Industria pública y unidad obrera en Ferrol El PCG ante la huelga general del 10 de marzo

Partido Comunista de Galicia 17/02/2021

El 10 de marzo tendrá un doble significado en la comarca de Ferrol. Durante estos últimos 49 años se ha recordado y repudiado el asesinato, a manos de la policía, de los compañeros Amador Rey y Daniel Niebla, un hecho de tal peso histórico que dio origen a la conmemoración anual del Día da Clase Traballadora Galega. Este año, en el mismo sitio y día, tendrá lugar otra jornada de movilización por estar convocada una Huelga General Comarcal. Medio siglo después estaremos allí de nuevo las trabajadoras y los trabajadores defendiendo nuestros derechos. Pero esta vez hay notables diferencias.

Los astilleros son una pálida sombra de su pasado y tenemos a miles de empleados despedidos por falta de carga de trabajo. La gran industria ha sido arrasada y el goteo de cierres en el comercio y la pequeña industria es dramático, agravado por la pandemia. Entre emigración y precariedad, la elección es clara: Ferrol perdió 25.000 habitantes desde 1980 y la comarca baja 1.000 anuales desde 2010 y va camino de convertirse en un inmenso geriátrico a cielo abierto.

El declive organizativo de los trabajadores ha ido en paralelo a la caída económica e industrial, en una peligrosa retroalimentación. Si en 1972 sindicatos y partidos paralizaban la comarca y plantaban cara a la dictadura, la situación hoy es muy diferente y el propio 10 de marzo da medida de la degradación, perdiendo su carácter reivindicativo y de clase, institucionalizándose y difuminándose hasta tal punto que los herederos políticos del franquismo tienen la desvergüenza de acercarse al monumento a depositar flores.

Es obvio que sobran razones para una Huelga General Comarcal. Primero, la situación económica y social en Ferrolterra está llegando a cotas insoportables. Y segundo, los gobiernos central y autonómico tienen una enorme deuda histórica con esta comarca desde la infausta reconversión de 1982. Que la reconversión tiene gran parte de culpa es indiscutible pero la tiene en igual medida la aplicación a rajatabla y durante sucesivos gobiernos del mantra neoliberal de Solchaga: “La mejor política industrial es la que no existe”. Después de 40 años, ¿podemos decir ya que esta frase fue un grandísimo error?

Más que nunca es necesaria una política industrial y resulta inexcusable no tomar medidas. El gobierno progresista de coalición debe ser responsable con lo que el pueblo espera de él. Ante un Feijóo que ha demostrado sobradamente no tener intención alguna de mover un dedo, el gobierno central debe tomar el mando e impulsar un sector público fuerte, especialmente en las áreas clave: industria, investigación, sanidad, educación, energía, ecología, telecomunicaciones o transporte. Los Fondos Europeos de Recuperación deben utilizarse para un plan integral de reindustrialización en la comarca.

Pero, ¡cuidado!, la intervención pública no puede caer en los errores del pasado. No sirven las recetas que han fracasado una y otra vez. En esta comarca conocemos los resultados de la industria subvencionada: los empresarios aguantan mientras dura el maná público. Luego, despidos y cierres. Por ello, la mejor garantía de eficacia de las inversiones públicas pasa, inexcusablemente, por el control directo de los trabajadores en las empresas y la producción.

Aunque el ala izquierda del gobierno de coalición ha logrado avances como el SMI o la derogación de los aspectos más lesivos de la reforma laboral, debemos tener claro que la presión de la calle es absolutamente necesaria para derrotar las reticencias de los elementos reaccionarios del PSOE a medidas más contundentes. Es aquí donde entra la Huelga General y la movilización social como herramientas imprescindibles. El PCE debe tener un papel decidido, contribuyendo a recuperar la conciencia de clase y el papel histórico de la clase trabajadora en las transformaciones sociales, ayudando a actuar organizada y colectivamente.

La apuesta de nuestra organización no puede ser otra que participar y llamar a participar activamente en la Huelga General Comarcal del 10 de marzo, en las acciones reivindicativas y en los actos del Día da Clase Obreira Galega, en especial en el recuerdo a Amador y Daniel.

En esta sección

'Esto es hostelería, amigo'Hace falta un mayor impulso económico para recuperar la actividad productiva y el empleoIndustria pública y unidad obrera en FerrolUnidas Podemos pide facilitar, simplificar y agilizar el acceso al Ingreso Mínimo VitalUnidas Podemos pide medidas adicionales y complementarias para proteger el tejido productivo

Del autor/a

Industria pública y unidad obrera en FerrolMuere a los 93 años el camarada Augusto ValenciaLuis Ferreiro, unha vida dedicada ós traballadoresO PCG ante vandalización do monolito en Homenaxe aos mártires do anguieiroSerafín Mourelle Bugallo, marinero, poeta y comunista (1933-2020)