Con América

10.000 asesinatos del ejército de Colombia y los paramilitares Con el eufemismo de falsos positivos se conoce el programa militar de incentivos para aumentar la cantidad de muertos de la guerrilla

José Manuel Martín Medem 24/02/2021

La Jurisdicción Especial para la Paz, el mecanismo negociado con la guerrilla de las FARC para establecer las responsabilidades criminales, calcula en 6.400 las víctimas de los falsos positivos pero el coronel Omar Eduardo Rojas Bolaños asegura que son más de 10.000.

Con el eufemismo de falsos positivos se conoce el programa militar de incentivos para aumentar la cantidad de muertos de la guerrilla. Se desarrolló durante el doble mandato presidencial de Álvaro Uribe que exigía a los comandantes más eficacia en la guerra contra los insurgentes. Las Fuerzas Armadas, con la complicidad de los paramilitares, secuestraban a indigentes para asesinarlos, disfrazarlos de guerrilleros y presentarlos como bajas en combate.

Al divulgarse el resultado de sus investigaciones, con el testimonio de militares que participaron en la matanza, Rojas Bolaños ha tenido que refugiarse en el exilio para escapar de una avalancha de amenazas de muerte. “He entrevistado -explica- a verdugos, supervivientes y testigos que coinciden en que fue una estrategia estatal para demostrar que estaban ganando la guerra contra las FARC”. Con su conocimiento de la estructura militar, asegura que “los comandantes y sus servicios secretos planeaban cada operación de asesinatos para presentarlos como muertos en combate”. Recuerda que Marta Lucía Ramírez, la actual vicepresidenta, fue ministra de Defensa del gobierno del presidente Álvaro Uribe y les advirtió desde 2002 a los comandantes de las Fuerzas Armadas que se les iba a evaluar según sus resultados letales. Añade que para los falsos positivos “había una organización en cada unidad militar, una coordinación entre todas las unidades y la participación conjunta del ejército, la armada, la fuerza aérea y la policía, con la complicidad de autoridades judiciales y municipales”. Ha comprobado además que “hubo una alianza permanente del ejército con los paramilitares que les entregaban a los indigentes secuestrados que serían asesinados”.

En esta sección

¿No avanzamos porque estorban?MARXimizando el ArteBarrios ricos, barrios pobresBares que salvaron a los emigrantes de la nostalgiaEl cóctel perfecto del neoliberalismo fascista

Del autor/a

Semana electoral en América LatinaChile, entre las elecciones y la pandemiaHay que vacunar a RTVE contra la gubernamentalización El negocio venéreo de la comunicaciónElecciones en Perú con colapso sanitario y político