El tren de la memoria

La chica del abrigo La nueva generación que causó todo el alboroto no fue impulsada por el mercado: teníamos algo que decir, no algo que vender

Mariano Asenjo Pajares 05/02/2021

“Cuántas noches me quedaba despierto escribiendo canciones, se las mostraba a [Suze] y le preguntaba: ¿es esto correcto?”
Bob Dylan

La editorial valenciana ‘Barlin Libros’ ha traducido y publicado A Freewheelin' Time: A Memoir of Greenwich Village in the Sixties, que contiene las memorias de la artista Suze Rotolo. Para ubicarnos en pocas palabras, hablamos de la chica del abrigo verde que camina junto a Bob Dylan en la portada del The Freewheelin (1963), un disco fundamental en la historia de la música del siglo XX. En su obra Rotolo recuerda su relación con Dylan y otras figuras de la música folk, unas vivencias que aparecen enmarcadas en la bohemia que habitaba el Greenwich Village del Manhattan neoyorquino.



Susan Elizabeth Rotolo (20 de noviembre de 1943 – 25 de febrero de 2011) describía su origen como un bebé de "pañal rojo", al ser hija de dos miembros del Partido Comunista de los Estados Unidos que, entre otras amistades, cultivaban en plena era McCarthy la del espía soviético Charles Flato. De ascendencia italo-estadounidense, pasó su infancia en Queens (Nueva York), una de las zonas urbanas más étnicamente diversas del mundo. Era la hija menor del ilustrador Joachim Rotolo (fallecido en 1958) y su esposa, Mary Pezzati, periodista de "L'Unità del Popolo", una publicación semanal que era la voz de los comunistas italianos en EEUU.

Eran muy jóvenes cuando se conocieron. Ella tenía diecisiete años y en junio de 1960 se había graduado de secundaria. Él, que no llegaba a los veinte, esbozaba sus primeros trazos musicales por los garitos del Village. Rotolo trabajaba a tiempo completo como activista política para el Congreso de Igualdad Racial (CORE) y el grupo antinuclear SANE. No se perdía una sola manifestación. En 1958, apenas con quince años, participó en la Marcha de la Juventud a Washington para protestar contra la segregación racial. Y tampoco faltó a la de 1963, cuando Martin Luther King esparció su sueño de libertad y de esperanza. En 1964, aún sin haber cumplido los veinte años, viajaría a Cuba y allí, formando parte de un grupo de jóvenes, se reunió con el Che y Fidel Castro. Todo un desafío en aquellos tiempos, con la crisis de los misiles todavía reciente.

Un antes y un después

En marzo de 1962 Dylan había publicado su álbum debut, con solo dos composiciones propias y de éxito comercial muy escaso. Analizando este momento, uno de sus biógrafos, Clinton Heylin, conecta el repentino aumento de las letras políticas y de contenido social para su segundo trabajo, ‘The Freewheelin' (mayo de 1963), con el hecho de que Dylan se hubiese mudado a un apartamento en West 4th Street junto a su novia Suze Rotolo en enero de 1962. El propio Dylan ha reconocido esa influencia: "Suze estaba en esto de la igualdad-libertad mucho antes que yo. Revisé las canciones con ella”. ¡Y qué canciones!, ahí estaban: "Blowin' in the Wind", "Masters of War", "Hard Rain", entre otras, con unas letras que recogían noticias extraídas de titulares sobre el Movimiento por los Derechos Civiles y sobre el miedo a la guerra nuclear. Igualmente, varias de sus mejores canciones de amor, incluyendo "Don't Think Twice, It's Alright", "Tomorrow Is a Long Time", "One Too Many Mornings" y "Boots of Spanish Leather", tuvieron a Suze como principal fuente de inspiración.

Los puntos de vista políticos de Rotolo condicionaron de forma significativa los enfoques en las composiciones de Dylan. Además, Suze disponía de libros que enriquecieron las lecturas del joven compositor y cantante: Arthur Rimbaud, Bertolt Brecht o Anaïs Nin. Asimismo, el interés de él en la pintura se remonta también a su relación con la joven activista. “Influimos el uno en el otro”, resumiría Rotolo años más tarde de que su noviazgo con Dylan no pudiera sobrevivir a las circunstancias de un aborto voluntario, fruto de esa relación. La ruptura se produjo en 1964.

Suze se especializaría en arte, escribió varios libros sobre la materia y fue docente en la Parsons School of Design de NYC. En 2008 Rotolo fue entrevistada por Terry Gross para promocionar ‘A Memoir of Greenwich Village in the Sixties’ en EEUU. La “chica del abrigo verde” relató su lucha por ser ella misma más allá de su relación con Dylan. Abordó su necesidad de perseguir la creatividad artística y conservar su integridad política, concluyendo: “Los años sesenta fueron una época que hablaba un lenguaje de investigación, curiosidad y rebeldía contra la sofocante y represiva cultura política y social de la década precedente. La nueva generación que causó todo el alboroto no fue impulsada por el mercado: teníamos algo que decir, no algo que vender".

Publicado en el Nº 341 de la edición impresa de Mundo Obrero febrero 2021

En esta sección

Catalunya después de las elecciones ¿Abrir una nueva etapa o más de lo mismo?País de cartón piedra¡Que vienen los rusos!Cambios en CubaEl 8-M nosotras sabemos lo que hay que hacer

Del autor/a

La chica del abrigoCuba en el cosmosA vueltas con León FelipeLa herencia de 'tío Ho'Las comunas de Carabanchel