es el garante de la dignidad y de la patria (cuidado con el Título 8 de la Constitución).

Todas estas ideas no se han sostenido por sí solas. El intenso adoctrinamiento de la escuela franquista y la represión, tortura y asesinato del disidente han modelado muchas conciencias. Y la falta de experiencia directa de varias generaciones de lo que significó el genocidio y la prolongada dictadura hace permeable a sectores jóvenes que asumen este nuevo franquismo sin complejos.

La desmemoria nos ha hecho mucho daño como nación. No sólo por no impugnar los dogmas franquistas sino por continuar silenciando la barbarie.

Se puede discutir académicamente que el franquismo, el fascismo y el nazismo no fueron la misma cosa. Y, efectivamente, existen rasgos diferentes. El nazi y el meapilas franquista poco tenían que ver en el ámbito religioso. El movimiento futurista de la Italia de Mussolini nada tiene que ver con el tradicionalismo franquista. Pero todos estos movimientos tienen profundas coincidencias y constituyen una doctrina común. En especial les une la solución política a los problemas de la sociedad: la eliminación de una parte de la población. Es una derecha “quirúrgica”.

De esta forma, en España, España y su bandera se utilizan como un puño que quiere partirte la cara. Por eso, como comunista vuelvo a aguantar en cada conversación aquello tan franquista de “si no quieres a España, vete”.

El franquismo ha pasado su propia travesía del desierto. El rostro asesino de Fuerza Nueva y de los Guerrilleros de Cristo Rey se fue diluyendo. El franquismo se refugió en Alianza Popular, que inició un proceso de blanqueamiento hasta convertirse en el Partido Popular. Esta derecha quiso ser europea y asumió una serie de principios democráticos impensables anteriormente.

Creíamos que la extrema derecha en Europa se estaba disfrazando de respetabilidad, de imagen de gente del sistema. Trump en Estados Unidos y
Vox en España rompen con la respetabilidad. La mirada agria, la difamación, la tontería más gorda defendida con el rostro amenazante...

No hay disimulo, lo que han lanzado es una “batalla cultural” destructora de cualquier consenso institucional, social o religioso. Es uno de esos movimientos de “ganar o morir en el intento”. Que no es revolucionario, sino profundamente reaccionario.

Es una reacción profunda contra cualquier avance social. Destaco que en la aparición electoral de Vox pesó mucho el éxito de la movilización feminista en España. Hemos visto en las calles el movimiento feminista más masivo, más claro y vibrante, el más liberador para mujeres y hombres, el más ilusionante. Un profundo movimiento “macho” se ha levantado contra estos excesos, odiando tanto como teme, intuyendo que lo suyo es una lucha en la que van perdiendo. Es mi opinión pero constato la reacción contra el feminismo en España más honda, más diaria y constante que el problema de la independencia catalana. Por ello, nadie de la izquierda debería dar un solo paso que favorezca la división del feminismo.

Y la religión: más que el ya habitual Opus Dei, contemplamos el despliegue de recursos de El Yunque, secta católica secreta y fascista, favorable al golpe de Estado y la represión.

Y DESPUÉS DE TRUMP...

Como la poética aristotélica le concedía al coro la capacidad de representar al pueblo tal y como es, mejor de lo que es o aún peor de lo que es, la política se puede definir según el modo en que concibe y se dirige al pueblo.

Existe un pensamiento utópico, el de la gente de izquierda, que concibe al pueblo mejor de lo que en este momento puede observarse, y su confianza en el pueblo es la confianza en que puede existir una humanidad mejor. También, y mayoritariamente, nos encontramos con la “real politik”, las cosas como son y como están.

Pero también se puede acudir a lo peor del ser humano, al miedo, al odio, a la eliminación de lo que sea “otro”. En nuestra época, la principal aportación de Trump (por tanto, de Vox) a la política es recurrir descaradamente, sin complejos, a lo más miserable. No se puede entender lo que dice y hace esta gente sin estar prevenido de que están apuntando a la hiel, al hombre de las cavernas (aunque sospecho que los trogloditas eran mejores). No, no están locos. Son salvajes.

Estos movimientos tienen mucha capacidad de penetrar en la sociedad porque si en este momento hay algo claro para el pueblo es que el capitalismo está destrozando y excluyendo a grandes masas. La frustración y el odio son familiares.

La principal aportación de Trump ha sido hacer mundial un movimiento que venía de lo profundo de Estados Unidos. Tan de atrás que quizás venga de siempre, ya que nunca se ha dejado de ejercer la violencia contra la población negra.

Lo de Trump no es el final sino el principio de un nuevo tiempo, el tiempo en el que a los intereses del capital les sobra la formalidad democrático liberal. En este momento, a punto de ser nombrado presidente su rival demócrata, se dará un cierto reflujo, la necesaria recomposición después de una gran derrota. Pero ya está planteada su continuidad sin este personaje, con otros que nos sorprenderán.

¿Y la izquierda? Mal o regular, que no es lo mismo pero es igual. Gozo del privilegio de llevar militando treinta años en la “crisis de la izquierda”. En los 90 combatíamos por no desaparecer, porque el hundimiento del bloque soviético no significara el final de la izquierda como en Italia. Un capitalismo triunfante, único, sin alternativa, nos convertía en resistentes.

Pero no se corresponde nuestra situación anímica con la realidad actual. Para la población mundial es evidente que el capitalismo no puede dar soluciones viables a la vida concreta, a la familia real, a la trabajadora en precario, al parado... No es la crisis del capitalismo, ya que en cada crisis sale reforzado. Es la crisis del pueblo que no ve esperanzas.

¿Vamos a permitir que la extrema derecha se alimente de la trituradora que es el sistema capitalista?

Excede de la intención de este artículo plantear la revitalización de la izquierda. Pero es seguro que o afrontamos urgentemente nuestros problemas, no aplazamos más las soluciones, alimentamos el intelectual colectivo que son nuestras organizaciones o nos comen, a nosotr@s, personas de izquierda, y transforman la sociedad en un horror.

En esta sección

Hay que colaborar con el proyecto cinematográfico 'San Felipe' sobre la militante comunista Amada García RodríguezEl PCE convoca su concurso de relato corto 'la narrativa del centenario'Teorías sobre la plusvalía. Tomo III, sesión 2Historia del PCEAcercarse a Blas infante

Del autor/a

Riders y Youtubers esto sí es 'batalla cultural'Hay tanto ruido que no te escucho¿A qué 'batalla cultural' nos referimos?Conspirando conspiraciones