La plantilla de ALCOA San Cibrao aprueba el acuerdo para suspender la huelga y negociar la venta

Guadalupe Barahona 24/01/2021

Los trabajadores de ALCOA San Cibrao aprobaron en referéndum el preacuerdo alcanzado con la dirección de la multinacional estadounidense. Participó en la consulta el 77% de la plantilla con el SI del 87% de los que votaron.

El presidente del Comité de Empresa, José Antonio Zan, explicó que se habían reunido con la dirección de la empresa para que el acuerdo sea oficialmente ratificado por la compañía: “En cuanto nos lo envíen firmado podrán empezar a contratar a los eventuales que son necesarios para el funcionamiento diario y hacer indefinidos a los trabajadores del acuerdo del 28 de febrero”.

PROPUESTA A LA SEPI EN DOS SEMANAS

Zan espera que “cuanto antes la SEPI se ponga en contacto con ALCOA y, ahora sí, se siente a negociar” la venta de la planta de aluminio (Aluminio Español). La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) depende del Ministerio de Industria. El acuerdo consensuado entre comité y dirección, aprobado por la plantilla, estipula que la empresa tendrá dos semanas para remitir a la SEPI una propuesta de términos generales (termsheet). La dirección de ALCOA se compromete a negociar de buena fe con la SEPI y a mantener la continuidad de la producción. También informará de la evolución de las negociaciones tanto al Comité de Empresa como a la Xunta, al ministerio de Industria y a la abogacía del Estado, en una mesa multilateral que se convocará una vez al mes.

El acuerdo busca así impedir a ALCOA volver a provocar el fracaso de las negociaciones de venta al grupo metalúrgico británico Liberty House, como ya hizo en septiembre de 2020. El 8 de octubre la compañía anunció un ERE para los 524 trabajadores de la planta de aluminio. Un despido colectivo que fue anulado por el Tribunal Superior de Justicia de Galicia el pasado 17 de diciembre, después de haber prohibido a la dirección de la empresa parar las 480 cubas de electrolisis activas, debido al coste inasumible que supondría volver a arrancar las cubas una vez apagadas.

En un contexto de bajada internacional de los precios del aluminio, la multinacional estadounidense prefería cerrar la factoría a venderla, para reducir la producción mundial y evitar competidores.

Con estos precedentes, el Comité de Empresa se asegura en el acuerdo con la dirección de la empresa que no hay margen para ese tipo de maniobras en esta ocasión. El texto es explícito:

“A fin de no repetir las graves consecuencias ocasionadas por tal proceso de venta fallido, el Grupo Alcoa Inespal se compromete a ser flexible y a negociar de buena fe con la SEPI y con el fin de buscar la continuidad de la actividad de la Planta de Aluminio de San Cibrao y de la Refinería de Alúmina”.

Cabe aclarar que ALCOA se compromete a negociar la planta de aluminio pero en San Cibrao hay también una refinería de alúmina que produce aluminio primario y que la multinacional no se plantea vender. Los trabajadores temen que tarde o temprano planteen el cierre, por lo que insisten en buscar que se garantice su continuidad.

UNA HUELGA DECISIVA

La plantilla de San Cibrao comenzó en octubre una huelga indefinida y un bloqueo que durante más de tres meses ha impedido la salida de material desde la factoría. El éxito de la lucha de los trabajadores ha sido reconocido por la propia dirección de ALCOA que en su informe de resultados manifiesta que “la huelga de los trabajadores de San Cibrao ha bloqueado más de 50.000 toneladas métricas de metal”, lo que produjo un aumento en el inventario que supone un peso negativo en sus cuentas de setenta millones de euros.

La huelga ha sido dura pero ha rendido frutos: “Le estamos haciendo daño a ALCOA, afectando a sus cuentas mundiales, y después de la sentencia del 17 de diciembre que declaró nulo el ERE nos han ofrecido reanudar las negociaciones de venta a la SEPI a cambio de desconvocar la huelga”, declaraba recientemente a Mundo Obrero José Antonio Zan.

ALCOA presentó un recurso contra el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Galicia. No lo ha retirado pero se ha visto obligada a contemplar la venta que trató de evitar: “Continuamos examinando alternativas, incluida una posible venta de la fundición a una empresa estatal si España quiere seguir produciendo aluminio”, reconocía Roy Harvey, el presidente ejecutivo de ALCOA en la conferencia de presentación de resultados de su cuarto trimestre celebrada el 20 de enero.

Zan no tiene dudas sobre la viabilidad de la factoría: “Poniendo un marco energético estable, la producción de aluminio en España es totalmente viable, como lo es en Alemania y en el resto de países de Europa que producen aluminio. Además, el aluminio es un material imprescindible para caminar hacia la eliminación del plástico que tantos problemas medioambientales está causando, es un material muy ligero y reciclable en un 99,9%. Si además se consigue que se utilicen energías renovables en un 100%, tenemos la oportunidad de producir aluminio verde, cada vez más demandado”. España produce solamente el 18% del aluminio que consume.

Resultado del referéndum acuerdo inicio venta de Alcoa a la SEPI

En esta sección

Sira Rego responde al ministro Escrivá: 'Extender la edad de jubilación es precariedad'Yolanda Díaz, una ministra comunista al servicio de la clase trabajadoraSobre riders y congresos de CCOO: un sindicalismo de clase y sociopolítico para organizar espacios de solidaridadEl negocio de la necesidadLa frágil industria española: subalterna, dependiente y periférica (y 4)

Del autor/a

Javier Giraldo: 'La respuesta del Estado colombiano a la protesta social encaja en la denuncia de genocidio'Canal 2: la dignidad televisada o el video de 2 minutos que hay que verUna 'vacuna' imprescindible en forma de libroColombia: la juventud estalla y pone en jaque al neoliberalismoBochorno en la Universidad Rey Juan Carlos por blanquear a Álvaro Uribe: estudiantes le llaman 'asesino'